Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Qué es y para qué sirve el 'leasing'

Firma legal economía finanzas contrato empleo BBVA recurso

Para toda persona que emprende o tiene un negocio, es importante poder transformar un gasto en una inversión. El 'leasing' es un mecanismo de financiamiento que le permite al tomador concretar la compra del bien una vez finalizado el contrato de alquiler.

El 'leasing' es un instrumento de financiación de bienes de capital mediante el cual una entidad financiera transfiere a un tomador o cliente la tenencia de un bien a cambio del pago de un canon. En otras palabras, el banco adquiere un bien en función de las necesidades del cliente y, con un pago periódico mediante, le transfiere su uso.

Esta descripción es similar a la de un contrato de alquiler, pero con una pequeña gran diferencia: su carácter de instrumento financiero. Es que, al finalizar la operación, el tomador tiene la posibilidad de comprar el bien que ha estado utilizando a un precio previamente pactado en el contrato, o sea, antes del pago de la primera cuota.

El principal beneficio, entonces, es que posibilita transformar un gasto en una inversión. Si al final del último pago el cliente decide comprar el bien, el “alquiler” habrá sido en realidad un mecanismo de financiamiento.

¿Qué bienes pueden ser objeto de un leasing?

En el caso de BBVA en Argentina, las opciones son muchas: automóviles, ‘pick ups’, camiones, autoelevadores, motos, pero también maquinaria vial y agrícola. Otra posibilidad es acceder a equipos de computación e incluso equipos industriales.

En una economía marcada por la inflación, quienes optan por este tipo de herramienta y utilizan la opción de compra tienen en cuenta, entre otras cosas, la ventaja que representa tener un precio pactado por contrato con meses de anticipación.

Las ventajas de un leasing en BBVA

Para aquellas empresas que estén buscando hacerse de bienes de capital, BBVA en Argentina ofrece un ‘leasing’ que financia el 100% del bien, incluido el IVA. Esto quiere decir que tendrán la posibilidad de pagar el impuesto de manera diferida a lo largo de los cánones, permitiendo de este modo un mejor manejo del crédito fiscal.

Otra gran ventaja es que los pagos periódicos, que pueden ser abonados con los mismos fondos que genera la explotación del bien, son contabilizados como gastos. Así, reducen el valor del impuesto a las ganancias en mayor medida que la amortización (amortización acelerada). Además, es importante señalar que no requiere de anticipos, lo que permite mejorar el ‘cash flow’ de la empresa.

Para obtener un ‘leasing’ en BBVA es necesario acercarse a la sucursal más cercana, donde un ejecutivo de cuenta realizará una simulación en base al presupuesto del bien a financiar. Desde allí mismo se gestionará la aprobación crediticia para iniciar la firma y operación del contrato.