Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Deuda

Cuando llega la hora de cambiar de coche, la opción más común es la de comprar uno nuevo, ya sea al contado o pidiendo financiación. Pero existen otras opciones como el renting, por el que el una persona alquila un coche durante un tiempo determinado y pagando una cuota fija que incluye los gastos de mantenimiento del vehículo, o el leasing, más enfocado hacia compañías que necesitan vehículos de empresa.

Para toda persona que emprende o tiene un negocio es importante poder transformar un gasto en una inversión. El 'leasing' es un mecanismo de financiamiento que le permite al tomador concretar la compra del bien una vez finalizado el contrato de alquiler.

A pesar del ciclo de subidas de tipos iniciado hace meses por los bancos centrales, el precio de la vivienda podría seguir subiendo en 2024. Esta subida podría alcanzar el 3% en términos nominales, pero en términos reales, descontando la inflación, supone un descenso cercano al 0,6%.

El tipo de interés nominal y la tasa anual equivalente están presentes en muchos de los productos financieros que contratamos. La mayoría de las personas hemos oído hablar de ellas y sabemos que la TAE ofrece más información que el TIN a la hora de valorar el precio o la rentabilidad de una operación. Sin embargo, son muy pocos los que comprenden verdaderamente qué significan y cómo afectan estas tasas a nuestra salud financiera.

Las circunstancias financieras de una persona o de una familia no son estáticas, pueden evolucionar a lo largo del tiempo. También el mercado es dinámico: los tipos de interés, el momento del ciclo económico o la rentabilidad del ahorro pueden ser diferentes a las vigentes cuando se tomó la decisión de suscribir un préstamo hipotecario. Por tanto, es bueno, desde el punto de vista de la salud financiera, reevaluar cada cierto tiempo la situación y decidir si conviene reducir o liquidar las deudas pendientes.

Es una de tantas dudas cotidianas con repercusión directa en el bolsillo de muchas familias. La razón tiene que ver con los criterios de amortización de hipotecas habitualmente utilizados en España: en la vida de un préstamo, los primeros años se dedican sobre todo al pago de intereses y la amortización de la deuda se va acelerando con el transcurso del tiempo.

Cuando llega la hora de cambiar de coche, la opción más común es la de comprar uno nuevo, ya sea al contado o pidiendo financiación. Pero existen otras opciones como el renting, por el que el una persona alquila un coche durante un tiempo determinado y pagando una cuota fija que incluye los gastos de mantenimiento del vehículo, o el leasing, más enfocado hacia compañías que necesitan vehículos de empresa.

Para toda persona que emprende o tiene un negocio es importante poder transformar un gasto en una inversión. El 'leasing' es un mecanismo de financiamiento que le permite al tomador concretar la compra del bien una vez finalizado el contrato de alquiler.

La financiación es una herramienta clave para las empresas; en muchos casos es su motor. Gracias a ella se crece, se innova, se aumenta la productividad, pero para conseguirlo hay que hacer una gestión eficaz. Cuando hay riesgo de incumplir los pagos comprometidos, la refinanciación puede ser una herramienta para proteger la salud financiera de una compañía.

Cada vez más mexicanos son usuarios de productos financieros. Entre los que se ocupan con más frecuencia están las tarjetas de crédito, que se han convertido en uno de los medios de pago más populares; por eso, usarlas de manera responsable beneficia las finanzas personales.

10:32Audio

Escuchar Audio

En España, a cierre del segundo trimestre de este año, había un total de 88 millones de tarjetas bancarias. Un dato que revela que en los últimos cinco años el uso de tarjetas de débito ha aumentado en un 76% y que se prevé que en tarjetas de crédito esa cifra aumente. En el ‘podcast’ de ‘Salud Financiera’ tratamos de solucionar las posibles dudas que existen a la hora de utilizar ambos tipos para evitar los errores más comunes que pueden perjudicar a nuestro bolsillo.

El mercado inmobiliario español ha entrado claramente en una fase de desaceleración, sobre todo en lo que se refiere a la vivienda usada. El menor crecimiento económico, la subida de los tipos de interés y la reducción del ahorro acumulado durante la pandemia anuncian una reducción de la demanda de viviendas por parte de las familias en 2023. En este contexto, los analistas esperan un estancamiento de los precios, que se mantendrán en niveles similares a 2022 para volver a crecer moderadamente en 2024.