Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Transporte 24 abr 2017

El Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas cumple 86 años

Los más de 1.000 millones de pasajeros a sus espaldas le han convertido en uno de los principales aeropuertos del mundo por tráfico de pasajeros y aeronaves. Un 22 de abril de hace 86 años, el entonces llamado ‘Aeropuerto Nacional de Madrid’ se abría al tráfico aéreo con una sola terminal y una pista cubierta de césped. Ahora, cerca de 80 compañías utilizan sus instalaciones para volar regularmente a más de 170 destinos de todos los continentes, dando servicio a más de 45 millones de viajeros cada año.

El 22 de Abril de 1931 quedaba abierto al tráfico aéreo nacional e internacional el ‘Aeropuerto Nacional de Madrid’, construido con el objetivo de sustituir a los cercanos aeródromos militares de Alcalá, Carabanchel y Getafe.

Tras competir en concurso público con tres proyectos en otras ubicaciones, un páramo deshabitado de unos 3.000 kilómetros cuadrados junto a Barajas, al noreste de la capital, fue finalmente la zona elegida para el gran aeropuerto. Los terrenos, libres de obstáculos y elegidos tomando en cuenta su buena comunicación por carretera con el centro de la capital, se compraron entonces por un valor de 730.000 pesetas.

El 30 de abril de 1931, cientos de madrileños son testigos del primer aterrizaje. Barajas recibe un avión procedente de Getafe (situado a unos 30 kilómetros de distancia) y pilotado por el entonces jefe superior de Aeronáutica, el comandante Ramón Franco Bahamonde, que inaugura oficialmente el aeropuerto. Sin embargo, aunque 1931 fue el año oficial de su nacimiento, no sería hasta dos años después cuando comenzaran los primeros vuelos comerciales de la mano de la LAPE –compañía que más tarde se convertiría en Iberia– cuyas primeras líneas tendrían por destino Barcelona y Sevilla.

Evolución imparable

Por ese entonces, el aeropuerto contaba con una sola terminal, y el campo de vuelos era de terreno natural (sin pavimento), marcado por un gran círculo blanco con el nombre de Madrid para guiar a los pilotos.  Las infraestructuras se quedaban atrás ante el creciente número de viajeros y en 1944 llega la primera reforma: se construye una pista pavimentada de 1.400 metros de longitud.

A partir de los 50, el crecimiento se acelera. Con medio millón de pasajeros anuales y un total de cinco pistas, el aeropuerto es ya en esta década uno de los más importantes de Europa. En 1965 es rebautizado como Aeropuerto de Madrid-Barajas, mientras que el tráfico aéreo sigue aumentando y llega a superar los cuatro millones de pasajeros anuales en 1971, cuando se construye la Terminal 1.

Con la entrada del nuevo milenio se impulsa el llamado Plan Barajas, que amplía el aeropuerto hasta aumentar su capacidad a los 70 millones de pasajeros al año, culminando en 2006 con la puesta en marcha de la actual T4. En 2014, en memoria del primer presidente de la democracia, su nombre vuelve a cambiar, en este caso al actual: Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Aeropuerto de récords

  • Actualmente, es el aeropuerto español que registra mayor tráfico de pasajeros, según los datos de la red de aeropuertos Aena, superando en 2016 los 50 millones de pasajeros.
  • Además, a nivel europeo ocupa la quinta posición gracias a estas cifras.
  • En cuanto al ranking mundial de aeropuertos por tráfico de pasajeros internacionales se sitúa en el puesto número 15, según datos de la Asociación Internacional de Aeropuertos (ACI), por encima de aeródromos de ciudades como Roma, Shangai o incluso el  JFK de Nueva York, al que supera por casi 4 millones de pasajeros.
  • Con sus 940.000 metros cuadrados, Adolfo Suárez Madrid-Barajas se trata del aeropuerto con mayor superficie en terminales de pasajeros del mundo.
  • La terminal T4, inaugurada en 2006, se alzó con dos importantes premios arquitectónicos: el Stirling del Real Instituto de Arquitectos Británicos y el Internacional RIBA European Awards 2006.

Otras historias interesantes