Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca móvil 29 feb 2016

Puntos de venta móvil, ¿qué son?

Ante una urgencia doméstica que requiera de la visita de un profesional, no disponer de dinero en efectivo puede ser un problema grave. Es por ello que tener en casa un punto de venta móvil puede sacar de un apuro ante este tipo de situaciones.

Realizar compras en internet en casa ya es parte de la rutina de las personas, ya sea desde un ordenador, tablet o móvil. Utilizar la tarjeta para comprar es posible gracias a las plataformas de e-commerce o comercio electrónico, como BBVA Wallet, un método de pago y solución para todo el mundo. ¿Y fuera del mundo online? ¿Es posible utilizar la tarjeta para pagar en casa? Gracias a los puntos de venta móvil es posible hacer que un ‘smartphone‘ acepte pagos con tarjeta.

En algunos establecimiento solo se puede comprar en efectivo. Si no se lleva la tarjeta encima, lo más probable es que haya que dejar la compra para otro momento. ‘Food trucks, pop-up stores‘ o tiendas fugaces, técnicos que se desplazan a domicilios…  La gente siempre lleva sus tarjetas encima y ellos siempre tienen su móvil. La solución son los puntos de venta móvil.

Se trata de dispositivos portátiles que se vinculan a un teléfono inteligente y funcionan de la misma forma que un TPV o datáfono. La ventaja es que están especialmente indicados para profesionales en constante movimiento, ya que su tamaño suele ser perfecto para ser transportados, sin el esfuerzo que supondría trasladar un terminal de cobro por tarjeta tradicional.

Estos pequeños lectores de tarjetas están conectados vía bluetooth a un smartphone y funcionan a través de apps. No hay tickets físicos, sino que los recibos se envían de forma online. Las opciones de este tipo de servicios son muy variadas y cada sistema incorpora diferencias según sea el dispositivo.

¿Cómo son físicamente?

La imagen que de un datáfono o TPV es muy clara, se ve por todas partes y es fácil saber cómo funcionan. En el caso de los dispositivos móviles, su funcionamiento es tan sencillo como un TPV tradicional pero son mucho más pequeños, los hay de un tamaño más reducido que el cargador de un teléfono móvil.

– Para tarjetas con chip. Smartpay es el punto de venta móvil de BBVA, un sistema sencillo para aceptar cobros por el teléfono. Consiste en una ‘app‘ y un lector de tarjetas tamaño bolsillo que están vinculados mediante el bluetooth de tu móvil. Es completamente digital ya que el recibo se envía por email y en caso de que la tarjeta no disponga de PIN, bastará con validar la operación firmando en la pantalla del teléfono,  La herramienta permite acceder al historial de ventas de un negocio desde el móvil. Una solución pensada para pymes y pequeños negocios.

– Tarjetas con banda magnética. Es el caso de Square, un sistema de pago que funciona en Estados Unidos, Canadá o Japón. Las tarjetas con chip, en las que confirmas una operación mediante tu clave en un datáfono, no están disponibles en América, por lo que el dispositivo de Square lee la información directamente de la banda electromagnética de la tarjeta. Se trata de un pequeño cuadrado que se conecta mediante el puerto para el cargador o auriculares en el caso de los iPhone.

– Pago contactless. Paypal también dispone de un punto de venta móvil, Paypal Here. Disponible en Estados Unidos, Australia y Reino Unido. La novedad del dispositivo portátil de esta compañía es que también permite pagos sin contacto, de forma que se puede pagar de móvil a móvil, por ejemplo.

Las posibilidades de los puntos de venta de pago móvil son muy amplias y, aunque su ventaja es la movilidad, también pueden funcionar como método de pago en cualquier tipo de establecimiento, ¿se cambiarán los datáfonos tradicionales por este tipo de dispositivos?

Otras historias interesantes