Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 03 oct 2016

Ahorro fiscal de cara al 31 de diciembre

Al realizar la declaración de la renta puedes ahorrar mediante algunas prácticas o inversiones cómo son las aportaciones a tu plan de pensiones o la amortización de la hipoteca.

¿Cómo ajustar las aportaciones al plan de pensiones?

Un plan de pensiones es uno de los productos más comunes del mercado que nos ayuda a prepararnos para nuestra jubilación.  Además, a efectos fiscales, un plan de pensiones es una herramienta que nos permite reducir nuestra cuota fiscal del IRPF a través de la reducción de la base imponible del impuesto.

Todas las aportaciones que hagas a tu plan de pensiones durante el año, hasta la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros o bien hasta el 30% de tus rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas, se deducirán de la base imponible del IRPF. Estos son los dos límites con los que te encuentras a la hora de realizar aportaciones a tu plan de pensiones: límite de aportaciones (8.000 euros), llamado también límite financiero y el límite fiscal– el máximo por el que nos podemos desgravar.

Para entender mejor cómo funciona el proceso, pongamos un ejemplo. Si tu rendimiento neto de trabajo y actividades económicas es de 20.000 euros, y aportas al plan de pensiones 8.000 euros y, solo podrías deducirte un máximo de 6.000 euros (un 30% de 20.000 ya que es menor que 8.000).

Sin embargo, si aportas 8.000 euros y tu rendimiento neto de trabajo y actividades económicas es de 27.000 euros, podrías deducirte un máximo de 8.000 euros ya que es inferior a 8.100 euros (30% de 27.000 euros).

Como la escala del IRPF es progresiva (cuánto mayor es tu renta mayor será tu cuota líquida de IRPF) ese ahorro dependerá del tramo en el que estemos. En general, nos ahorraremos el tipo marginal sobre la cantidad que aportemos, lo que ya es una cantidad significativa. También, como resultado de la reducción de la base imponible, es posible que bajemos un tramo en la escala de tipos, lo que implicaría un ahorro adicional al mejorar el tipo medio.

Supongamos que una persona tiene un rendimiento neto de trabajo y de actividades económicas de 68.000 euros por lo que paga cerca de un 45% de esta cantidad en IRPF, si aporta a su plan de pensiones 8.000 euros puede deducirse un máximo de 8.000 euros lo que rebajaría su base imponible a 60.000 euros. En este caso no solo se ahorraría los impuestos de los 8.000 que ha aportado a su plan de pensiones, sino que además pasaría a un tramo inferior (de 35.200 a 60.000 euros) por lo que tendría que pagar cerca de un 37% de esos 60.000 en IRPF en vez de un 45% (un 8% menos).

Para ver cuál sería tu ahorro en tu situación específica BBVA te permite saber la estimación del ahorro fiscal que podrás obtener con solo insertar la cantidad que piensas aportar y tu tipo máximo de retención del IRPF gracias a su simulador fiscal de aportaciones.

El ahorro fiscal puede ser importante, rebajando nuestra cuota tributaria considerablemente pero recuerda sólo tiene hasta el 31 de diciembre para optar por este tipo de desgravaciones.

¿Cómo amortizar la hipoteca?

Otra opción para reducir el importe a liquidar en el IRPF es mediante la amortización anticipada de la hipoteca. Pagar más de la hipoteca va a permitir sacar el máximo partido a la deducción en el IRPF por compra de vivienda habitual, así como ahorrar en el pago de intereses que acompañan al préstamo hipotecario.

Este `beneficio fiscal´ solo resulta de aplicación para quienes adquirieron su vivienda habitual antes del 1 de enero del 2013 (a no ser que en la comunidad autónoma de residencia exista una deducción específica).

Es decir, para poder deducir por la vivienda en la declaración de la renta, ésta debe de cumplir con las condiciones que Hacienda exige, empezando porque no se trate de tu casa de veraneo, sino la casa en la que vives habitualmente.

Aquellos que cumplan estas condiciones, deberán sumar todas las cuotas mensuales pagadas en concepto de hipoteca, así como del seguro de vida o de hogar para el caso en que se firmaran con ocasión del préstamo y como una condición para lograr la financiación. Del resultante de dicha suma, se podrá desgravar un 15% sobre  una base máxima (que actúa como límite) de 9.040 euros.

En general, la amortización anticipada de la hipoteca puede beneficiar hasta cinco veces más que cualquier otro producto financiero con una rentabilidad del 1, 75% en el caso de los depósitos. Sin embargo, la deducción de la vivienda ofrece un beneficio del 15% sobre el capital que adelantemos, algo difícil con lo que competir.

A esto hay que sumarle el efecto positivo que supone amortizar la hipoteca de manera anticipada: al pagar anticipadamente tardaremos menos en pagar la hipoteca y por consecuente pagaremos menos intereses.

Además, en el caso de un matrimonio, el ahorro fiscal por adelantar la amortización  de la hipoteca puede verse incrementado si se opta por hacer la declaración de la renta de forma individual en lugar de conjunta (cada uno podrá desgravar hasta 1.359 euros siempre que cada uno alcance la aportación máxima), puesto que el límite de 9.040 euros es único, sin poder aplicarse multiplicado por dos en caso de hacerse la declaración conjunta.

Para averiguar cómo variarían tus cuotas en función de las decisiones que tomes, lo mejor es que entres en el simulador de hipotecas del BBVA.

Otras historias interesantes