Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad social 12 feb 2018

Qué son las bases de cotización de la Seguridad Social

La base de cotización es la remuneración mensual bruta, incluyendo las pagas extra prorrateadas, de un trabajador. Todos los años la ley establece unos topes máximos y mínimos para las bases de cotización de las diferentes categorías profesionales, y sobre ellas se establece cuánto deben aportar al mes en nombre del trabajador, la empresa y el propio trabajador a la Seguridad Social. Esto sucede en el caso de los trabajadores por cuenta ajena del Régimen General.

Planes de Pensiones BBVA ¿Te interesan?

A parte del ya mencionado Régimen General, la seguridad social contempla cinco grupos que engloban a los trabajadores autónomos, trabajadores del hogar, del campo y del mar, los cuales tienen conceptos de bases de cotización diferentes. Las aportaciones mensuales a la Seguridad Social se conocen como cotizaciones, y con ellas se financian prestaciones como la de desempleo, la jubilación contributiva y las bajas temporales.

La empresa es la encargada de ingresar las cotizaciones en la Seguridad Social, tanto las del trabajador como las que como empleador hace en nombre el mismo. Al trabajador se le retiene un porcentaje del 4,7% de su salario bruto mensual. Pongamos por ejemplo un trabajador cuya base de cotización mensual asciende 2.000 euros. La cotización de la empresa en nombre del trabajador ascenderá a 472 euros, mientras que el trabajador cotizará por 94 euros mensuales.

La obligación de cotizar comienza desde el inicio de la actividad laboral con la solicitud de alta del trabajador en el sistema. Este deber se prolonga durante todo el periodo en el que el trabajador desarrolle su actividad, manteniéndose en los supuestos establecidos en las normas reguladores de cada régimen como bajas tanto temporales como por paternidad, cumplimientos de deberes de carácter público o desempleo contributivo entre otros.

Este deber se extingue con el cese de la actividad laboral siempre que el trabajador comunique la baja en el plazo establecido. De no ser así, seguirá cotizando hasta que la Tesorería General de la Seguridad Social reconozca dicho cese de empleo. Cada año el Gobierno realiza un reajuste de los tipos de cotización de las diferentes categorías profesionales, estableciendo cuánto tiene que aportar cada empresa en nombre el trabajador en el caso del Régimen General.

La base de cotización es importante para el trabajador ya que en función de ella se reciben las prestaciones del Sistema de Seguridad Social. Cuanto mayores sean las cotizaciones mayores serán las ayudas en caso de desempleo, jubilación o incapacidad temporal.

Planes de Pensiones BBVA ¿Te interesan?

Otras historias interesantes