Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 20 ene 2020

¿Boda en puerta? BBVA Plan es un aliado perfecto

Si quieres tener una boda perfecta, la planeación y el presupuesto son la clave para evitar contraer una gran deuda que nos obligue a estar pagando durante años esta celebración.

Una vez  dado el ‘sí’, es momento de sacar lápiz y papel. La planeación de una boda tiene muchos detalles. La mayoría de los organizadores de bodas concuerdan en que existen cinco aspectos básicos que se deben de tomar en cuenta para asignar en el presupuesto: el número de invitados, el vestuario, el lugar del evento y el banquete, gastos extras e imprevistos y la luna de miel.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los gastos promedio para una boda con 100 invitados son de 110,000 pesos aproximadamente, pero dependerán del tipo de boda que se quiera tener.

Cuando se elabora un presupuesto será más fácil saber con cuánto dinero se cuenta, para no salirse de control al hacer las compras y contrataciones de todo lo que requiere la celebración. Además, hay que considerar que entre más tiempo se tenga para hacer una buena planeación, mejor se podrá ejercer el presupuesto.

Sacarle provecho a todo

En términos generales, se deberá de tomar en cuenta que el mayor porcentaje del presupuesto se destina a lo relacionado con la recepción.

En ocasiones los salones para eventos incluyen muchos servicios que se pueden aprovechar, algunos tienen costos adicionales y otros están en paquetes que pueden ser perfectos para el evento.

Se pueden aprovechar los descuentos y rebajas que en ciertas temporadas ofrecen las tiendas departamentales y especializadas.

Para la luna de miel se pueden encontrar paquetes que tengan todos los servicios incluidos y es muy recomendable viajar en temporada baja, siempre y cuando no represente un riesgo asistir en dichas fechas, como lo puede ser en temporada de huracanes en playas, o nevadas intensas en destinos de montaña, entre otros.

Omitir lo que no es necesario

Por fortuna, cada pareja elige cómo quiere celebrar su unión y le imprime su sello personal a la celebración, por lo que siempre podrán haber cosas demasiado tradicionales que se pueden omitir y ocupar el dinero para otras.

BBVA Plan, aliado para el ahorro

Con base en el presupuesto que se tenga y de acuerdo con el porcentaje asignado a cada concepto, se deberá planear cómo ahorrar para cubrirlos y no sobregirarse al querer asumir el costo de una boda que no se ajuste a lo que se pueda pagar.

Un aliado para tener la boda planeada es BBVA Plan, una app de BBVA que se puede descargar desde cualquier ‘smartphone’, y con la que ahorrar es fácil y no representa un dolor de cabeza. Solo se deben definir las reglas para comenzar, ya sea eligiendo un porcentaje de las compras realizadas con tarjeta de crédito o débito o ambas, el redondeo, hacerlo automáticamente en un periodo determinado (quincenal o mensual) o de manera espontánea. Con esto es posible lograr las metas de ahorro que se propongan y disponer de él cuando sea conveniente.

Otras historias interesantes