Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis y opinión 02 jul 2018

Así escuchan los mercados financieros...

En países que cuentan con esquemas de metas de inflación como Chile, la comunicación es un elemento esencial para la efectividad de la política monetaria. En efecto, si el Banco Central es transparente y creíble, consigue alinear de mejor forma el valor de los activos financieros a su visión respecto de la trayectoria de la tasa de referencia de política monetaria, lo que resulta clave para el cumplimiento del objetivo de inflación.

En el estudio Analyzing the impact of monetary policy on financialmarkets in Chile, recientemente publicado en coautoría con Alicia Garcia-Herrero y Eric Girardin, evaluamos empíricamente si las tasas de interés de corto plazo en Chile reaccionaban a cambios en la política monetaria y a su comunicación. El aporte del trabajo a la literatura existente en esta materia consistió, en primer lugar, en construir un índice de comunicación de la política monetaria a partir de los reportes escritos publicados por el Banco Central durante los años 2005 a 2014. En segundo lugar, en evaluar si la comunicación de la política monetaria impactó a los mercados financieros de forma transitoria o permanente y, tercero, en separar el análisis entre el período previo y posterior a la crisis internacional de 2007-2009.

Para efectos de evaluar el impacto de la comunicación de la política monetaria en los mercados financieros, el estudio se centró en el mercado de tasas swaps a plazos de 180 y 360 días, los que por su mayor liquidez representan adecuadamente las expectativas del mercado sobre la política monetaria en el corto plazo.

“Si bien la volatilidad de las tasas de interés de corto plazo cambia después de que el Banco Central publica una pieza de información, el efecto ha tendido a ser transitorio.

Las estimaciones mostraron que en el período posterior a la crisis financiera internacional, el mercado de tasas swap ha reaccionado menos que en el período pre crisis a la comunicación del Banco Central, tanto en términos de su media, como en términos de volatilidad. Si bien la volatilidad de las tasas de interés de corto plazo cambia después de que el Banco Central publica una pieza de información, el efecto ha tendido a ser transitorio en lugar de permanente y no es estadísticamente significativo en el período post-crisis. Estas conclusiones difieren de la evidencia disponible para países desarrollados, donde la comunicación de la política monetaria se ha vuelto fundamental para guiar las expectativas en un contexto de tasas de interés en mínimos históricos.

Posibles explicaciones para los resultados obtenidos abarcan desde un cambio de la comunicación de la política monetaria, hasta mejoras en la forma en que los participantes del mercado interpretan la situación económica y sus implicancias sobre la política monetaria, lo que les permitiría anticiparse a los cambios en la comunicación. Así, cuando se revela una nueva pieza de información de política monetaria, esta no generaría cambios significativos en las tasas de interés de corto plazo, pues el mercado habría sido capaz de anticiparse de forma correcta en la mayoría de los casos.

Otras historias interesantes