Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech Act. 06 nov 2018

La TV por internet aún no está lista para reemplazar al cable

tv-internet-cable-recurso-bbva

Sin embargo, la tendencia a darse de baja de la televisión por cable y consumir contenidos a través de la Red está creciendo en popularidad, y las compañías de cable ya están sintiendo el impacto.

El fundador de Roku, Anthony Wood, dirige una start-up que, junto a empresas como Apple y Microsoft, vende hardware para llevar el video web a las pantallas de televisión en casa. No es de extrañar que su hija de nueve años prefiera ver sus programas favoritos de Disney a su antojo en Netflix, y no tener que navegar por el canal de cable de 24 horas de Disney.

Éste es un ejemplo de cómo los proveedores de servicios tradicionales de televisión están perdiendo su influencia sobre los espectadores de Estados Unidos. Los televisores conectados a internet se están convirtiendo en la norma en las tiendas y en la actualidad representan el 12% en los hogares de los usuarios, según una reciente encuesta realizada por NPD Group. Estos televisores, y dispositivos como Roku, hacen que sea más fácil para los espectadores cortar con sus costosas facturas de cable, y ver en su lugar el contenido proporcionado por empresas como Netflix, Hulu, Apple, Amazon y Google en sus grandes pantallas de televisión.

Sin embargo, Wood no ha cancelado su servicio de TV familiar, así como tampoco lo han hecho la mayoría de sus clientes. De hecho, varios factores pueden hacer que este abandono del cable sea más lento de lo previsto.

Wood citó una serie de estadísticas en la Cumbre Next TV celebrada en San Francisco (EEUU): alrededor del 35% de los tres millones de propietarios de decodificadores Roku, con acceso a 600 aplicaciones de contenidos gratuitos y de pago, acaban reduciendo o cancelando sus paquetes de TV de pago. Sin embargo, el 10% nunca había estado abonado a cable o satélite anteriormente. Y todavía hay más de 100 millones de suscriptores al cable y el satélite en EEUU.

Como sugieren las cifras de Roku, se está prescindiendo del cable, pero hasta ahora ha sido a una escala relativamente pequeña. Por ejemplo, Nielsen informó de que el número de hogares que solo tienen internet de banda ancha y canales de difusión gratuita aumentó en 631.000 en 2011. Mientras tanto, 1,5 millones de hogares cancelaron el servicio de televisión por cable, satélite, o con proveedores de telecomunicaciones ese mismo año.

En otras palabras, la gran ola de migración hacia sus servicios no se ha materializado tan rápidamente como muchas empresas de internet podrían esperar, o tan rápido como las compañías de cable y las redes podrían temer. «Hasta ahora no parece que hayamos llegado al punto de inflexión», señala el presidente de distribución de Fox Networks, Michael Hopkins.

Los contenidos

Una de las razones principales es que la mayoría de las plataformas de internet todavía no proporcionan contenido en directo importante, como noticias y deportes, ni la programación original que atrae a los espectadores (en lugar de reposiciones o contenidos restringidos).

Sin embargo, esta situación está empezando a cambiar y es probable que la tendencia de abandono del cable siga aumentando gradualmente. Netflix está desarrollando su propio contenido exclusivo y original. Por su lado, Microsoft ha pagado recientemente a PBS para grabar un 50% más de contenido de Barrio Sésamo, que después se ha convertido en uno de los primeros ejemplos de TV ‘interactiva’ para la Xbox Kinect.

Y YouTube, propiedad de Google, que cuenta con divisiones de deportes, noticias y entretenimiento al igual que cualquier otra cadena, invirtió hace poco 100 millones de dólares (76 millones de euros) para iniciar la creación de contenido de alta calidad como el de los canales de cable.Hasta el momento los resultados son satisfactorios: 20 canales con un promedio de más de un millón de visitas mensuales y 25 con unos 100.000 ‘suscriptores’, según señala Alex Carloss, jefe de entretenimiento en YouTube.

Los operadores tradicionales de televisión por satélite y cable están, como era de esperar, decididos a conservar sus suscriptores, y en la Cumbre Next TV algunos creyeron que se sentirían presionados por dar a los clientes una mayor libertad de escoger los canales a los que quieran acceder, en vez de tener que pagar por un paquete de grandes dimensiones.

En 2009, por ejemplo, Time Warner y Comcast lanzaron ‘TV Everywhere’, una tecnología de autenticación que permite que los programas estén fácilmente disponibles en cualquier tipo de pantalla para los suscriptores de pago. La televisión en abierto también tiene el objetivo de ofrecer acceso a contenidos en directo en otros dispositivos.

Wood cree que no pasará mucho tiempo antes de que una cadena ‘tradicional’ lance versiones para internet de sus paquetes de cable. «En su mayor parte se trata de obtener acceso al contenido», indica Wood. «Es un negocio que requiere de complicadas negociaciones, de una gran cantidad de dinero y creo que de mucha experiencia». HBO lanzó recientemente un canal para internet, HBO Go, pero sus clientes deben ser abonados de HBO a través de un proveedor de cable.

A medida que más gente transmita contenidos de TV a las pantallas de sus hogares, podrían darse limitaciones de infraestructura. Will Law, arquitecto principal en la división de medios de Akamai Technologies, señala que si hubiera un repentino aumento en la transmisión de TV muy por encima de los niveles actuales «habría un colapso masivo por congestión».

Otras historias interesantes