Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA world 11 ene 2017

Garbiñe busca suceder a Kerber en Australia, primer grande de 2017

Ya no es casualidad que se considere a Garbiñe Muguruza como firme favorita para Australia. 2015 sirvió para hacerse hueco entre las mejores con la final de Wimbledon, 2016 supuso la confirmación con la victoria en Roland Garros y el número dos, mientras que para este 2017 el reto pasa por mantener ese alto nivel en un circuito WTA exigente e igualado.

El primer test importante de la temporada llega en las pistas de Melbourne Park. Desde el 16 al 29 de enero, el cemento rápido australiano acogerá a las mejores jugadoras del planeta tenis que lucharán en un evento bastante abierto y de difícil pronóstico.

Angelique Kerber vuelve al escenario en el que puso la primera piedra de un 2016 para el recuerdo. Destronó a una Serena Williams que tendrá que volver a demostrar sus ganas de seguir cosechando éxitos en una cita importante. La primera en los albores de un 2017 llamado a ser un año de una pelea intensa entre las candidatas a asaltar el trono ahora en poder de la alemana.

La lista de postulantes al título australiano es extensa y centrarnos en pocos nombres sería erróneo. A bote pronto, y contando con las antes citadas Kerber y Williams, Garbiñe Muguruza, Aga Radwanska, Simona Halep, Dominika Cibulkova, Karolina Pliskova o Madison Keys estarán entre la terna de posibles campeonas tras la final del día 28.

¿Y cómo llega Garbiñe a Australia? La española acude al primer Grand Slam de la temporada tras una preparación intensa y un torneo de Brisbane en el que tuvo que abandonar por problemas físicos. Eso fue en semifinales ante la francesa Alize Cornet. Antes, la española demostró buenos síntomas mentales y de juego tras superar partidos que fueron auténticos maratones.

Precisamente ese factor físico puede jugar un papel destacado en el único torneo que cuenta con una regla de calor extremo. Una regla que se activa cuando se superan los 35 grados, aunque si un partido ya está en juego se debe terminar. Los siguientes no comenzaran hasta que la temperatura descienda a esa cifra. En los ya en juego, se toman medidas como alargar los descansos y los tenistas buscan en el hielo un aliado refrigerante para soportar el calor extremo.

Garbine-Muguruza-Schmiedlova-Australia-EFE

Imagen de Garbiñe refrescándose durante un partido ante Schmiedlova en Australia | Foto: EFE

Hay que recordar que en el hemisferio sur se vive una época de altas temperaturas, en muchas ocasiones por encima de los 30 grados. En 2014 los termómetros se dispararon hasta los 46 grados durante siete días seguidos. Hecho que hace aún más intensos los esfuerzos físicos a las participantes.

Cuestiones físicas y atmosféricas aparte, la capacidad de reacción de Garbiñe y sus momentos de solidez deben ser las líneas maestras a seguir para intentar mejorar la tercera ronda lograda la temporada pasada. Entonces, la checha Barbora Strycova obligaba a la caraqueña a una despedida prematura. Un techo el año pasado en Australia que se quedó corto viendo los méritos de Garbiñe en el resto de temporada.

Por todo ello se trata de una fecha en rojo para la española cuya mejor actuación se remonta a los años 2014 y 2015 cuando alcanzó los octavos de final. Radwanska y Serena, respectivamente, apearon a una Muguruza que busca quitarse esa espinita de un torneo que este año celebra su 105ª edición.

Partido entre Garbiñe Muguruza y Barbora Strycova

Garbiñe, durante su paso por Australia en 2016 | Foto: EFE

Serena buscará acercarse a Margaret Smith

Margaret Smith, con sus once entorchados —siete de ellos de forma consecutiva entre 1960 y 1967—, es la reina de este Open de Australia. Lejos quedan los seis triunfos de Nancye Wynne o Serena Williams. La ex número uno aspira a un séptimo que le devuelva sensaciones tras un curso anterior en el que perdió la primera posición.

Un Grand Slam que tuvo en 1922 a Margaret Molesworth como primera campeona. Australia solo ha dejado de ver tenis por la Segunda Guerra Mundial (1941-45) y en 1986, por cambio de fecha —hasta entonces se jugaba en diciembre y en ese año fue trasladado a enero del año siguiente.

Daphne Akhurst, con cinco, Evonne Goolagong, Steffi Graf y Mónica Seles, con cuatro, y Martina Navratilova y Martina Hingis, con cuatro, son algunas de las tenistas que también han escrito su nombre en un lugar privilegiado en la historia del Open de Australia.

En tiempos más recientes, Viktoria Azarenka en dos ocasiones (2012 y 2013), Justin Henin (2004), Amélie Mauresmo (2006), Maria Sharapova (2008), Kim Clijsters (2011), Na Li (2014) y Angelique Kerber, vigente campeona, tocaron la gloria del primer grande del año.

Así fueron las recientes finales

2003: Serena Williams vs. Venus Williams (7-6, 3-6, 6-4)

2004: Justine Henin vs. Kim Clijsters (6-3, 4-6, 6-3)

2005: Serena Williams vs. Lindsay Davenport (2-6, 6-3, 6-0)

2006: Amélie Mauresmo vs. Justine Henin (6-1, 2-0, retirada)

2007: Serena Williams vs. Maria Sharapova (6-1, 6-2)

2008: Maria Sharapova vs. Ana Ivanovic (7-5, 6-3)

2009: Serena Williams vs. Dinara Safina (6-0, 6-3)

2010: Serena Williams vs. Juntine Henin (6-4, 3-6, 6-2)

2011:Kim Clijsters vs. Na Li (3-6, 6-3, 6-3)

2012: Victoria Azarenka vs. Maria Sharapova (6-3, 6-0)

2013: Victoria Azarenka vs. Na Li (4-6, 6-4, 6-3)

2014: Na Li vs. Dominika Cibulkova (7-6, 6-0)

2015: Serena Williams vs. Maria Sharapova (6-3, 7-6)

2016: Angelique Kerber vs. Serena Williams (6–4, 3–6, 6–4)

Otras historias interesantes