Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Información corporativa

Carta del presidente

Carlos Torres VilaPresidente de BBVA

Estimadas/os accionistas,

En el ejercicio 2019 hemos logrado unos excelentes resultados recurrentes, los mejores de los últimos diez años, además de alcanzar grandes avances en nuestra transformación.

El beneficio atribuido, excluyendo impactos singulares, ascendió a 4.830 millones de euros en 2019, gracias a unos ingresos recurrentes récord, y a una gestión ejemplar de los costes. El valor contable por acción se incrementó en un 11,5% y la rentabilidad sobre el patrimonio tangible (ROTE) fue del 11,9%, situándonos a la cabeza de la industria financiera en términos de rentabilidad. El ratio de capital CET1 fully-loaded del Grupo terminó el año en el 11,74%, 40 puntos básicos por encima del cierre de 2018.

Todo esto en un año marcado por un entorno económico muy complejo, con una desaceleración de la economía global, motivada por conflictos geopolíticos, tensiones comerciales y un entorno de bajos tipos de interés, que han llevado a un crecimiento global del 3,1% en 2019, la tasa más baja desde 2009.

Estos resultados son una clara evidencia del éxito de nuestra transformación y de nuestra apuesta por la digitalización. Una apuesta que nos ha situado como líderes indiscutibles de la transformación digital del sector financiero en los últimos años.

Prueba de ello es que, desde 2015, el número de clientes que se relacionan con el Banco a través de canales digitales se ha duplicado, y los que lo hacen a través del móvil se ha triplicado, y ya representan más del 50% de nuestra base de clientes. Las ventas digitales en unidades y valor han pasado a representar un 59% y 45% del total de las ventas respectivamente.

No sólo hemos visto evolucionar el número de clientes móviles y digitales en estos años: la base total de nuestros clientes activos se ha incrementado en casi 9 millones. Y lo que es más importante, nuestros clientes son más fieles y están más satisfechos, como demuestra nuestra posición de liderazgo en el índice de recomendación neta (IReNe) en la mayoría de los países en los que operamos.

Todo esto es resultado de una propuesta de valor diferencial en todos nuestros canales y muy especialmente a través de los canales digitales. La consultora Forrester Research ha reconocido a la aplicación de banca móvil de BBVA en España como la mejor aplicación de banca móvil del mundo por tercer año consecutivo. En este mismo ranking, la aplicación de BBVA en Turquía quedó en segundo lugar.

Además, en 2019 hemos adoptado una marca única y nuevo logo a nivel mundial. Este cambio pone de relieve nuestro objetivo de ofrecer una propuesta de valor única y una experiencia de usuario homogénea, propias de una compañía digital de alcance global.

Sin duda uno de los aspectos a destacar del año 2019 es la mayor concienciación y movilización social frente al cambio climático y los retos de sostenibilidad a los que se enfrenta la humanidad. La lucha contra el cambio climático supone una de las mayores disrupciones de la historia, con importantísimas consecuencias económicas a las que todos (gobiernos, reguladores, empresas, consumidores, toda la sociedad) tenemos que adaptarnos de manera inmediata.

La transición climática requerirá inversiones significativas en el corto plazo en muchas industrias. En BBVA somos conscientes del destacado papel de la banca en esta transición a través de nuestra actividad de financiación y el asesoramiento a nuestros clientes. Creemos firmemente que el futuro de la banca es financiar el Futuro, con mayúsculas.

Por ello, hace dos años definimos nuestro Compromiso 2025 para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y alineado con el Acuerdo de París sobre Cambio Climático. Nos hemos propuesto movilizar 100.000 millones de euros hasta 2025 y, en tan sólo dos años, ya hemos movilizado 30.000 millones de euros, lo que sin duda supone un gran avance.

Adicionalmente, en BBVA hemos asumido el compromiso de ser neutros en emisiones de CO2 en nuestra actividad directa desde este mismo año 2020. También, como anunciamos durante la Cumbre del Clima de Naciones Unidas COP 25 celebrada en Madrid, hemos establecido un precio interno a las emisiones de CO2 que incentive la reducción por parte de todas las áreas y negocios de BBVA. Esperamos que en un futuro próximo se desarrolle un mercado global de CO2 que incentive del mismo modo la necesaria reducción por todos los agentes económicos.

Pero es importante destacar que en BBVA la sostenibilidad va más allá del cambio climático.Por eso, en BBVA apoyamos iniciativas globales como el Pacto Mundial de Naciones Unidas, que permiten aunar esfuerzos para lograr un desarrollo sostenible. Para nosotros, es fundamental que éste sea inclusivo para todas y cada una de las personas que formamos parte de la sociedad. Con este objetivo, durante el ejercicio 2019, BBVA destinó más de 100 millones de euros a iniciativas sociales y de apoyo a la educación, el fomento de la cultura y la ciencia, y el emprendimiento, beneficiando a más de 11 millones de personas.

En particular, en BBVA nos sentimos especialmente orgullosos del gran trabajo que realizan nuestras fundaciones a través de numerosas iniciativas, como los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, que reconocen contribuciones fundamentales al desarrollo del conocimiento y la investigación. También es destacable la labor de financiación del desarrollo de la Fundación Microfinanzas BBVA, en particular a través de microcréditos a emprendedores de bajos recursos y programas de sostenibilidad medioambiental o de empoderamiento económico de la mujer. Una labor por la que ha sido reconocida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), como la segunda iniciativa filantrópica privada más importante a nivel mundial y la primera en Latinoamérica.

Además, consideramos que la responsabilidad en el pago de impuestos es una parte fundamental del compromiso que mantenemos con la sociedad. Por eso, en BBVA publicamos de manera voluntaria nuestra contribución fiscal global, un ejemplo de buen gobierno y de transparencia. En el ejercicio 2019, BBVA contribuyó con un total de 9.290 millones de euros en impuestos derivados de nuestra actividad en todos los mercados en que operamos, comprendiendo tanto los impuestos soportados por el Grupo en nombre propio como los recaudados para las arcas públicas en nombre de terceros. Estos impuestos permiten fomentar el desarrollo de estos países a través de la inversión en infraestructuras o en sanidad, pero sobre todo ayudando a incrementar la igualdad de oportunidades a través de una mejor educación.

El año 2019 nos ha servido también para llevar a cabo un proceso de reflexión estratégica partiendo de la base de los grandes logros obtenidos en los últimos cinco años, y con el objetivo de continuar trabajando en la consecución de nuestro Propósito: poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era.

Mirando al futuro, queremos ayudar a nuestros clientes a tomar mejores decisiones sobre sus finanzas y apoyarles también en su transición hacia un mundo más sostenible. Este aspecto es crucial para todos ante los importantes retos sociales y medioambientales a los que nos enfrentamos.
Para ello, hemos evolucionado nuestra estrategia y definido seis nuevas prioridades estratégicas que buscan amplificar el impacto de nuestra transformación en nuestros clientes y en la sociedad, con un papel clave del equipo, de los datos y de la tecnología para lograr nuestro propósito.
Las primeras cuatro están dirigidas a:

  • 1. Mejorar la salud financiera de nuestros clientes, ayudarles en su toma de decisiones y en la gestión diaria de sus finanzas a partir de un asesoramiento personalizado.
  • 2. Ayudar a nuestros clientes en la transición hacia un futuro sostenible, no solo desde el punto de vista medioambiental sino también buscando un desarrollo económico inclusivo.
  • 3. Crecer en clientes, apoyándonos en los canales digitales para lograr un crecimiento rentable y sostenible en los segmentos más atractivos.
  • 4. Buscar la excelencia operativa, con procesos automatizados y sencillos y manteniendo nuestro enfoque en la gestión robusta de los riesgos, en optimizar el uso de nuestro capital, así como en promover una cultura de comportamiento íntegro.
  • Para conseguir estos objetivos contamos con las dos prioridades restantes, los auténticos cimientos sobre los que se construye el BBVA del futuro:

  • 5. El mejor equipo y el más comprometido, impulsando el compromiso y desempeño de todos los que formamos BBVA para alcanzar nuestro propósito.
  • 6. Datos y tecnología, que son, cada vez más, ingredientes clave para cualquier aspecto de nuestra actividad, y que nos ayudarán a la consecución del resto de las prioridades.

Estoy convencido de que estas seis nuevas prioridades estratégicas nos ayudarán a dar respuesta a los retos que debemos afrontar y determinarán nuestro éxito en los próximos años para seguir liderando el Futuro de la banca.
Por último, quiero agradecer a todas y cada una de las más de 126.000 personas que forman parte de BBVA por su excelente trabajo y compromiso, y animarles a seguir trabajando en cumplir nuestro Propósito, y hacerlo siempre conforme a nuestros valores “El cliente es lo primero”, “Pensamos en grande” y “Somos un solo equipo”.
Y a Ustedes, señores accionistas, una vez más gracias por su confianza y por su apoyo constante, que nos impulsa a seguir dando cada día lo mejor de nosotros.

Carlos Torres VilaPresidente de BBVA

Carta del consejero delegado

Onur GençConsejero delegado de BBVA

Estimadas/os accionistas,

Durante el ejercicio 2019, hemos visto una desaceleración del crecimiento global como consecuencia de los riesgos geopolíticos y las tensiones comerciales, que llevaron a un debilitamiento del comercio internacional, de la inversión y de la actividad industrial. Además de esto, los principales bancos centrales siguieron tomando medidas que favorecieron la continuidad de una situación de bajos tipos de interés. En este complejo entorno, BBVA ha vuelto a demostrar, una vez más, la fortaleza de su modelo diversificado y su capacidad de generar unos sólidos resultados con rentabilidades de doble dígito.

La economía mundial creció al 3,1% en 2019, siendo éste el crecimiento más bajo desde 2009. En cuanto a los países donde BBVA tiene presencia, el comportamiento fue dispar. Por un lado, España, con un crecimiento del 2,0%, por encima de la zona euro, y Estados Unidos, cuyo crecimiento, a pesar de desacelerarse ligeramente, se situó en 2,3%, favorecido por políticas fiscales expansivas. No obstante, el crecimiento en los estados de la región del Sunbelt, donde BBVA concentra su presencia, fue superior a la media del país, situándose en el 3,2%. Colombia y Perú también mostraron sólidos crecimientos del 3,2% y 2,1% respectivamente. Por su parte, el crecimiento en México sufrió un estancamiento en 2019 debido, entre otros factores, al retraso en la ratificación del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá y la ralentización del empleo y el consumo privado y Turquía, cuya senda de crecimiento se ha ido recuperando gracias a las políticas económicas adoptadas a lo largo del año. En cambio, en Argentina nos enfrentamos a una situación de cierta incertidumbre.

A pesar de las dificultades del entorno, el resultado atribuido del Grupo BBVA en 2019, excluyendo impactos singulares, fue de 4.830 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,7% frente al resultado del ejercicio anterior. Se trata del beneficio atribuido sin extraordinarios más elevado desde el año 2009. Si tenemos en cuenta el impacto por el deterioro del fondo de comercio de nuestra filial en Estados Unidos, el beneficio atribuido ascendió a 3.512 millones de euros. Este impacto contable del fondo de comercio, que se generó a raíz de la compra de la mayor parte de nuestros activos en Estados Unidos en 2009, fue consecuencia principalmente de la desfavorable evolución de los tipos de interés en el país y la ralentización de la economía. Este deterioro del fondo de comercio no afecta al patrimonio neto tangible, ni al capital, ni a la liquidez, ni tampoco a la capacidad de reparto de dividendos del Grupo BBVA.

En términos de creación de valor para el accionista, el valor contable tangible por acción más dividendos alcanzó 6,53 euros a cierre del año, lo que supone un incremento del 11,5% frente al ejercicio anterior. Y un año más, nuestras métricas de rentabilidad se encuentran a la cabeza de nuestros competidores. Excluyendo el impacto del deterioro del fondo de comercio, la rentabilidad sobre los fondos propios se situó en 9,9% y la rentabilidad sobre el patrimonio tangible fue de 11,9%.

Me gustaría resaltar, que durante el ejercicio 2019, se ha vuelto a poner de manifiesto la fortaleza de nuestra posición de capital. El ratio CET 1 fully-loaded se sitúa dentro de nuestro rango objetivo y cerró el año en 11,74%, lo que supuso un incremento de 40 puntos básicos en el año a pesar de los impactos negativos derivados de los cambios en las normas contables y de otros ajustes regulatorios.

Es destacable, también, la evolución de los ingresos recurrentes, que a pesar del entorno de bajos tipos de interés en algunos de nuestros principales mercados, crecieron por encima del 5% en el año, a tipos de cambio constantes, es decir, sin tener en cuenta el impacto del tipo de cambio, hasta alcanzar el récord históricos en términos absolutos; y la disciplina en el control de gastos, que crecieron al 2,2%, muy por debajo de la inflación media de los países donde tenemos presencia. Como resultado, el ratio de eficiencia ha mejorado en 92 puntos básicos, hasta el 48,5%, liderando, un año más, nuestro grupo de competidores comparables.

Y todo esto lo hemos conseguido manteniendo unos sólidos indicadores de riesgo, con una mejora muy significativa del ratio de mora, que se situó en el 3,8%, 15 puntos básicos mejor que en 2018. El ratio de cobertura mejoró 349 puntos básicos en el año, hasta situarse en el 77%. Ambos ratios han sido los mejores de los últimos diez años. Respecto al del riesgo del Grupo se mantuvo en niveles bajos, en el entorno del 1%.

En relación con las principales áreas de negocio, me gustaría subrayar:

  • ● En España: el resultado atribuido fue de 1.386 millones de euros, un 1% menos que el año anterior lastrado por la caída del margen de intereses, en línea con lo esperado, y de los resultados por operaciones financieras, parcialmente compensado por el buen comportamiento de las comisiones, la significativa reducción de los gastos y los menores saneamientos como consecuencia de las operaciones de venta de carteras de créditos dudosos y fallidos realizadas en el año. En riesgos, muy buena tendencia en la reducción del ratio de mora, que se situó en el 4,4% y del coste de riesgo, en el 0,12%.
  • ● En Estados Unidos el resultado atribuido en el ejercicio 2019 alcanzó los 590 millones de euros, un 23,9% inferior al de 2018, a tipos de cambio constantes, debido fundamentalmente al impacto de la bajada de los tipos de interés en el país y al aumento del deterioro de activos financieros, como consecuencia de las mayores provisiones puntuales en la cartera comercial y de consumo y al ajuste en el escenario macro.
  • ● En México el resultado atribuido del área fue de 2.699 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 8,2%, a tipos de cambio constantes, apoyado por el margen de intereses y la mejora de la eficiencia. Destaca también la solidez de los indicadores de riesgo.
  • ● En Turquía el resultado atribuido alcanzó los 506 millones de euros. Sin tener en cuenta la depreciación de lira en el año, esto es, en términos constantes, un resultado muy similar al del año anterior, con un leve descenso del 0,5%. Cabe destacar el buen comportamiento del margen de intereses, gracias una excelente gestión de precios que ha compensado la menor contribución de los bonos ligados a la inflación.
  • ● En América del Sur destaca la evolución positiva de la actividad en los principales países: Argentina, Colombia y Perú. El resultado atribuido del área ascendió a 721 millones de euros en 2019, lo que supone una crecimiento interanual de 64% (excluyendo el negocio de BBVA Chile de la comparativa interanual), en términos constantes.

Por último, no quiero dejar pasar la oportunidad para dar las gracias a los más de 126.000 empleados del Grupo por su esfuerzo continuo, su compromiso y por su contribución a estos buenos resultados, demostrando cada dia el valor de trabajar como un solo equipo. Y por supuesto, gracias también a ustedes, los accionistas, por su apoyo constante que nos impulsa a hacer realidad nuestro propósito de poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era.

Onur GençConsejero delegado de BBVA

Historia de BBVA

Una trayectoria de más de 160 años

La historia de BBVA es la historia de muchas personas que, desde mediados del siglo XIX, han formado parte de más de un centenar de entidades financieras que se han ido uniendo para ampliar su proyecto empresarial. Hoy, en BBVA trabajamos por un futuro mejor para las personas, buscando relaciones duraderas con nuestros clientes que cambian la forma de ver el negocio. Como resultado de este trabajo, BBVA se ha convertido en todo un referente mundial y en uno de los bancos más reconocidos y premiados.

BBVA apuesta firmemente por el futuro y está siendo pionero en la adaptación a las necesidades que impone un mercado cada vez más global, en definitiva, a la banca del siglo XXI.

Una trayectoria de más de 160 años avala esta apuesta.

El comienzo

La historia de BBVA comienza en 1857 en Bilbao, una ciudad situada al norte de España, cuando la Junta de Comercio promueve la creación de Banco de Bilbao como banco de emisión y descuento. Se trató de una iniciativa pionera, impulsada por un contexto de crecimiento económico de la región. Hasta la última década del siglo XIX, la entidad actuó casi en solitario en la plaza.

Fachada Banco de España

En 1872, la ley de 2 de diciembre crea Banco Hipotecario (BHE) con el objeto de conceder créditos a largo plazo con la garantía de bienes inmuebles.

En la segunda mitad del siglo XIX, Banco de Bilbao financia importantes proyectos de infraestructuras y de desarrollo siderúrgico. En 1878 pierde la facultad de emitir billetes propios y se reorganiza como banco de préstamos y descuento. Banco de Vizcaya se funda en 1901; realiza sus primeras operaciones en Bilbao y poco a poco se extiende por todo el país. Además de su actividad como banco comercial y de depósitos, interviene en la creación y desarrollo de una buena parte de la industria española. En 1902, Banco de Bilbao se fusiona con Banco del Comercio, aunque ambas entidades mantienen sus respectivas figuras jurídicas.

En 1909 se crea Caja Postal como entidad de derecho público, y empieza a prestar servicio en 1916 con la emisión y administración de libretas de ahorro.

Un consorcio de banqueros e industriales constituye Banco de Crédito Industrial (BCI) en 1920, con la finalidad explícita de impulsar, mediante la concesión de créditos a largo plazo, la instalación y consolidación industrial. Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya formaban parte de este consorcio.

En 1923 se crea el Servicio Nacional de Crédito Agrícola, dependiente del Ministerio de Agricultura, que concede créditos a asociaciones agrícolas y ganaderas con la responsabilidad solidaria y mancomunada de sus asociados.

La ampliación

En el entorno de desarrollo económico de la década de 1960, Banco de Bilbao aumenta su dimensión integrando otros bancos y comienza a crear un grupo financiero; mientras, Banco de Vizcaya continúa su crecimiento, se consolida como un banco universal moderno y va configurándose como un importante grupo financiero. La flexibilización de las normas de apertura de oficinas le permite ampliar su red comercial.

Ampliación de serviciosCaja Postal amplía los servicios que presta a los clientes con la apertura de cuentas corrientes, compra-venta de valores y la concesión de créditos en algunas líneas específicas. La Ley de Ordenación Bancaria de 1962 nacionaliza BCI, BHE y BCL, y transforma el Servicio Nacional de Crédito Agrícola en Banco de Crédito Agrícola (BCA), convirtiendo a los cuatro bancos en entidades de derecho público. Pero en 1971 se convierten en entidades oficiales de crédito (Ley de Organización y Régimen de Crédito Oficial) como sociedades anónimas.

En la década de 1980, Banco de Bilbao basa su estrategia en alcanzar una mayor dimensión que le permita acceder a los negocios financieros que surgen de los avances tecnológicos, la desregulación, la securitización y la interrelación de los mercados nacionales e internacionales.

Banco de Vizcaya contribuye al reflotamiento de bancos afectados por la crisis económica y desarrolla una política de fuerte crecimiento por adquisiciones, que le lleva a formar un gran grupo bancario. La operación más importante es la compra de Banca Catalana en 1984.

Por su parte, las entidades oficiales de crédito van ampliando sus negocios con operaciones de mercado. En 1982, BEX pierde la exclusividad del crédito a la exportación, orienta su negocio hacia la banca universal y forma un grupo financiero. En este proceso adquiere Banco de Alicante (1983).

En 1988 se firma el acuerdo de fusión de Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya para crear BBV.

Logo ArgentariaCorporación Bancaria de España se constituye en 1991 como sociedad estatal y entidad de crédito con estatuto de banco. Inicia su historia con un modelo de banca federada, pero en 1998 se integran Corporación Bancaria de España (ya privatizada vía OPVs), BEX (fusionado con BCI), BHE y Caja Postal en un solo banco que opera con la marca Argentaria.

BBVA unificó en mayo de 2013 su red de oficinas en Catalunya, tras culminar el proceso de adquisición de Unnim Banc.

La integración en BBVA

BBV y Argentaria anuncian su proyecto de fusión el 19 de octubre de 1999, con el objetivo de seguir creando valor. El nuevo banco (BBVA) nace con un tamaño relevante, una fuerte solvencia patrimonial y gran estructura financiera, una adecuada diversificación geográfica de los negocios y de los riesgos y, como consecuencia de todo ello, un mayor potencial de crecimiento de beneficios.

El cliente dispone de una mayor red de distribución y una gama de productos más amplia, un acceso más fácil a los nuevos canales y una fuerte presencia internacional. El empleado cuenta con más oportunidades para su desarrollo profesional.

La integración en BBVA tuvo un desarrollo modélico que se atribuye a:

  • La rapidez con que se tomaron las decisiones estratégicas. La inmediata definición de la estructura organizativa y el acuerdo marco laboral.
  • La celeridad en formar grupos de trabajo y la fijación de planes por líneas de actividad.
  • El cumplimiento de unos calendarios ambiciosos, en algunos casos de forma anticipada.
  • El entusiasmo, participación, esfuerzo y espíritu de colaboración de todas las personas que forman BBVA.

El proceso de integración recibe un fuerte impulso cuando, en enero de 2000, se adopta la marca única BBVA, lo que permite generar en muy poco tiempo una imagen fuertemente posicionada en cuanto a identidad propia y diferenciada. El proceso de integración de BBVA, desarrollado con rapidez y eficacia, concluye en febrero de 2001.

La integración de los negocios minoristas del grupo en España (BBV, Argentaria, Banca Catalana, Banco del Comercio y Banco de Alicante) permite aprovechar la potencialidad de una amplia red de oficinas con la imagen BBVA.

Publicaciones financieras de gran prestigio reconocen entonces la eficacia de la integración en BBVA y lo eligen mejor banco del mundo (Forbes) y de España (The Banker) en el año 2000, y mejor banco de América Latina (Forbes) y mejor banco europeo (Lafferty) en 2001.

El grupo internacional

expansión internacional BBVA

BBVA en el mundo

BBVA es un grupo financiero global fundado en 1857 con una visión centrada en el cliente. Tiene una posición de liderazgo en el mercado español, es la mayor institución financiera de México y cuenta con franquicias líder en América del Sur y la región del Sunbelt en Estados Unidos. Además, es el primer accionista de Garanti BBVA, en Turquía. Su propósito es poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era. Este propósito está centrado en las necesidades reales de los clientes: proporcionar las mejores soluciones y ayudarles a tomar las mejores decisiones financieras, a través de una experiencia fácil y conveniente. La entidad se asienta en unos sólidos valores: el cliente es lo primero, pensamos en grande y somos un solo equipo. Su modelo de banca responsable aspira a lograr una sociedad más inclusiva y sostenible.

Información a cierre de julio 2020. El mapa excluye aquellos países en los que BBVA no tiene sociedad o el nivel de actividad es reducido.

Datos básicos

Datos relevantes del Grupo BBVA (cifras consolidadas) a 30-07-2020. Esta sección recoge todos los datos actualizados al trimestre de balance, cuenta de resultados y otros datos relevantes.

 

Más información financiera en la web de Accionistas e Inversores

Organigrama

(1) Canal de reporte al consejero delegado para Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, Uruguay y Paraguay, así como seguimiento de todos los países, incluidos España, México, Estados Unidos y Turquía.

(2) Reporte directo al Consejo de Administración a través de las correspondientes comisiones.

Estructura organizativa

A finales del 2018, el Consejo de Administración de BBVA aprobó una nueva estructura organizativa, que cumple el objetivo de seguir impulsando la transformación y los negocios del Grupo, al tiempo que avanza en la delimitación de las funciones ejecutivas.

Los principales aspectos de esta nueva estructura organizativa son:

El presidente ejecutivo es responsable de la dirección y adecuado funcionamiento del Consejo de Administración, de las funciones de supervisión de la gestión, de la representación institucional de la entidad así como del liderazgo e impulso de la estrategia del grupo y de su proceso de transformación.

Las áreas que reportan al presidente ejecutivo son las relativas a las palancas clave de la transformación: Engineering & Organization, Talent & Culture y Data; las relacionadas con la estrategia: Global Economics & Public Affairs, Strategy & M&A, Communications & Responsible Business y la figura de Senior Advisor to the Chairman; y las relacionadas con el ámbito legal y del Consejo: Legal y General Secretary.

El consejero delegado es responsable de la gestión ordinaria de los negocios del grupo, reportando directamente de sus funciones al Consejo de Administración.

Las áreas que reportan al consejero delegado son las unidades de negocio en los diferentes países y Corporate & Investment Banking, así como las siguientes funciones globales: Client Solutions, Finance & Accounting, que integra las funciones de contabilidad y fiscal, y Global Risk Management.

Por último, se refuerza la independencia de determinadas áreas de control, estableciendo un reporte directo de sus responsables al Consejo de Administración a través de las correspondientes comisiones. Estas áreas de control son Internal Audit y la nueva Regulation & Internal Control, área que se encarga de la relación con supervisores y reguladores, el seguimiento y análisis de las tendencias regulatorias y el desarrollo de la agenda regulatoria del grupo, y la gestión de los riesgos derivados de las cuestiones de cumplimiento normativo.

Estrategia

En 2019, BBVA realizó un proceso de reflexión estratégica para seguir profundizando en su transformación y adaptarse a las grandes tendencias que están cambiando el mundo y la industria financiera:

  • Un entorno macroeconómico complejo, caracterizado por una mayor incertidumbre a nivel global, menor crecimiento económico, tipos de interés bajos, crecientes exigencias regulatorias, tensiones geopolíticas y la aparición de nuevos riesgos (ciberseguridad, etc.).
  • Una evolución en el comportamiento y expectativas de los clientes. Los clientes demandan propuestas de valor más digitales, sencillas y personalizadas, basadas en un mayor asesoramiento para tomar las mejores decisiones.
  • Un fuerte entorno competitivo, donde la digitalización es ya una prioridad común para todos los bancos y existe un papel creciente por parte de las empresas BigTech y los ecosistemas, ofreciendo servicios financieros dentro de sus soluciones globales con una excelente experiencia de cliente.
  • La preocupación por alcanzar un mundo sostenible e inclusivo es general en la sociedad.. El cambio climático es una realidad y todos los grupos de interés (consumidores, empresas, inversores, reguladores e instituciones públicas) se han marcado como prioridad lograr un mundo más sostenible. La transición hacia ese mundo más sostenible tiene importantes implicaciones económicas y el sector financiero debe jugar un papel muy activo para asegurar el éxito de esa evolución.
  • Los datos se han convertido en un factor diferencial clave y la gestión de los mismos genera sólidas ventajas competitivas, ya que permiten ofrecer una propuesta de valor personalizada, mejorar la automatización de los procesos para impulsar la eficiencia y reducir los riesgos operacionales. Los datos también implican la gestión de nuevos riesgos con importantes implicaciones (privacidad, seguridad, ética, etc.).

Nuestro propósito y prioridades estratégicas

La estrategia de BBVA ha evolucionado con seis prioridades estratégicas que buscan acelerar y profundizar en la transformación del Grupo y la consecución de su propósito: ‘Poner al alcance de todos las oportunidades de la nueva era’.

  1. Mejorar la salud financiera de nuestros clientes

Ayudar a nuestros clientes, mediante un asesoramiento personalizado, en la toma de decisiones y en la gestión de sus finanzas, para que puedan alcanzar sus objetivos vitales y de negocio.

  1. Ayudar a nuestros clientes en la transición hacia un futuro sostenible

Alinear paulatinamente nuestra actividad al Acuerdo de París y usar nuestro papel para ayudar a nuestros clientes en su transición hacia un futuro más sostenible inspirado por Objetivos de Desarrollo Sostenible seleccionados.

  1. Crecer en clientes

Acelerar el crecimiento rentable posicionándonos allí donde están nuestros clientes, apoyándonos en nuestros propios canales digitales y los de terceros.

  1. Buscar la excelencia operativa

Proporcionar la mejor experiencia de cliente, con procesos sencillos y automatizados, y manteniendo nuestro enfoque en la gestión robusta de los riesgos y la asignación óptima de capital.

  1. El mejor equipo y el más comprometido

Un equipo diverso y empoderado, guiado por nuestro propósito, valores y comportamientos e impulsado por un modelo de desarrollo de talento que proporciona oportunidades de crecimiento para todos.

  1. Datos y tecnología

Capacidades avanzadas de análisis de datos, junto con una tecnología segura y confiable que nos permita crear soluciones diferenciales de gran calidad y cumplir con nuestra estrategia.

Nuestros valores

Para identificar los valores, el Grupo BBVA realizó un proceso abierto, en el que se contó con la opinión de empleados procedentes de todos los países y unidades del Grupo. Estos valores definen nuestra identidad y son los pilares para hacer realidad nuestro propósito:

El cliente es lo primero

BBVA siempre ha tenido el foco en el cliente, pero ahora es lo primero, anteponiéndolo a todo lo demás. Se tiene una visión holística del cliente, no solo financiera. Esto significa trabajar con empatía, con agilidad y con integridad, entre otras cosas.

  • Somos empáticos: incorporamos el punto de vista del cliente desde el primer momento, poniéndonos en sus zapatos para entender mejor sus necesidades.
  • Somos íntegros: todo lo que hacemos es legal, publicable y moralmente aceptable por la sociedad. Ponemos siempre los intereses del cliente por delante.
  • Solucionamos sus necesidades: somos rápidos, ágiles y ejecutivos en resolver los problemas y las necesidades de nuestros clientes, superando las dificultades que nos encontremos.

Pensamos en grande

No se trata sólo de innovar sino de tener un impacto significativo en la vida de las personas, aumentando sus oportunidades. El Grupo BBVA trabaja con ambición, cuestionándose todo y sin conformarse con hacer las cosas razonablemente bien, sino que busca la excelencia como estándar.

  • Somos ambiciosos: nos planteamos retos ambiciosos y aspiracionales para tener un verdadero impacto en la vida de las personas.
  • Rompemos moldes: cuestionamos todo lo que hacemos para plantearnos nuevas formas de hacer las cosas, innovando y testando nuevas ideas que nos permitan aprender.
  • Sorprendemos al cliente: buscamos la excelencia en todo lo que hacemos para sorprender a nuestros clientes, creando experiencias únicas y soluciones que superen sus expectativas.

Somos un solo equipo

Las personas son lo más importante del Grupo. Todos los empleados son propietarios y corresponsables de este proyecto. Rompemos silos y confiamos en los demás como en uno mismo. Somos BBVA.

  • Estoy comprometido: me comprometo con mi rol y mis objetivos y me siento empoderado y plenamente responsable de lograrlos, trabajando con pasión e ilusión.
  • Confío en el otro: confío desde el primer momento en los demás y trabajo con generosidad, colaborando y rompiendo silos entre áreas y barreras jerárquicas,
  • Soy BBVA: me siento dueño de BBVA. Asumo los objetivos del banco como propios y hago todo lo que está en mi mano para conseguirlos y hacer realidad nuestro propósito.

Modelo de banca responsable

BBVA cuenta con un modelo diferencial de hacer banca, al que denomina banca responsable, basado en la búsqueda de una rentabilidad ajustada a principios, el estricto cumplimiento de la legalidad, las buenas prácticas y la creación de valor a largo plazo para todos los grupos de interés.

Así se refleja en la Política de Responsabilidad Social Corporativa o de Banca Responsable del banco; una política cuya misión es gestionar la responsabilidad del impacto del banco en las personas y la sociedad y que es clave para la entrega del propósito de BBVA.

Todas las áreas de negocio y de apoyo del Grupo integran esta política en sus modelos operativos. El Departamento de Responsible Business coordina su implementación y trabaja fundamentalmente como segunda línea para definir los estándares y darles apoyo.

El modelo de banca responsable es supervisado por el Consejo de Administración y sus distintas comisiones, así como por la alta dirección del banco.

Los cuatro pilares del modelo de banca responsable de BBVA son los siguientes:

  • Relaciones equilibradas con sus clientes, basadas en la transparencia, la claridad y la responsabilidad.
  • Finanzas sostenibles para combatir el cambio climático, respetar los derechos humanos y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.
  • Prácticas responsables con empleados, proveedores y otros grupos de interés.
  • Inversión en la comunidad, para fomentar el cambio social y crear oportunidades para todos.

Finanzas sostenibles

Los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, gracias a su posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Existen vías muy relevantes para contribuir a este desafío. Por un lado, proporcionando soluciones innovadoras a sus clientes para ayudarles en la transición a una economía baja en carbono y promoviendo una financiación sostenible. Y, por otro, integrando los riesgos sociales y ambientales de manera sistemática en la toma de decisiones.

El compromiso de BBVA con el desarrollo sostenible se refleja en su Compromiso Medioambiental, de alcance global. En línea con éste, en el 2018, BBVA presentó su estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y a los retos derivados del el Acuerdo de París sobre el Clima. Este Compromiso 2025, que ayudará al banco a alinear progresivamente su actividad con el Acuerdo de París y lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles, está basado en tres líneas de actuación:

  1. Financiar: BBVA se compromete a movilizar 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles y ‘agribusiness’, emprendimiento e inclusión financiera.
  2. Gestionar los riesgos ambientales y sociales asociados a la actividad del banco, para minimizar sus potenciales impactos negativos directos e indirectos.
  3. Involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

Tanto el compromiso medioambiental como la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible del Grupo son aprobados por el consejero delegado, con el apoyo del comité de dirección.

Inversión en la comunidad

A través de los programas sociales, BBVA actúa como motor de oportunidades para las personas, busca generar un impacto positivo en sus vidas, y entrega su propósito de poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era a quienes lo tienen más difícil, las personas vulnerables. En 2019, el Grupo BBVA destinó 113,8 millones de euros a
iniciativas sociales, que beneficiaron a 11,5 millones de personas. Esta cifra supone un 2,4% del resultado atribuido.

BBVA canalizó su inversión a través de sus bancos locales y fundaciones corporativas. Contribuimos al desarrollo de las sociedades en las que estamos presentes. Las fundaciones juegan un papel fundamental al canalizar una parte importante de las iniciativas de inversión social del Grupo.

La Fundación BBVA se enfoca en el fomento del conocimiento, la cultura, la difusión de la ciencia y el arte así como el reconocimiento al talento y la innovación. Su actividad se organiza en cinco áreas estratégicas: Medio Ambiente, Biomedicina y Salud, Economía y Sociedad, Ciencias Básicas y Tecnología, y Cultura. En cada una de ellas, diseña, desarrolla y financia proyectos de investigación, individuales o por equipos; facilita la formación avanzada y especializada mediante becas, cursos, seminarios y workshops; concede premios a investigadores y profesionales que hayan contribuido significativamente al avance del conocimiento; y comunica y difunde dicho conocimiento mediante publicaciones y conferencias.

La Fundación Microfinanzas BBVA es una entidad sin ánimo de lucro constituida en el 2007 por BBVA en el marco de su responsabilidad social corporativa para apoyar, con una dotación de 300 millones de dólares y su experiencia de más de 160 años, a personas vulnerables que cuentan con actividades productivas. Su objetivo es crear oportunidades para las personas en vulnerabilidad, ampliando y facilitando el acceso a los servicios financieros. Para ello, utiliza una metodología propia llamada “Finanzas Productivas”, que busca el desarrollo del cliente y ofrece a los emprendedores una atención personalizada. Es decir, proporciona no solo productos y servicios financieros, sino también asesoría y capacitación para la administración y gestión financiera de sus pequeños negocios.

Educación financiera

La educación financiera es una de nuestras prioridades estratégicas establecidas en el Plan de Inversión en la Comunidad. El compromiso de BBVA con la educación financiera tiene como objetivo global impulsar un concepto de educación financiera en sentido amplio a través del Plan Global de Educación Financiera basado en tres líneas de actuación::

    • Educación financiera para la sociedad: impulsar la adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes en todos los países donde BBVA está presente, a través de programas propios y en colaboración con terceros, con el fin de lograr un mayor conocimiento de conceptos financieros y un cambio de comportamiento en la toma de
      decisiones financieras, que permita mejorar la salud financiera de las personas. En 2019, un total de 1,9 millones de niños y jóvenes, adultos y pymes se beneficiaron de las iniciativas locales.
    • Educación financiera en soluciones de cliente: integrar capacidades financieras en la experiencia del cliente. Con el fin de facilitar una toma de decisiones informadas y mejorar su bienestar financiero, en 2019 se integraron contenidos de educación financiera en soluciones de cliente.En 2019, accedieron a los contenidos de educación financiera publicados en bbva.com 20.110 usuarios y acudieron a los eventos celebrados por el Centro para la Educación y Capacidades Financieras 288 personas.En 2019, se destinaron a educación financiera 7,7 millones de euros. El compromiso de BBVA con la educación financiera es a largo plazo, con 89 millones de euros invertidos y 15,5 millones de personas beneficiadas en diferentes programas desde 2008.

Emprendimiento

En 2019, BBVA destinó 9,8 millones de euros a iniciativas de emprendimiento que beneficiaron a 2,2 millones de personas. Entre las iniciativas globales relacionadas con el emprendimiento destacan las siguientes:

    • BBVA Momentum es un programa global que acompaña a emprendedores sociales a crecer y ampliar su impacto. Incluye formación, acompañamiento estratégico, trabajo en red y acceso a la financiación. 167 emprendedores de Colombia, Estados Unidos, México y Turquía participaron en 2019.
    • BBVA Open Talent es una competición de ‘startups fintech’ que tiene como objetivo impulsar soluciones tecnológicas innovadoras y visibilizar proyectos emergentes con capacidad para transformar el sector financiero. En 2019, han participado 770 startups de 95 países, con 290 profesionales implicados.

Conocimiento, educación y cultura

Con relación a las actividades de conocimiento, educación y cultura se invirtieron 77,6 millones de euros que beneficiaron a 7,2 millones de personas en 2019. BBVA contribuye a la difusión del conocimiento a través de BBVA Research, la Fundación BBVA y BBVA Open Mind.

Presentación institucional

Presentación Institucional 4T19 (PDF 2 MB)

Más información aquí

Descargar PDF

Código de conducta

Este Código de Conducta fue aprobado por el Consejo de Administración de BBVA el 28 de mayo de 2015

Descargar PDF

Estrategia Fiscal BBVA

Principios corporativos en materia tributaria y estrategia fiscal” aprobado por el Consejo de Administración de BBVA, S.A. en su reunión del pasado día 1 de julio de 2015.

Descargar PDF

USA Patriot Act

La USA Patriot Act, denominada comúnmente Ley Patriota es una ley estadounidense, como indica su nombre, que se aprobó en 2001 a raíz de los atentados del 11 de septiembre de aquel año y que tiene como principal objetivo ampliar el control del Estado en aras de combatir el terrorismo, mejorando las capacidades de las distintas agencias de seguridad estadounidenses al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia.

Uno de los puntos en los que la USA Patriot combate el terrorismo es en el control de las entidades bancarias: vigilan que no se produzca blanqueo de capitales, lo cual es una forma de financiación de grupos terroristas.

Así, conforme a los requerimientos establecidos por la Ley Norteamericana USA Patriot ACT, todas aquellas entidades bancarias que estén domiciliadas fuera de Estados Unidos y que deseen entablar o mantener relaciones de corresponsalía internacional con una entidad bancaria o un broker/dealer norteamericano, tienen la obligación de aportar cierta información sobre la naturaleza de sus negocios y el grado de supervisión al que está sometido.

Es por ello que BBVA se acoge a la USA Patriot Act.

Descargar PDF

FATCA

Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) es una legislación aprobada por el Internal Revenue Service (IRS) y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, con el fin de promover la transparencia fiscal y reforzar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de ciudadanos o residentes estadounidenses. FATCA requiere que las instituciones financieras de todo el mundo identifiquen a clientes con nacionalidad o residencia fiscal en EEUU que tengan – entre otros – cuentas financieras en el extranjero y reporten anualmente sus posiciones y movimientos a la autoridad fiscal EEUU. Para asegurar el cumplimiento de FATCA, se aplicará un 30% de retención sobre determinados pagos realizados a entidades e individuos que no cumplan con FATCA.

BBVA junto con sus filiales y sucursales, se compromete a colaborar para garantizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales internacionales, proporcionando a sus clientes el máximo estándar de seguridad y confidencialidad. A tal fin, BBVA está implementando los cambios necesarios en las distintas áreas de negocio para asegurar el cumplimiento de la ley FATCA.

Las entidades de BBVA afectadas por dicha normativa han sido registradas en el IRS y aparecerán en el próximo listado oficial de instituciones financieras participantes que publique el IRS.

FATCA exige a las instituciones financieras de todo el mundo que cumplan con una serie de requerimientos:

  • Identificar a cualquier cliente que mantenga una cuenta en BBVA, y que responda a las siguientes Características:
    • Ciudadanos o personas residentes en Estados Unidos.
    • Determinadas entidades legales, mayormente patrimoniales, con propietarios estadounidenses.
    • Titulares de cuentas que no faciliten la documentación identificativa solicitada.
  • Reportar información de los titulares de cuentas mencionados previamente, al IRS o a la autoridad fiscal competente. La información a reportar incluirá:
    • Información personal: nombre, dirección y número de identificación fiscal americano (US TIN).
    • Información de cuentas: número de cuenta, saldos y pagos realizados o cobrados a la cuenta
  • Retener el 30% en determinados pagos de fuente estadounidense (intereses y dividendos principalmente) efectuados a cuentas de titulares que no cumplan con FATCA).

No obstante, se prevé que FATCA no tenga impacto en la mayoría de clientes de BBVA. FATCA entró en vigor el 1 de Julio del 2014. El reporte de información comenzará este 2015.

BBVA no prestará asesoramiento fiscal alguno, por lo que recomendamos a nuestros clientes que en caso de necesitar asesoramiento sobre FATCA, acudan a asesores independientes. BBVA y sus filiales no se responsabilizan de cualquier error, omisión u opinión expresada en este documento. FATCA

BBVA Due Diligence

Conozca más acerca de nuestro marco regulatorio, informes financieros, Gobierno Corporativo y Modelo de integridad Corporativa

Ir a BBVA Due Diligence: Know your customer