Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Geoestrategia 07 ago 2018

Inversión en infraestructura, clave para el desarrollo mundial

La inversión mundial en infraestructuras continúa siendo insuficiente a nivel mundial. Es la conclusión a la que ha llegado el B20, en el que participan empresas globales que brindan asesoramiento al G20. Según el grupo de trabajo encargado de estudiar la financiación del crecimiento e infraestructuras es necesario solventar la brecha en la inversión de infraestructura para sacar un mayor partido a un sector con enormes posibilidades y que impulsa un desarrollo más inclusivo.

En la actualidad el mundo invierte al año $2,5 billones en infraestructuras relacionadas con el transporte, la energía, el agua y las telecomunicaciones. Asimismo $7 billones se invierten cada año en infraestructura social (hospitales, escuelas y desarrollo urbano), redes de servicios públicos y vivienda. No obstante, esta cantidad continúa siendo insuficiente y esto se traduce en un menor crecimiento económico y en carencias en algunos de los servicios esenciales para los ciudadanos.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA y vicepresidente del grupo de trabajo del B20 que analiza la financiación del crecimiento e infraestructura, considera que “cerrar la brecha de inversión en infraestructuras que existe entre la necesidad y la enorme disponibilidad de fondos para hacerlo” es uno de los retos fundamentales de la economía global.

La importancia de reducir esta brecha radica en tres razones fundamentales. En primer lugar, porque la infraestructura es un facilitador crítico del desarrollo a largo plazo. Además, la construcción de infraestructura fomenta la creación de empleo. Y, en último lugar, porque la infraestructura es un mercado con enormes oportunidades comerciales sin explotar. A pesar de ello, las cifras muestran que, desde la crisis financiera, la inversión en infraestructuras ha perdido peso en el PIB de 11 de las economías que conforman el G20.

En este sentido, José Manuel González-Páramo subraya que es necesario “revisar los obstáculos regulatorios, los obstáculos de cooperación con multilaterales y los frenos a la innovación y la digitalización”. Según el consejero ejecutivo de BBVA, una vez que estos problemas hayan sido superados, se habrá contribuido a cerrar la brecha de inversión en infraestructuras que existe en la actualidad.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, analiza las tareas de su grupo de trabajo en el B20

B20: la voz mundial de las empresas

El B20 es un foro formado por empresas privadas globales que brindan recomendaciones a los gobiernos del G20 para afrontar los retos más importantes de la agenda económica. Se trata de un altavoz mundial con el que las empresas fomentan el diálogo entre los gobiernos, la sociedad civil y las empresas. Trabaja en paralelo con el G20 y ofrece a éste recomendaciones para la toma de decisiones en materia empresarial, económica y social.

El G20 es un foro internacional que busca la cooperación económica, financiera y política. Actualmente lo conforman la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. Fue creado en septiembre de 1999 cuando los miembros del G7 se dieron cuenta de la necesidad de contar con un grupo de debate más inclusivo. La primera reunión se celebró en Washington en 2008. Este año la presidencia rotatoria recae sobre Argentina.

Desde la cumbre de 2010 en Corea del Sur, el G20 cuenta con el asesoramiento del B20. Pertenecen a este foro, presidido este año por Argentina -al igual que el G20- representantes de empresas privadas globales, como BBVA, que apoyan y aconsejan al foro de debate mundial acerca de asuntos vinculados con el mundo empresarial, económico y social. Para ello, los diferentes grupos de trabajo se reúnen periódicamente.

Los grupos de trabajo este año se organizan en ocho temáticas clave para la economía mundial: empleo y educación; energía, clima y eficiencia de recursos; economía digital e industria 4.0; financiación del crecimiento e infraestructura; acuerdos e inversiones; sistema alimentario sostenible; desarrollo de pequeñas y medianas empresas e integridad y cumplimiento. Desde 2015, BBVA cuenta con un papel destacado en este foro.  Este año, en concreto, en el grupo dedicado a la financiación del crecimiento e infraestructuras, donde José Manuel González-Páramo es vicepresidente.

Según el B20 los principales asuntos de debate del grupo de trabajo al que pertenece González-Páramo son: promover la asociación público-privada; impulsar una coherencia en la regulación financiera transfronteriza; desarrollar la infraestructura como una clase de activo e incrementar el acceso a una vivienda asequible. Su meta fundamental es favorecer un marco regulatorio que fomente la innovación y la transformación digital en el sector financiero y logre un crecimiento inclusivo y sostenible. En este sentido, José Manuel González-Páramo resalta que el banco decidió involucrarse en este foro porque “el desarrollo inclusivo es parte del ADN de BBVA”.

Otras historias interesantes