Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Pymes 13 ago 2019

Sólo un 20% de las pymes españolas venden por internet

Comprar sin salir de casa, con un solo ‘clic’, y recibir tus compras en el portal al día siguiente, ha pasado a ser en pocos años algo muy habitual entre los españoles. Empresas como Amazon han abierto un camino que ya no tiene vuelta atrás, así la relevancia del comercio electrónico en España ha crecido de forma exponencial. Frente a esto, es revelador que tan sólo un 20% de las pymes españolas tienen a disposición de los internautas sus productos.

El informe ‘Situación Consumo‘ de BBVA Research, correspondiente al segundo semestre de 2018, evidencia la importancia creciente de las compras por internet en la cesta de consumo de los hogares españoles. Lo hace a partir de los datos de transacciones con tarjeta por internet efectuadas por una base común de clientes del propio banco entre enero de 2015 y diciembre de 2018.

El informe detalla que el gasto ‘online’ ha pasado de representar en torno al 11% del volumen de compras con tarjeta a comienzos de 2015, al 19% a finales del pasado año. En este aspecto, se detalla que la participación del comercio electrónico en la facturación de las empresas españolas también ha aumentado, pero menos debido a que una proporción creciente de la demanda ‘online’ de los hogares españoles está siendo satisfecha por empresas que operan desde el extranjero. El volumen de compras ‘online’ por clientes de BBVA a empresas extranjeras aumentó un 160% desde 2015, mientras que a empresas radicadas en España tan sólo se duplicó.

Ello muestra la gran oportunidad de crecimiento que tienen las empresas españolas en este ámbito y especialmente las pymes. Según el INE, sólo un 20% de las pequeñas y medianas empresas venden por internet.

En este sentido, BBVA Research da otro dato, sólo el 5% de las empresas de menos de 10 empleados permiten hacer pedidos o reservas ‘online’, en la caso de las empresas de más de 10 empleados la cifra es del 94%.

Digitalización de las pymes en España, el miedo a lo desconocido

Un estudio realizado por el el área de e-commerce de BBVA, sobre la digitalización de la pymes en España, refleja que la digitalización, a nivel general, despierta interés en el mundo de las pymes, sin embargo muchas de ellas necesitan un impulso para afrontar este proceso porque carecen de conocimientos y recursos suficientes.

Entrar en el mundo ‘online’ ofrece grandes ventajas a las pequeñas empresas, como la posibilidad de llegar a más clientes y diferenciarse con un posicionamiento de empresa innovadora, también permite mejorar y agilizar procesos, conseguir más ventas y responder a la demanda de una sociedad cada vez más digital.

Sin embargo, para ellas es  un mundo poco conocido y muy técnico para el que les falta formación e información. Replantear el modelo de negocio, salir de la zona de confort y asumir un posible crecimiento para el que no siempre  están preparadas, son algunos de los retos a los que se enfrentan. No seguir el camino adecuado les puede conducir a errores como competir solo en precio, hecho que sucede a menudo y que puede generar una gran pérdida de valor para la pyme.

El estudio refleja también que un factor determinante en la entrada de una pyme en el comercio electrónico es el tipo de negocio que desarrolla, siendo más natural  si se dedica a la venta directa al consumidor de que si, por el contrario, se dedica a la venta a otras empresas. En ambos casos, tener una buena estrategia de digitalización es una oportunidad para crecer y generar nuevas líneas de negocio o eficientar las existentes.

Siete formas de digitalizarse, de menos a más

Según este estudio, siete son las herramientas más utilizadas por las pymes españolas para digitalizarse. Como métodos menos efectivos están la compra de webs ya hechas sin demasiado posibilidad de personalizar o el ‘Do it your self’ o háztelo tú mismo, con el que las pymes entran en este mundo buscando tutoriales y autoformándose. Estos métodos  requieren de bajo presupuesto pero la mayoría de veces se quedan en un estadio muy inicial.

Otra forma muy utilizada que puede tener ventajas al inicio, pero que se queda a medio camino, es usar la ayuda de un conocido o amigo informático y que colabora cuando tiene tiempo. En estos casos, se detecta que suelen generar una web correcta pero que hay una falta de seguimiento que impide dar buenos resultados a largo plazo.

Por último, las dos mejores formas de posicionar la empresa en el mundo digital con un servicio de calidad, actualizado y cercano al de los comercios nativos digitales, son la contratación de empresas especialistas conocedoras de las últimas tecnologías o incorporar personal especialista en plantilla. La ventaja principal que comparten es que pueden dar un seguimiento y mantenimiento exclusivo del canal ‘online’. Todo ello requiere, además de una inversión considerable, de una estrategia adecuada que permita a la pyme crecer y mejorar sus resultados. Un proceso necesario que las pequeñas empresas tienen que afrontar para poder competir en un mundo cada vez más global.

Otras historias interesantes