Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro Act. 28 may 2018

Cómo podemos ayudar a nuestros mayores a gestionar sus finanzas

Te enseñamos algunos trucos y sugerencias para que puedas ayudar a las personas más mayores a tener controladas y bien gestionadas sus finanzas.

Quizá domines el Excel como nadie o, simplemente, te baste una hoja de cálculo para controlar lo que ingresas, lo que ahorras y lo que gastas. Es posible que tengas en tus dispositivos móviles aplicaciones y herramientas que te permitan tener un control total de tus finanzas. Pero, reconozcámoslo: las generaciones más maduras quizá no sepan (ni quieran) utilizar programas que se les antojan complicados para llevar su dinero al día.

Pero no está todo perdido.

Del papel a lo electrónico

Tanto si tus mayores son de los que siguen yendo al banco a actualizar su cartilla como si prefieren llevarlo todo anotado y guardado en un cuaderno y/o archivador de papel, puedes ayudarles a tener todas sus cuentas en regla y perfectamente controladas.

Por ejemplo, una primera y buena medida será que te autorice (si no lo estás ya) en sus cuentas. Eso te permitirá poder acceder a sus cuentas a través de Internet y comprobar que todos los pagos están correctamente domiciliados, qué comisiones se cobran y por qué conceptos o detectar posibles movimientos sospechosos.

Cómo evitar robos e impagos

Sobre todo si no son unos usuarios avanzados de Internet, quizá es bueno alertarles de que no deben proporcionar nunca sus claves de identificación y acceso. El phishing (técnica de suplantación de apariencia e identidad que utilizan muchos ladrones, simulando ser un banco para engañar a los usuarios y conseguir sus credenciales bancarias) es una de las principales amenazas de Internet. Dado que los amigos de lo ajeno no sienten compasión y suelen buscar las víctimas más fáciles para lograr sus objetivos, quizá debamos asesorar a los mayores para que deleguen en nosotros el control online de sus cuentas bancarias para evitar males mayores.

Se trata no sólo de evitar que sufran algún tipo de ataque, sino también de prevenir males mayores. Por ejemplo, para que no se les olvide realizar determinados pagos, sobre todo si no están domiciliados. Si no se abonan, corremos el riesgo de ser considerados unos morosos y sufrir sus consecuencias (corte en el suministro de determinados servicios básicos o entrar en una lista de deudores).

Al mismo tiempo, puede ser que esta persona esté pagando religiosamente todos los meses por un servicio que, en realidad, no está disfrutando. Por ello, es recomendable también revisar todos los pagos con el fin de verificar su utilidad.

Además, la mayoría de los bancos online te permiten descargar todos estos movimientos en una hoja de cálculo, por lo que podrás ayudarle a ver y controlar mejor en qué gasta su dinero.

Un poco de organización

Así pues, quizá el objetivo principal sea tener todo un poco más y mejor organizado. Habría que tomar nota del lugar donde se encuentren los documentos personales esenciales: certificados de nacimiento y matrimonio, tarjetas de Seguro Social, de vida, salud y cualquier tipo de seguro.

Si se posee una caja fuerte o se alquila una caja de seguridad, convendría saber dónde se encuentran y la combinación de llaves.

Además, con toda la información recopilada deberíamos hacer una lista de los ingresos y gastos (pensiones, coche o hipoteca, pagos de tarjetas de crédito, facturas de servicios públicos y otros gastos personales). También deberemos hacer un inventario de todas las cuentas corrientes, de inversión, certificados de depósito y de acciones y bonos de información y cualquier otra información financiera que sea relevante.

Mayor rentabilidad

Es probable también que las personas más mayores acumulen el dinero en una cuenta corriente que apenas les da rentabilidad. Dado que es probable que su nivel de gasto sea más o menos constante, quizá deberíamos asesorarles para invertir en determinados productos con los que podría tener su dinero más o menos disponible pero, al mismo tiempo, obteniendo unas plusvalías algo superiores a los de la cuenta corriente.

Aunque los expertos financieros pueden ofrecer más información detallada sobre los productos existentes, quizá las inversiones más seguras sean las más adecuadas para este tipo de usuarios. La seguridad y el poder acceder al dinero suelen ser las dos variables más demandadas y más aconsejadas a determinadas edades.

mayo