Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ocho conceptos para entender el 'working capital'

Las empresas, igual que los particulares, tienen necesidades financieras relacionadas con la administración de liquidez y de capital circulante en el corto plazo. El ‘working capital’ hace referencia a esas soluciones, entre las que se encuentran el ‘factoring’, ‘confirming’, préstamo bilateral, descuento comercial, garantías, ‘leasing’ y ‘renting’.

La liquidez y el capital circulante son la savia en el día de día de las empresas y les permite dar robustez y continuidad a la gestión financiera de las mismas. Veamos con más detalle estos conceptos:

  • Cuenta de crédito: cuenta bancaria con un límite de disponibilidad a crédito. La contraprestación es sólo por los intereses de los importes dispuestos, habitualmente en plazos de seis meses o un año.
  • Descuento comercial: otra fuente de crédito a corto plazo, donde se asegura la liquidez y la financiación de operaciones a corto plazo a cambio del pago de intereses y gastos de gestión. Se asemeja mucho al ‘factoring’, siendo la principal diferencia que se realiza el descuento sobre cualquier medio de pago, no sólo sobre facturas emitidas como el ‘factoring’ (por ejemplo: pagarés).
  • ‘Factoring’: producto de financiación en donde se produce la cesión de créditos comerciales de los clientes (facturas emitidas) a una entidad financiera que se encargará del cobro de los mismo con una contraprestación en forma de intereses y gastos de gestión.
  • Garantías/avales: son productos destinados a asegurar el cumplimiento de las obligaciones adquiridas, y varían dependiendo de cuál sea el activo o las condiciones exactas entre el prestamista y el prestatario.
  • ‘Leasing’: es un servicio de alquiler financiero con opción a compra, como ejemplo equipamiento industrial, vehículos de transporte o bienes de equipo. El propietario es el banco que se lo compra a un proveedor por petición del cliente y al precio pactado entre ellos. Al finalizar el ‘leasing’, tiene la opción de compra por importe de una cuota final.
  • Préstamo bilateral: financiación en donde el prestatario y prestamista acuerdan los derechos y obligaciones que deben cumplir ambas partes.
  • ‘Renting’: es un contrato de alquiler de un bien en el que el arrendador se compromete a ceder dicho bien a cambio de que el arrendatario le pague una cuota periódica. Dicho así el ‘leasing’ y el ‘renting’ es lo mismo pero tienen diferencias; la principal es que no tiene la posibilidad de adquisición del bien al vencimiento, también el ‘renting’ puede ser utilizado por particulares no sólo entre empresas o autónomos. Por último, otra diferencia sería que el ‘renting’ suele tener un precio más elevado que el ‘leasing’.
  • ‘Reverse factoring’ (‘Confirming’): producto para el pago a proveedores, permite a éstos cobrar la factura de forma anticipada a cambio de unos intereses y comisiones de gestión.

Otras historias interesantes