Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Información corporativa

Carta del presidente

Carlos Torres VilaPresidente de BBVA

Estimadas/os accionistas,

Es un honor dirigirme a ustedes por primera vez como presidente de BBVA. Mi nombramiento y el resto de recientes cambios en el equipo directivo darán continuidad a nuestra estrategia y supondrán un impulso adicional a nuestro propósito de poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era. Hacerlo realidad es lo que nos mueve a todos los que trabajamos en BBVA; es también la guía que dirige nuestra estrategia, la idea inspiradora de nuestra cultura y valores, y lo que nos permite obtener mejores resultados financieros para nuestros accionistas con una visión de largo plazo.

Los excelentes resultados obtenidos en el año 2018 son un buen reflejo de lo acertado de esta estrategia, a pesar de la volatilidad experimentada en algunos de los países en los que estamos presentes, fundamentalmente Turquía y Argentina. El beneficio atribuido ascendió a 5.324 millones de euros en 2018, un 51% más que en el año 2017 (un 7% más en términos comparables), impulsado por la recurrencia de ingresos, el control de los gastos, y la plusvalía obtenida por la venta de BBVA Chile. El valor contable por acción se incrementó en un 10,1% y la rentabilidad sobre el patrimonio tangible (ROTE) fue del 14,1%, situándonos a la cabeza de la industria financiera en términos de rentabilidad. El ratio de capital CET1 fully-loaded del Grupo terminó el año en el 11,34%, 26 puntos básicos por encima del cierre de 2017.

Además de obtener excelentes resultados financieros, en 2018 hemos trabajado también en contribuir a dar respuesta a los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad. Estamos viviendo tiempos verdaderamente transformadores, una revolución impulsada por la aparición acelerada de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, la computación en la nube, la proliferación de dispositivos conectados y sensorizados, las apps descentralizadas, el ‘blockchain’ o la biometría, por nombrar solo algunas. Todo ello supone una auténtica nueva era de oportunidades para la humanidad, pero también grandes retos sociales y medioambientales, como la lucha contra el cambio climático o la desigualdad. Desafíos que son globales por su naturaleza y que requieren la implicación de todos, incluidos los bancos, como actores relevantes en la economía, a través de la financiación de proyectos para un desarrollo social sostenible y del asesoramiento a las personas para que consigan sus objetivos vitales.

Por ello, quiero destacar especialmente nuestra contribución a la sociedad ante estos retos. En el año 2018, además de reiterar nuestro compromiso con el Pacto Mundial de Naciones Unidas, hemos asumido públicamente nuestro Compromiso 2025 con las finanzas sostenibles, que tiene tres pilares. En primer lugar, el compromiso de financiar el desarrollo sostenible, movilizando €100.000 millones hasta 2025 para luchar contra el cambio climático, facilitando la transición a una economía baja en carbono y fomentando las infraestructuras sostenibles, la inclusión financiera y el emprendimiento. En segundo lugar, el compromiso de gestionar el impacto que nuestra actividad directa tiene en el medio ambiente, reduciendo en un 68% las emisiones de CO2 en 2025 y alcanzando un 70% de energía renovable, entre otros compromisos. Y, por último, involucrando activamente a otros grupos de interés para promover de forma colectiva el desarrollo sostenible.

En este sentido, en 2018 hemos impulsado la elaboración de los Principios de Banca Responsable, junto con otras 16 instituciones financieras. Estos Principios definen el marco de referencia para las entidades, el nuevo modo de hacer banca que nuestras sociedades demandan y necesitan. Nuestro éxito depende, en definitiva, de la prosperidad de las sociedades a las que servimos. Necesitamos una sociedad inclusiva que utilice los recursos naturales de una forma sostenible.

Además de promover el desarrollo sostenible y contribuir a la generación de riqueza, al crecimiento, y al bienestar de las personas, resulta fundamental la aportación a la sociedad de nuestras fundaciones, que realizan una importante labor, tanto en los ámbitos económico, cultural y científico, como promoviendo el desarrollo de sectores vulnerables. Ejemplos de ello son los prestigiosos Premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA, los programas de Reconstrucción de Escuelas y de becas ‘Por los que se quedan’ de la Fundación BBVA Bancomer, o los más de diez años que lleva la Fundación Microfinanzas BBVA creando oportunidades para los más vulnerables, especialmente mujeres. Es de hecho la iniciativa filantrópica privada con mayor impacto social en Hispanoamérica, que ha apoyado con préstamos productivos a más de cinco millones de emprendedores en los últimos diez años.

La tecnología y los grandes cambios que estamos viviendo en el mundo están teniendo, lógicamente, un gran impacto sobre nuestro negocio. Las oportunidades cada vez más están en el mundo digital. En BBVA hemos sido pioneros y seguimos en la vanguardia en la apuesta por la digitalización, y gracias a ella nuestros clientes se relacionan con el banco de manera creciente a través de canales digitales, siempre disponibles y más cómodos gracias a una experiencia de uso sencilla y ágil.

Nuestro negocio está cambiando de forma rápida y profunda. El mejor resumen de estos cambios es su creciente digitalización: en 2018, el 41% de las unidades vendidas del Grupo BBVA se realizaron a través de canales digitales, frente a tan sólo un 16% hace dos años. En términos de valor, las ventas digitales suponen el 32% frente al 12% hace dos años. Esta profunda transformación se aprecia no solo a nivel agregado, sino en cada uno de los países en los que operamos.

La evidencia demuestra que los clientes que utilizan los canales digitales interactúan más con nosotros y están más satisfechos y vinculados a BBVA. En 2018 hemos logrado un hito clave: sobrepasar el umbral del 50% de clientes digitales, que ya alcanzan la cifra de 27 millones. Los clientes móviles se han incrementado en un 29% y son ya 23 millones, un 43% del total. Nuestro objetivo para 2019 es que la mitad de nuestros clientes se relacionen con nosotros a través del móvil.

Más allá de los importantes cambios en la forma de interactuar de nuestros clientes, la nueva era que vivimos nos permite crear oportunidades a través de una mejor propuesta de valor, centrada en ayudar a personas y empresas a tomar mejores decisiones en torno a su dinero, decisiones que lleven a cumplir mejor sus objetivos vitales y de negocio. La gestión de la información y los datos de nuestros clientes, junto con la aplicación de tecnologías de inteligencia artificial, son los ingredientes fundamentales para construir esta enriquecida propuesta de valor.

Durante 2018, hemos desarrollado funcionalidades adicionales que, a partir de los datos, permiten anticipar problemas, extraer conclusiones y hacer mejores recomendaciones; en definitiva, proporcionar servicios de valor añadido a nuestros clientes. Por ello, la aplicación de banca móvil de BBVA España ha sido reconocida como la mejor del mundo, por segundo año consecutivo, por parte de la consultora Forrester Research. En ese mismo ranking, la aplicación de BBVA en Turquía ha quedado en segundo lugar. También hemos sido reconocidos como el mejor banco digital en España, México y Turquía según los Digital Banking Awards de la revista World Finance, entre otras distinciones.

La transformación del negocio va indudablemente ligada a cómo hacemos las cosas internamente. Por ello, nuestra forma de trabajar está también cambiando, impulsando la necesaria evolución cultural en esta nueva era. Somos pioneros en el sector financiero en el escalado de la metodología ‘agile’, que está transformando la forma de trabajar de toda la organización, a través de equipos autónomos y multidisciplinares. Trabajando así conseguimos mejorar la calidad de lo que hacemos, reducir los tiempos de entrega, incrementar la productividad y el sentido de pertenencia de los empleados. Actualmente ya somos aproximadamente 30.000 personas en BBVA trabajando de esta manera.

Y mientras la forma de trabajar evoluciona, lo que permanece es que somos un Grupo anclado en unos valores sólidos, lo que siempre ha sido una fortaleza de BBVA. BBVA ha sido, es y será una entidad honesta, y actuará en defensa de los intereses de sus accionistas, con tolerancia cero frente a cualquier conducta contraria a nuestros valores.

Los tres valores que de manera especial guían nuestra actuación y comportamientos son:

  • “El cliente es lo primero”, es decir, somos empáticos y nos ponemos en su lugar. Somos íntegros, algo que siempre nos ha caracterizado, y resolutivos, solucionando sus problemas, atendiendo a sus necesidades.
  • “Pensamos en grande”, no solamente en el sentido de que somos ambiciosos, sino también porque rompemos moldes, innovando y promocionando el cambio frente al statu quo, y sorprendemos al cliente con nuestras soluciones creativas e innovadoras.
  • “Somos un solo equipo”, comprometidos personalmente con el banco, con el proyecto, y con nuestros clientes. Hablamos de una confianza mutua y de comportarse como dueños, de ser todos BBVA.

En resumen, me siento tremendamente orgulloso de liderar el que considero es el mejor proyecto de la banca mundial. Un proyecto que es posible gracias a todas y cada una de las más de 125.000 personas que trabajan en el Grupo BBVA, a las que quiero agradecer su dedicación y compromiso con nuestro Propósito y nuestros Valores y felicitar por su gran trabajo.

Por último, señores accionistas, gracias por su apoyo constante, que nos impulsa a seguir dando cada día lo mejor de nosotros.

Carlos Torres VilaPresidente de BBVA

Carta del consejero delegado

Onur GençConsejero delegado de BBVA

Estimadas/os accionistas,

BBVA ha tenido unos sólidos resultados en 2018. A pesar de un entorno complejo, con volatilidades y depreciaciones muy significativas de divisas en algunos de los países en los que estamos presentes, nuestro modelo de negocio diversificado ha demostrado una vez más su fortaleza y su capacidad de generar ingresos recurrentes con rentabilidades de doble dígito.

La economía mundial creció al 3,6% a pesar de una mayor volatilidad y de las tensiones comerciales. En cuanto a los países donde BBVA tiene presencia, el comportamiento fue dispar. Por un lado, muy buena evolución en España, con un crecimiento del 2,5%, por encima de la zona euro, y en Estados Unidos, que creció al 2,9%, favorecido por políticas fiscales expansivas. El crecimiento en los estados del sunbelt fue superior a la media del país, situándose en el 3,2%. Por su parte, México ha seguido creciendo de manera sólida por encima del 2% en un año marcado por las elecciones presidenciales. Colombia y Perú también mostraron fuertes crecimientos, del 2,6% y 3,9% respectivamente. En cambio, en Turquía y en Argentina nos enfrentamos a una elevada volatilidad y a significativas devaluaciones de sus monedas, aunque mejoraron ligeramente en el último trimestre del año.

El resultado atribuido del Grupo BBVA en 2018 fue de 5.324 millones de euros, un 51% superior al de 2017 (un 7% más en términos comparables), teniendo en cuenta la plusvalía de la venta de BBVA Chile en 2018 y el impacto contable de nuestra participación en Telefónica en 2017.

El patrimonio tangible por acción más dividendos se incrementó un 10,1% en el año, a pesar de las depreciaciones sufridas fundamentalmente en la lira turca y en el peso argentino. Este incremento viene acompañado de unas rentabilidades de doble dígito que están a la cabeza de nuestros competidores, tanto en rentabilidad sobre el patrimonio tangible, que se situó en el 14,1%, como en rentabilidad sobre los fondos propios, que fue del 11,6%.

Es destacable también la evolución de los ingresos recurrentes, que crecieron al 10,4% en el año en euros constantes, es decir, sin tener en cuenta el impacto del tipo de cambio; y la disciplina en el control de gastos, que crecieron al 2,5%, muy por debajo de la inflación media de los países donde tenemos presencia. Esta tendencia es extrapolable a todos nuestros países. Como resultado, el ratio de eficiencia ha mejorado en 89 puntos básicos, hasta el 49,3%, a pesar del impacto contable negativo que el ajuste por hiperinflación en Argentina ha tenido en el margen bruto.

Uno de los aspectos clave en esta mejora de la eficiencia es el impacto que la digitalización está teniendo en nuestro negocio, ya que nos ayuda a vender más y a hacerlo de una manera más eficiente. También tiene impacto en la satisfacción de nuestros clientes, siendo líderes en seis de nuestras franquicias, lo que tiene un efecto directo en la vinculación de los clientes y en su lealtad al banco así como en la reducción de la tasa de fuga.

Quiero resaltar también la solidez de nuestros indicadores de riesgo, con una mejora muy significativa del ratio de mora, que se situó en el 3,9%, 61 puntos básicos mejor que en 2017. El ratio de cobertura mejoró 812 puntos básicos en el año, hasta el 73%. El coste del riesgo del Grupo se mantuvo en niveles bajos, en el entorno del 1%.

En términos de solvencia, se ha vuelto a poner de manifiesto la fortaleza de nuestra posición de capital. El ratio CET 1 fully-loaded se situó en el 11,34% a cierre de 2018, lo que supuso un incremento de 26 puntos básicos en el año, a pesar del impacto de la evolución de los mercados, la depreciación de algunas divisas y la implantación de la normativa IFRS 9.

En relación con las principales áreas de negocio, lo más destacable ha sido:

  • Actividad bancaria en España: el resultado atribuido creció un 10,8% hasta los 1.522 millones de euros gracias al buen comportamiento de las comisiones y sobre todo a la significativa reducción de los gastos y a los menores saneamientos y provisiones. En riesgos, muy buena tendencia en la reducción del ratio de mora, que se situó en el 4,6% y del coste del riesgo, en el 0,21%.
  • En el área de Non Core Real Estate, destaca la significativa reducción de la exposición neta inmobiliaria, debido al cierre en octubre de la venta del negocio inmobiliario de BBVA en España a Cerberus y a otras ventas de cartera durante el año. Las pérdidas netas se redujeron significativamente hasta los 78 millones de euros.
  • En Estados Unidos el resultado atribuido en el ejercicio 2018 ascendió a 735 millones de euros, un 56,9% más que en 2017 en euros constantes, apoyado fundamentalmente por el favorable desempeño del margen de intereses.
  • En México el resultado atribuido del área fue de 2.384 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 16,1% en euros constantes, apoyado por el margen de intereses y la mejora de la eficiencia. Destaca también la solidez de los indicadores de riesgo, con mejoras en todos los ratios.
  • En Turquía el banco ha vuelto a generar un margen neto capaz de absorber el incremento de provisiones derivado del deterioro del entorno macro. El resultado atribuido alcanzó 569 millones de euros en el ejercicio, lo que supone un descenso interanual del 4,5%, en euros constantes.
  • América del Sur generó un resultado atribuido de 591 millones de euros en 2018, lo que supone una variación interanual de -16,5% debido principalmente al impacto contable de la hiperinflación en Argentina (-266 millones de euros) y por el cambio de perímetro derivado de la venta de BBVA Chile completada en julio del 2018.

Para terminar, me gustaría agradecer encarecidamente a los más de 125.000 empleados del Grupo por su esfuerzo y enorme contribución a los resultados. Gracias también a ustedes, los accionistas, por su apoyo constante que nos impulsa a cumplir con nuestro propósito de poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era.

Onur GençConsejero delegado de BBVA

Historia de BBVA

Una trayectoria de más de 160 años

La historia de BBVA es la historia de muchas personas que, desde mediados del siglo XIX, han formado parte de más de un centenar de entidades financieras que se han ido uniendo para ampliar su proyecto empresarial. Hoy, en BBVA trabajamos por un futuro mejor para las personas, buscando relaciones duraderas con nuestros clientes que cambian la forma de ver el negocio. Como resultado de este trabajo, BBVA se ha convertido en todo un referente mundial y en uno de los bancos más reconocidos y premiados.

BBVA apuesta firmemente por el futuro y está siendo pionero en la adaptación a las necesidades que impone un mercado cada vez más global, en definitiva, a la banca del siglo XXI.

Una trayectoria de más de 160 años avala esta apuesta.

El comienzo

La historia de BBVA comienza en 1857 en Bilbao, una ciudad situada al norte de España, cuando la Junta de Comercio promueve la creación de Banco de Bilbao como banco de emisión y descuento. Se trató de una iniciativa pionera, impulsada por un contexto de crecimiento económico de la región. Hasta la última década del siglo XIX, la entidad actuó casi en solitario en la plaza.

Fachada Banco de España

En 1872, la ley de 2 de diciembre crea Banco Hipotecario (BHE) con el objeto de conceder créditos a largo plazo con la garantía de bienes inmuebles.

En la segunda mitad del siglo XIX, Banco de Bilbao financia importantes proyectos de infraestructuras y de desarrollo siderúrgico. En 1878 pierde la facultad de emitir billetes propios y se reorganiza como banco de préstamos y descuento. Banco de Vizcaya se funda en 1901; realiza sus primeras operaciones en Bilbao y poco a poco se extiende por todo el país. Además de su actividad como banco comercial y de depósitos, interviene en la creación y desarrollo de una buena parte de la industria española. En 1902, Banco de Bilbao se fusiona con Banco del Comercio, aunque ambas entidades mantienen sus respectivas figuras jurídicas.

En 1909 se crea Caja Postal como entidad de derecho público, y empieza a prestar servicio en 1916 con la emisión y administración de libretas de ahorro.

Un consorcio de banqueros e industriales constituye Banco de Crédito Industrial (BCI) en 1920, con la finalidad explícita de impulsar, mediante la concesión de créditos a largo plazo, la instalación y consolidación industrial. Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya formaban parte de este consorcio.

En 1923 se crea el Servicio Nacional de Crédito Agrícola, dependiente del Ministerio de Agricultura, que concede créditos a asociaciones agrícolas y ganaderas con la responsabilidad solidaria y mancomunada de sus asociados.

La ampliación

En el entorno de desarrollo económico de la década de 1960, Banco de Bilbao aumenta su dimensión integrando otros bancos y comienza a crear un grupo financiero; mientras, Banco de Vizcaya continúa su crecimiento, se consolida como un banco universal moderno y va configurándose como un importante grupo financiero. La flexibilización de las normas de apertura de oficinas le permite ampliar su red comercial.

Ampliación de serviciosCaja Postal amplía los servicios que presta a los clientes con la apertura de cuentas corrientes, compra-venta de valores y la concesión de créditos en algunas líneas específicas. La Ley de Ordenación Bancaria de 1962 nacionaliza BCI, BHE y BCL, y transforma el Servicio Nacional de Crédito Agrícola en Banco de Crédito Agrícola (BCA), convirtiendo a los cuatro bancos en entidades de derecho público. Pero en 1971 se convierten en entidades oficiales de crédito (Ley de Organización y Régimen de Crédito Oficial) como sociedades anónimas.

En la década de 1980, Banco de Bilbao basa su estrategia en alcanzar una mayor dimensión que le permita acceder a los negocios financieros que surgen de los avances tecnológicos, la desregulación, la securitización y la interrelación de los mercados nacionales e internacionales.

Banco de Vizcaya contribuye al reflotamiento de bancos afectados por la crisis económica y desarrolla una política de fuerte crecimiento por adquisiciones, que le lleva a formar un gran grupo bancario. La operación más importante es la compra de Banca Catalana en 1984.

Por su parte, las entidades oficiales de crédito van ampliando sus negocios con operaciones de mercado. En 1982, BEX pierde la exclusividad del crédito a la exportación, orienta su negocio hacia la banca universal y forma un grupo financiero. En este proceso adquiere Banco de Alicante (1983).

En 1988 se firma el acuerdo de fusión de Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya para crear BBV.

Logo ArgentariaCorporación Bancaria de España se constituye en 1991 como sociedad estatal y entidad de crédito con estatuto de banco. Inicia su historia con un modelo de banca federada, pero en 1998 se integran Corporación Bancaria de España (ya privatizada vía OPVs), BEX (fusionado con BCI), BHE y Caja Postal en un solo banco que opera con la marca Argentaria.

BBVA unificó en mayo de 2013 su red de oficinas en Catalunya, tras culminar el proceso de adquisición de Unnim Banc.

La integración en BBVA

BBV y Argentaria anuncian su proyecto de fusión el 19 de octubre de 1999, con el objetivo de seguir creando valor. El nuevo banco (BBVA) nace con un tamaño relevante, una fuerte solvencia patrimonial y gran estructura financiera, una adecuada diversificación geográfica de los negocios y de los riesgos y, como consecuencia de todo ello, un mayor potencial de crecimiento de beneficios.

El cliente dispone de una mayor red de distribución y una gama de productos más amplia, un acceso más fácil a los nuevos canales y una fuerte presencia internacional. El empleado cuenta con más oportunidades para su desarrollo profesional.

La integración en BBVA tuvo un desarrollo modélico que se atribuye a:

  • La rapidez con que se tomaron las decisiones estratégicas. La inmediata definición de la estructura organizativa y el acuerdo marco laboral.
  • La celeridad en formar grupos de trabajo y la fijación de planes por líneas de actividad.
  • El cumplimiento de unos calendarios ambiciosos, en algunos casos de forma anticipada.
  • El entusiasmo, participación, esfuerzo y espíritu de colaboración de todas las personas que forman BBVA.

El proceso de integración recibe un fuerte impulso cuando, en enero de 2000, se adopta la marca única BBVA, lo que permite generar en muy poco tiempo una imagen fuertemente posicionada en cuanto a identidad propia y diferenciada. El proceso de integración de BBVA, desarrollado con rapidez y eficacia, concluye en febrero de 2001.

La integración de los negocios minoristas del grupo en España (BBV, Argentaria, Banca Catalana, Banco del Comercio y Banco de Alicante) permite aprovechar la potencialidad de una amplia red de oficinas con la imagen BBVA.

Publicaciones financieras de gran prestigio reconocen entonces la eficacia de la integración en BBVA y lo eligen mejor banco del mundo (Forbes) y de España (The Banker) en el año 2000, y mejor banco de América Latina (Forbes) y mejor banco europeo (Lafferty) en 2001.

El grupo internacional

expansión internacional BBVA

BBVA en el mundo

BBVA es un grupo financiero global fundado en 1857 con una visión centrada en el cliente. Tiene una posición de liderazgo en el mercado español, es la mayor institución financiera de México y cuenta con franquicias líder en América del Sur y la región del Sunbelt en Estados Unidos. Además, es el primer accionista de Garanti BBVA, en Turquía. Su propósito es poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era. Este propósito está centrado en las necesidades reales de los clientes: proporcionar las mejores soluciones y ayudarles a tomar las mejores decisiones financieras, a través de una experiencia fácil y conveniente. La entidad se asienta en unos sólidos valores: el cliente es lo primero, pensamos en grande y somos un solo equipo. Su modelo de banca responsable aspira a lograr una sociedad más inclusiva y sostenible.

Información a cierre de septiembre 2019. El mapa excluye aquellos países en los que BBVA no tiene sociedad o el nivel de actividad es reducido.

Datos básicos

Datos relevantes del Grupo BBVA (cifras consolidadas) a 30-09-2019. Esta sección recoge todos los datos actualizados al trimestre de balance, cuenta de resultados y otros datos relevantes.

 

Más información financiera en la web de Accionistas e Inversores

Organigrama

1 Reporting channel to CEO for Argentina, Colombia, Peru, Venezuela, Uruguay and Paraguay, as well as monitoring of all countries, including Spain, Mexico, USA and Turkey

2 Reporting to the Board of Directors through its corresponding committees

Estructura organizativa

A finales del 2018, el Consejo de Administración de BBVA aprobó una nueva estructura organizativa, que cumple el objetivo de seguir impulsando la transformación y los negocios del Grupo, al tiempo que avanza en la delimitación de las funciones ejecutivas.

Los principales aspectos de esta nueva estructura organizativa son:

El presidente ejecutivo es responsable de la dirección y adecuado funcionamiento del Consejo de Administración, de las funciones de supervisión de la gestión, de la representación institucional de la entidad así como del liderazgo e impulso de la estrategia del grupo y de su proceso de transformación.

Las áreas que reportan al presidente ejecutivo son las relativas a las palancas clave de la transformación: Engineering & Organization, Talent & Culture y Data; las relacionadas con la estrategia: Global Economics & Public Affairs, Strategy & M&A, Communications & Responsible Business y la figura de Senior Advisor to the Chairman; y las relacionadas con el ámbito legal y del Consejo: Legal y General Secretary.

El consejero delegado es responsable de la gestión ordinaria de los negocios del grupo, reportando directamente de sus funciones al Consejo de Administración.

Las áreas que reportan al consejero delegado son las unidades de negocio en los diferentes países y Corporate & Investment Banking, así como las siguientes funciones globales: Client Solutions, Finance & Accounting, que integra las funciones de contabilidad y fiscal, y Global Risk Management.

Por último, se refuerza la independencia de determinadas áreas de control, estableciendo un reporte directo de sus responsables al Consejo de Administración a través de las correspondientes comisiones. Estas áreas de control son Internal Audit y la nueva Regulation & Internal Control, área que se encarga de la relación con supervisores y reguladores, el seguimiento y análisis de las tendencias regulatorias y el desarrollo de la agenda regulatoria del grupo, y la gestión de los riesgos derivados de las cuestiones de cumplimiento normativo.

Estrategia y modelo de negocio

Visión y aspiración

BBVA está desarrollando un proceso de transformación necesario para adaptarse al nuevo entorno en la industria financiera, caracterizado por unas tendencias que confirman la visión estratégica del grupo, esto es, se está produciendo una reconfiguración de la industria de servicios financieros. Dichas tendencias son las siguientes:

  • Un entorno macroeconómico complicado, caracterizado por una fuerte presión regulatoria, tipos de interés bajos, elevada volatilidad de las divisas y riesgos geopolíticos.
  • Una industria bancaria altamente regulada, esto es, una banca tradicional sujeta a un amplio número de normativas regulatorias tanto globales como locales.
  • Un cambio en las necesidades y expectativas de los clientes, que demandan servicios de mayor valor añadido que les permitan alcanzar sus objetivos, con un modelo de relación sencillo, transparente e inmediato similar al que están disfrutando ya con muchas otras industrias altamente digitalizadas.
  • Los  datos se están convirtiendo en un activo estratégico. Dada la gran cantidad de datos que se almacenan dentro de las organizaciones, la habilidad para interpretarlos y realizar propuestas de valor a los clientes se considera crítica, contando siempre con el consentimiento de los clientes.
  • Los gigantes tecnológicos, con modelos de negocio basados en datos que crean ecosistemas donde las diferentes líneas de negocio se van difuminando.
  • Una mayor competencia como consecuencia de la llegada de nuevos jugadores que se centran en los aspectos más rentables de la cadena de valor.

En este contexto, el objetivo principal de la estrategia de transformación del grupo, su aspiración, es afianzar la relación con sus clientes.

Propuesta de valor

Con el objetivo de impulsar la nueva propuesta de valor del grupo en el marco de la estrategia de transformación, queremos ofrecer a los clientes:

  • Un asesoramiento basado en los datos mediante el desarrollo de soluciones que les proporcionen valor añadido, ayudándoles a alcanzar sus objetivos, la mejor toma de decisiones y brindándoles tranquilidad al mismo tiempo que se fortalece la relación de confianza con BBVA;
  • Productos y servicios para clientes y no clientes, 100% digitales, sencillos y rápidos, a través de procesos totalmente automatizados, y de canales propios y de terceros.

Para ello nos estamos apoyando en:

  • avanzar firmemente en la transformación hacia una compañía verdaderamente ‘data-driven’ en la que todas las decisiones se tomen en base a los datos y en la que la creación de nuestra oferta de productos y servicios esté alimentada de inteligencia basada en datos;
  • en una plataforma de desarrollo de ‘software’ que habilita un ecosistema global de desarrolladores que trabajan colaborativamente para construir productos que los clientes solicitan, cada vez más rápidamente, incorporando las últimas tecnologías;
  • y en una organización ‘agile’, en la que los equipos son directamente responsables de lo que hacen, construyen todo desde el feedback del cliente y están enfocados en la entrega de las soluciones que mejor satisfagan las necesidades actuales y futuras de los clientes.

Nuestro propósito y prioridades estratégicas

  1. La mejor experiencia de cliente

El principal foco del Grupo BBVA se centra en ofrecer la mejor experiencia de cliente, que ésta se distinga por su sencillez, transparencia y rapidez; así como en incrementar el empoderamiento de los clientes y ofrecerles un asesoramiento personalizado. El modelo de negocio de BBVA está orientado al cliente con el objetivo de ser líder en satisfacción de la clientela en todos los países en los que opera.

Para conocer el grado de recomendación de los clientes, y por ende, su grado de satisfacción, el Grupo utiliza la metodología Net Promoter Score (NPS), que reconoce a BBVA como una de las entidades bancarias más recomendables en los países en los que está presente.

Asimismo, los progresos en la satisfacción de los clientes se ven reflejados en el desempeño positivo en indicadores estratégicos tales como los clientes objetivo (segmento de clientes en los que el Grupo desea crecer y retener) y su correspondiente tasa de fuga. Los clientes digitales están más satisfechos y eso queda demostrado en su tasa de fuga, que es un 47% menor en el caso de los digitales que en los no digitales. En definitiva, BBVA está avanzando en su estrategia y logrando atraer un mayor número de clientes, que además están más satisfechos y son más leales.

  1. Ventas digitales

El modelo de relación de BBVA está evolucionando para adaptarse al creciente perfil multicanal de los clientes por lo que es fundamental impulsar la digitalización. Para ello, está desarrollando una importante oferta digital de productos y servicios para que los clientes puedan utilizar el canal de su conveniencia.

  1. Nuevos modelos de negocio

El Grupo está participando de forma activa en la disrupción de la industria financiera para incorporar los principales aprendizajes a la propuesta de valor del banco, a través de la búsqueda de nuevos modelos de negocio digitales y apalancándose en el ecosistema ‘fintech’.

  1. Optimización de la asignación de capital

El objetivo de esta prioridad se centra en mejorar la rentabilidad y sostenibilidad del negocio, así como en simplificarlo y focalizarlo en las actividades más relevantes.

  1. Liderazgo en eficiencia

En un entorno de menor rentabilidad para la industria financiera, la eficiencia se convierte en una prioridad esencial en el plan de transformación de BBVA. Dicha prioridad se basa en construir un nuevo modelo de organización que sea lo más ágil, sencillo y automatizado posible.

  1. El mejor equipo

El activo más importante de BBVA son las personas que lo componen y, por ello, El mejor equipo es una de las seis Prioridades Estratégicas, que supone atraer, seleccionar, formar, desarrollar y retener al mejor talento.

El Grupo ha desarrollado nuevos modelos de gestión de personas y nuevas formas de trabajo que han permitido que el banco siga evolucionando su modelo organizativo y que también han impulsado la transformación cultural y han favorecido la capacidad de convertirse en una ‘purpose-driven company’, esto es, en una compañía en la que todas las personas guíen sus actuaciones conforme a los valores, y estén realmente inspiradas y motivadas por el mismo propósito.

A 31 de diciembre del 2018, el Grupo BBVA tenía 125.627 empleados ubicados en más de 30 países, de los que el 54% eran mujeres y el 46% hombres. La edad media de la plantilla se situaba en 37,6 años. La antigüedad media de permanencia en la organización era de 10,3 años, con una rotación del 7,6% en el año.

Nuestros valores

Para identificar los valores, el Grupo BBVA realizó un proceso abierto, en el que se contó con la opinión de empleados procedentes de todos los países y unidades del Grupo. Estos valores definen nuestra identidad y son los pilares para hacer realidad nuestro propósito:

El cliente es lo primero

BBVA siempre ha tenido el foco en el cliente, pero ahora es lo primero, anteponiéndolo a todo lo demás. Se tiene una visión holística del cliente, no solo financiera. Esto significa trabajar con empatía, con agilidad y con integridad, entre otras cosas.

  • Somos empáticos: incorporamos el punto de vista del cliente desde el primer momento, poniéndonos en sus zapatos para entender mejor sus necesidades.
  • Somos íntegros: todo lo que hacemos es legal, publicable y moralmente aceptable por la sociedad. Ponemos siempre los intereses del cliente por delante.
  • Solucionamos sus necesidades: somos rápidos, ágiles y ejecutivos en resolver los problemas y las necesidades de nuestros clientes, superando las dificultades que nos encontremos.

Pensamos en grande

No se trata sólo de innovar sino de tener un impacto significativo en la vida de las personas, aumentando sus oportunidades. El Grupo BBVA trabaja con ambición, cuestionándose todo y sin conformarse con hacer las cosas razonablemente bien, sino que busca la excelencia como estándar.

  • Somos ambiciosos: nos planteamos retos ambiciosos y aspiracionales para tener un verdadero impacto en la vida de las personas.
  • Rompemos moldes: cuestionamos todo lo que hacemos para plantearnos nuevas formas de hacer las cosas, innovando y testando nuevas ideas que nos permitan aprender.
  • Sorprendemos al cliente: buscamos la excelencia en todo lo que hacemos para sorprender a nuestros clientes, creando experiencias únicas y soluciones que superen sus expectativas.

Somos un solo equipo

Las personas son lo más importante del Grupo. Todos los empleados son propietarios y corresponsables de este proyecto. Rompemos silos y confiamos en los demás como en uno mismo. Somos BBVA.

  • Estoy comprometido: me comprometo con mi rol y mis objetivos y me siento empoderado y plenamente responsable de lograrlos, trabajando con pasión e ilusión.
  • Confío en el otro: confío desde el primer momento en los demás y trabajo con generosidad, colaborando y rompiendo silos entre áreas y barreras jerárquicas,
  • Soy BBVA: me siento dueño de BBVA. Asumo los objetivos del banco como propios y hago todo lo que está en mi mano para conseguirlos y hacer realidad nuestro propósito.

Modelo de banca responsable

BBVA cuenta con un modelo diferencial de hacer banca, al que denomina banca responsable, basado en la búsqueda de una rentabilidad ajustada a principios, el estricto cumplimiento de la legalidad, las buenas prácticas y la creación de valor a largo plazo para todos los grupos de interés.

Así se refleja en la Política de Responsabilidad Social Corporativa o de Banca Responsable del banco; una política cuya misión es gestionar la responsabilidad del impacto del banco en las personas y la sociedad y que es clave para la entrega del propósito de BBVA.

Todas las áreas de negocio y de apoyo del Grupo integran esta política en sus modelos operativos. El Departamento de Responsible Business coordina su implementación y trabaja fundamentalmente como segunda línea para definir los estándares y darles apoyo.

El modelo de banca responsable es supervisado por el Consejo de Administración y sus distintas comisiones, así como por la alta dirección del banco.

Los cuatro pilares del modelo de banca responsable de BBVA son los siguientes:

  • Relaciones equilibradas con sus clientes, basadas en la transparencia, la claridad y la responsabilidad.
  • Finanzas sostenibles para combatir el cambio climático, respetar los derechos humanos y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.
  • Prácticas responsables con empleados, proveedores y otros grupos de interés.
  • Inversión en la comunidad, para fomentar el cambio social y crear oportunidades para todos.

Finanzas sostenibles

Los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, gracias a su posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Existen vías muy relevantes para contribuir a este desafío. Por un lado, proporcionando soluciones innovadoras a sus clientes para ayudarles en la transición a una economía baja en carbono y promoviendo una financiación sostenible. Y, por otro, integrando los riesgos sociales y ambientales de manera sistemática en la toma de decisiones.

El compromiso de BBVA con el desarrollo sostenible se refleja en su Compromiso Medioambiental, de alcance global. En línea con éste, en el 2018, BBVA presentó su estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y a los retos derivados del el Acuerdo de París sobre el Clima. Este Compromiso 2025, que ayudará al banco a alinear progresivamente su actividad con el Acuerdo de París y lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles, está basado en tres líneas de actuación:

  1. Financiar: BBVA se compromete a movilizar 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles y ‘agribusiness’, emprendimiento e inclusión financiera.
  2. Gestionar los riesgos ambientales y sociales asociados a la actividad del banco, para minimizar sus potenciales impactos negativos directos e indirectos.
  3. Involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

Tanto el compromiso medioambiental como la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible del Grupo son aprobados por el consejero delegado, con el apoyo de la alta dirección.

Inversión en la comunidad

BBVA quiere ser un motor de oportunidades para las personas y generar un impacto positivo en sus vidas. A través de los programas sociales, entregamos el propósito de BBVA. Poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era. En concreto, para quienes lo tienen más difícil, las personas vulnerables.

BBVA canalizó su inversión a través de sus bancos locales y fundaciones corporativas. Contribuimos al desarrollo de las sociedades en las que estamos presentes. Las fundaciones juegan un papel fundamental al canalizar una parte importante de las iniciativas de inversión social del Grupo.

La Fundación BBVA se enfoca en el fomento del conocimiento, la cultura, la difusión de la ciencia y el arte así como el reconocimiento al talento y la innovación. Su actividad se organiza en cinco áreas estratégicas: Medio Ambiente, Biomedicina y Salud, Economía y Sociedad, Ciencias Básicas y Tecnología, y Cultura. En cada una de ellas, diseña, desarrolla y financia proyectos de investigación, individuales o por equipos; facilita la formación avanzada y especializada mediante becas, cursos, seminarios y workshops; concede premios a investigadores y profesionales que hayan contribuido significativamente al avance del conocimiento; y comunica y difunde dicho conocimiento mediante publicaciones y conferencias.

La Fundación Microfinanzas BBVA es una entidad sin ánimo de lucro constituida en el 2007 por BBVA en el marco de su responsabilidad social corporativa para apoyar, con una dotación de 300 millones de dólares y su experiencia de más de 160 años, a personas vulnerables que cuentan con actividades productivas. Su objetivo es crear oportunidades para las personas en vulnerabilidad, ampliando y facilitando el acceso a los servicios financieros. Para ello, utiliza una metodología propia llamada “Finanzas Productivas”, que busca el desarrollo del cliente y ofrece a los emprendedores una atención personalizada. Es decir, proporciona no solo productos y servicios financieros, sino también asesoría y capacitación para la administración y gestión financiera de sus pequeños negocios.

Educación financiera

La educación financiera es una de nuestras prioridades estratégicas establecidas en el Plan de Inversión en la Comunidad. El compromiso de BBVA con la educación financiera tiene como objetivo global impulsar un concepto de educación financiera en sentido amplio a través del Plan Global de Educación Financiera basado en tres líneas de actuación:

  • Educación financiera para la sociedad: Impulsar la adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes en todos los países donde BBVA está presente, a través de programas propios y en colaboración con terceros, con el fin de lograr un mayor conocimiento de conceptos financieros y un cambio de comportamiento en la toma de decisiones financieras.
  • Educación financiera en soluciones de cliente: Integrar capacidades financieras en la experiencia de nuestro cliente con el fin de facilitar una toma de decisiones informadas, que revertirá en la mejora de su bienestar financiero y le permitirá acceder a mayores oportunidades.
  • Promoción de la educación financiera: Promover la importancia de los conocimientos y las capacidades financieras, como una cuestión fundamental que tiene un impacto directo en el bienestar de las personas.

Nuestro compromiso con la educación financiera es a largo plazo, con más de 80 millones de euros invertidos y más de 13,4 millones de personas beneficiadas en diferentes programas desde 2008.

Emprendimiento

En el Plan de Inversión en la Comunidad 2016-2018, los programas de apoyo al emprendimiento se agruparon en una única línea de actuación que tomó mayor relevancia. Ha supuesto un impulso para el desarrollo de programas e iniciativas dirigidas a los emprendedores más vulnerables y a los que generan un impacto social positivo a través de sus empresas.

Conocimiento, educación y cultura

Conocimiento, educación y cultura son tres áreas de actividad que se agruparon en una una línea de actuación del Plan de Inversión en la Comunidad 2016-2018. Engloba las actividades llevadas a cabo por la Fundación BBVA y las iniciativas locales de educación y apoyo a la cultura. En 2018 se han invertido 75,5 millones de euros que han beneficiado a 3,8 millones de personas.

BBVA está fuertemente comprometida con las sociedades con las que opera, donde trabaja en varios frentes: educación financiera, educación para la integración social, apoyo a entidades sociales, emprendimiento y conocimiento, ciencia y cultura.

Presentación institucional

Presentación Institucional 2T19 (PDF 3 MB)

Más información aquí

Descargar PDF

Código de conducta

Este Código de Conducta fue aprobado por el Consejo de Administración de BBVA el 28 de mayo de 2015

Descargar PDF

Estrategia Fiscal BBVA

Principios corporativos en materia tributaria y estrategia fiscal” aprobado por el Consejo de Administración de BBVA, S.A. en su reunión del pasado día 1 de julio de 2015.

Descargar PDF

USA Patriot Act

La USA Patriot Act, denominada comúnmente Ley Patriota es una ley estadounidense, como indica su nombre, que se aprobó en 2001 a raíz de los atentados del 11 de septiembre de aquel año y que tiene como principal objetivo ampliar el control del Estado en aras de combatir el terrorismo, mejorando las capacidades de las distintas agencias de seguridad estadounidenses al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia.

Uno de los puntos en los que la USA Patriot combate el terrorismo es en el control de las entidades bancarias: vigilan que no se produzca blanqueo de capitales, lo cual es una forma de financiación de grupos terroristas.

Así, conforme a los requerimientos establecidos por la Ley Norteamericana USA Patriot ACT, todas aquellas entidades bancarias que estén domiciliadas fuera de Estados Unidos y que deseen entablar o mantener relaciones de corresponsalía internacional con una entidad bancaria o un broker/dealer norteamericano, tienen la obligación de aportar cierta información sobre la naturaleza de sus negocios y el grado de supervisión al que está sometido.

Es por ello que BBVA se acoge a la USA Patriot Act.

Descargar PDF

FATCA

Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) es una legislación aprobada por el Internal Revenue Service (IRS) y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, con el fin de promover la transparencia fiscal y reforzar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de ciudadanos o residentes estadounidenses. FATCA requiere que las instituciones financieras de todo el mundo identifiquen a clientes con nacionalidad o residencia fiscal en EEUU que tengan – entre otros – cuentas financieras en el extranjero y reporten anualmente sus posiciones y movimientos a la autoridad fiscal EEUU. Para asegurar el cumplimiento de FATCA, se aplicará un 30% de retención sobre determinados pagos realizados a entidades e individuos que no cumplan con FATCA.

BBVA junto con sus filiales y sucursales, se compromete a colaborar para garantizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales internacionales, proporcionando a sus clientes el máximo estándar de seguridad y confidencialidad. A tal fin, BBVA está implementando los cambios necesarios en las distintas áreas de negocio para asegurar el cumplimiento de la ley FATCA.

Las entidades de BBVA afectadas por dicha normativa han sido registradas en el IRS y aparecerán en el próximo listado oficial de instituciones financieras participantes que publique el IRS.

FATCA exige a las instituciones financieras de todo el mundo que cumplan con una serie de requerimientos:

  • Identificar a cualquier cliente que mantenga una cuenta en BBVA, y que responda a las siguientes Características:
    • Ciudadanos o personas residentes en Estados Unidos.
    • Determinadas entidades legales, mayormente patrimoniales, con propietarios estadounidenses.
    • Titulares de cuentas que no faciliten la documentación identificativa solicitada.
  • Reportar información de los titulares de cuentas mencionados previamente, al IRS o a la autoridad fiscal competente. La información a reportar incluirá:
    • Información personal: nombre, dirección y número de identificación fiscal americano (US TIN).
    • Información de cuentas: número de cuenta, saldos y pagos realizados o cobrados a la cuenta
  • Retener el 30% en determinados pagos de fuente estadounidense (intereses y dividendos principalmente) efectuados a cuentas de titulares que no cumplan con FATCA).

No obstante, se prevé que FATCA no tenga impacto en la mayoría de clientes de BBVA. FATCA entró en vigor el 1 de Julio del 2014. El reporte de información comenzará este 2015.

BBVA no prestará asesoramiento fiscal alguno, por lo que recomendamos a nuestros clientes que en caso de necesitar asesoramiento sobre FATCA, acudan a asesores independientes. BBVA y sus filiales no se responsabilizan de cualquier error, omisión u opinión expresada en este documento. FATCA

BBVA Due Diligence

Conozca más acerca de nuestro marco regulatorio, informes financieros, Gobierno Corporativo y Modelo de integridad Corporativa

Ir a BBVA Due Diligence: Know your customer