Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Una presidencia marcada por los principios, las personas y la innovación

Es difícil resumir todo lo que ha acontecido en BBVA desde que Francisco González asumió la presidencia de Argentaria en 1996, que casi cuatro años más tarde dio lugar a BBVA, tras la fusión con BBV. Han sido más 20 años en los que el Grupo ha destacado por su independencia; la firme apuesta por los valores y la banca responsable, y el salto de gigante que ha dado para transformarse en un banco del siglo XXI. En definitiva, una presidencia marcada por los principios, las personas y la innovación. Estos son los hitos de BBVA durante la presidencia de Francisco González.

BBVA ha consolidado un modelo de negocio capaz de anticiparse a los grandes cambios tecnológicos y sociales que se han ido produciendo; un modelo de negocio basado en la orientación al cliente, la diversificación; la asignación óptima de recursos a través de una prudente gestión de los riesgos, y la búsqueda constante de mejoras de productividad y eficiencia a través de la innovación.

Este modelo de negocio ha permitido a BBVA transitar con firmeza los últimos 20 años, incluso en los peores momentos de la crisis financiera internacional que estalló en 2008. BBVA pudo hacer frente a la intensa crisis financiera sin ayudas públicas, sin interrumpir el pago de dividendos y sin reportar pérdidas en ningún año. BBVA ha pagado dividendo cada ejercicio desde 2000 hasta la actualidad; ha mejorado sus ratios de capital y ha superado con holgura los sucesivos test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea.

En estos cuatro lustros, BBVA ha llevado a cabo una intensa expansión internacional y hoy está presente en más de 30 países. Frente a los 16.000 empleados que tenía Argentaria cuando Francisco González accedió a la presidencia, hoy el Grupo tiene más de 126.000 en todo el mundo.

Banca responsable

Desde el comienzo de la presidencia de Francisco González, la responsabilidad social y el gobierno corporativo han sido pilares fundamentales en el día a día de BBVA: desde la adopción en 2002 de un sistema de gobierno corporativo adaptado a los estándares internacionales; pasando por la adopción de una política medioambiental para todo el Grupo (2003), por la creación de la Fundación BBVA (2000) y la Fundación BBVA Microfinanzas (2007), por la firme apuesta por la educación financiera o, ya en 2018, por el lanzamiento del Compromiso 2025, la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible del Grupo.

“Personas son nuestros accionistas, clientes, empleados y todos los que formamos parte de las sociedades en las que BBVA opera”, señalaba el presidente en la Carta a los accionistas del año 2003. Aquel año se renovaba la cultura corporativa del Grupo y se estructuraba en torno a la visión “Trabajamos por un futuro mejor para las personas”.

En 2017, el propósito del banco evolucionaba a un nuevo concepto: “Poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era”. Las personas seguían siendo lo más importante, pero la tecnología, –de la que Francisco González ha sido un abanderado durante toda su etapa en BBVA– se convertía en una herramienta clave para ayudarles en su día a día. “Queremos trasladar a nuestros clientes la revolución tecnológica que estamos viviendo”, afirmaba el presidente en la carta a los accionistas de ese año.

Innovación

La apuesta por la innovación ha marcado definitivamente la presidencia de Francisco González al frente de BBVA. Desde el lanzamiento de Unoe, banca por internet pionera en España, en el año 2000; hasta los primeros préstamos corporativos con ‘blockchain’ en este 2018, BBVA siempre se mantiene a la vanguardia de la banca mundial. Y ha sido gracias a un proceso de transformación profunda que ha afectado al banco en toda su dimensión: tanto en las formas de trabajo, como en la interacción de los clientes con el banco o la relación con el universo ‘fintech’ y las grandes compañías tecnológicas globales.

Quién iba a decir en el año 2000 que casi 20 años después el 50% de los clientes se relacionaría con el banco por la vía digital o que BBVA sería un banco orientado al uso de los datos, cuyos principales competidores cada vez más son gigantes como Google o Amazon.

Otras historias interesantes