Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA world 10 nov 2016

20 años de la magia de Riquelme en Boca Juniors

Un 10 de noviembre, pero de 1996, debutaba con la camiseta de Boca Juniors Juan Román Riquelme. Puro talento y magia para un volante forjado en Argentinos Juniors que triunfó con la camiseta xeneize convirtiéndose en todo un ídolo en la Bombonera.

Día especial para Boca y toda su afición. Un día 10 para un jugador 10. Hace 20 años, de la mano de Bilardo, debutó con la elástica xeneize uno de esos jugadores que ha marcado una época. Con 18 años en su DNI, Juan Román Riquelme comenzaba a forjar su leyenda y se ganaba los primeros aplausos de la Bombonera en la victoria (2-0) de Boca Juniors sobre Unión de Santa Fe.

En aquel entonces portaba el ‘8’ a sus espaldas. “La verdad es que es un sueño impresionante”, declaraba un emocionado Riquelme tras deleitar a la hinchada con sus primeros regates y pases de fantasía. Un jugador distinto, querido y odiado a partes iguales por la afición de Boca.

La mejor versión de Román llegó de la mano de Carlos Bianchi. Con él, Boca logró romper una racha de seis años sin títulos y el ya ’10’ xeineize ofrecería su mejor versión. El Virrey, apodo del técnico de Boca, otorgó el timón del equipo a Riquelme cuando solamente tenía 20 años.

Los números le dieron la razón: el equipo azul y oro consiguió, sin perder, el Torneo Apertura 1998. Un título que rompía la sequía y abría el camino a futuros éxitos. Repitió corona en el Clausura 1999, lo que le dio derecho a jugar la Copa Libertadores del año 2000, que venció tras superar al Palmeiras por penaltis.

Exhibición mundial ante el Real Madrid en la Intercontinental

Japón esperaba al flamante campeón de la Libertadores. Un choque ante el reciente campeón de Europa, el Real Madrid. Riquelme dirigió con maestría y Palermo marcó un doblete (2-1) que dio la gloria a los xeneize colocando a Boca en el panorama mundial.

Abandonó Buenos Aires, no sin antes ganar una nueva Copa Libertadores. Un equipo español volvía a cruzarse en su camino, aunque esta vez para vestir sus colores. El Barcelona se hacía con sus servicios aunque Riquelme nunca encontró su acomodo en la Ciudad Condal. El club azulgrana decidió cederle al Villarreal. Allí ganó la Copa Intertoto 2004 y llevó al Submarino al tercer puesto en la competición española. Además, fue elegido como ‘Mejor Extranjero’.

Un penalti fallado como ‘lunar’

Célebre fue su fallo ante el Arsenal en las semifinales de Champions. Un hecho que no hace justicia a su gran trayectoria en España. Pero, la tierra siempre tira y en 2007 se volvió a reencontrar con Boca. Y fue llegar y besar el santo logrando la Copa Libertadores 2007. Además, siendo clave. Marcó dos en la ida con Gremio en Brasil y se despidió de Boca con otro título bajo el brazo.

Volvió de nuevo a España pero en el Villarreal ya no tenía sitio. Volver a Boca siempre era su opción prioritaria y así se dio en 2008. Regresaba de nuevo a casa para cumplir aquello de ‘retorno de Román, título de Boca’. El Xeneize ganó la Recopa Sudamericana y el Torneo Apertura 2008.

Tras tres años sin títulos, y bastante discutido por un bajón de rendimiento, volvió a saborear la gloria en 2011 con otro Apertura. Un trofeo que sería el último en su palmarés con Boca. La derrota en la final de la Libertadores 2012 precipitó su salida y, tras otro breve regreso a Boca, acabó en el club en el que se formó. Allí ayudó al ascenso de su equipo a Primera y anunció su retirada definitiva el 26 de enero de 2015.

Todavía recordado en las gradas de La Bombonera, muchos hinchas todavía recuerdan con nostalgía al ’10’ de Boca e incluso le piden que vuelva. Un amor eterno a un jugador distinto, que puso en pie a la grada y acumuló amores y odios por partes iguales.

Foto cabecera: Europa Press

Otras historias interesantes