Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Accionistas 18 dic 2020

¿Qué es la recompra de acciones?

La recompra de acciones es una de las vías que tienen las empresas para retribuir a los accionistas. Consiste en comprar un paquete de acciones propias, normalmente en mercado abierto, y amortizarlas (eliminarlas) con el objetivo de elevar el precio de las restantes.

BBVA ha anunciado la venta de su filial en Estados Unidos a la financiera PNC por 11.600 millones de dólares en efectivo (9.700 millones de euros a un tipo de cambio de 1,2 dólares por euro), un precio muy atractivo que representa 19,7 veces el resultado obtenido por la unidad en 2019. La operación tendrá un impacto positivo en el ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ de BBVA de cerca de 300 puntos básicos, equivalente a 8.500 millones de euros de generación de CET1. Cuando se cierre la operación, el banco tendrá cerca de 600 puntos básicos de exceso sobre el requerimiento de capital, el mayor de Europa. Existen múltiples opciones para usar ese exceso de capital; el objetivo en todo caso es crear valor para el accionista. Una opción atractiva a los precios actuales es una recompra relevante de acciones.¹

¿En qué consiste la recompra de acciones?

La recompra de acciones o ‘share buyback’, en inglés, es la acción por la cual una empresa compra acciones propias y las amortiza o elimina. Al haber menos acciones de la empresa en circulación, aumenta la participación de cada accionista en la misma.

Por ejemplo, si una empresa tiene 100 acciones en circulación y un accionista tiene 20 acciones, su participación en la misma es del 20% (20/100 = 20%). Si la empresa recompra 20 acciones y las amortiza, quedarán 80 acciones en circulación. La participación del accionista pasará a ser del 25% de la compañía (20/80 = 25%).

¿Qué ventajas tiene para el accionista?

La ventaja principal que tiene es que eleva el precio de la acción. Al haber menos acciones, si la empresa vale lo mismo, cada acción será más cara. Por ejemplo, si una empresa tiene un valor de mercado de 10.000 euros y tiene 100 acciones en circulación, cada acción tendrá un precio de 100 euros. Si se recompran 20 acciones y se amortizan, quedarán 80 acciones con un precio de 125 euros cada una, un 25% más caras.

Además, la recompra de acciones supone un aumento del beneficio por acción (BPA).

Por ejemplo, si una empresa tiene un beneficio de 1.000 euros y 100 acciones emitidas, el BPA será de 10 euros (1.000 euros / 100 acciones). Si la compañía recompra 20 acciones y las amortiza, el BPA aumenta a 12,5 euros (1.000 euros / 80 acciones). Es decir, que el accionista tiene derecho a una participación mayor en los beneficios de la empresa, lo que supone un estímulo para el precio de la acción, si las perspectivas de beneficio futuro son positivas.

¿Cuál es su implicación fiscal?

Una de las ventajas de la recompra de acciones es que no tiene implicaciones fiscales para el accionista, salvo que opte por vender las acciones, en cuyo caso tributará si obtiene plusvalía entre la compra y la venta de los títulos. Es una ventaja comparativa con el dividendo, que tributa como renta del ahorro en el IRPF.

Otra diferencia entre ambas remuneraciones es que mientras que el dividendo constituye un reparto de beneficios pasados, una recompra de acciones se materializa a través del alza en bolsa de la acción en previsión de beneficios futuros.

¿Por qué es una opción atractiva para BBVA a los precios actuales?

Actualmente el valor en libros (o valor contable) por acción de BBVA es 6,5 euros (podemos entender que es el valor de los recursos propios por acción). Por su parte, la acción de BBVA cotiza a niveles cercanos a 4 euros, eso implica que el valor en bolsa de la entidad es menor que el valor contable. Por eso, toda recompra de acciones que se produzca a un precio inferior a este valor en libros supone una aportación de valor al accionista: se está comprando un activo a un precio inferior a lo que vale en su balance.

¿Cuánto se tarda en hacer una operación de recompra de acciones?

La extensión de los programas de recompra de acciones depende del importe de acciones que pueden ser adquiridas, es decir, del tamaño del programa. Como criterio general  se pueden extender hasta un año o más, con el fin de ganar mayor flexibilidad y ajustarse  a las regulaciones existentes.

¹Cualquier potencial recompra se produciría nunca antes del cierre de la transacción, estimado a mediados de 2021. Cualquier propuesta de recompra: (i) tendría en consideración los precios de la acción, entre otros factores, y (ii) requeriría aprobación por parte de los Accionistas y el Supervisor.

Otras historias interesantes