Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Alpinismo 23 dic 2015

Los cronistas de los ochomiles

Son muchos los cronistas que han llevado a cabo una recopilación de información sobre las montañas más altas del mundo y los alpinistas que consiguen hollar sus cumbres. Entre ellos, el más reconocido en la actualidad es el alemán Eberhard Jurgalski, homólogo en China y Pakistán de Elizabeth Hawley en Nepal, considerada ‘la jueza del Himalaya’.

Cuenta la leyenda que Miss Hawley no ha subido ningún ochomil, pero su conocimiento de los ochomiles, su experiencia en el análisis de imágenes, su objetividad, y una base de datos documental con las pruebas que aportan los escaladores, la convirtieron en un referente y en jueza no oficial que registra los logros de los alpinistas que viajan al Himalaya.

Hawley llegó a Katmandú por primera vez en 1960. Antes, en 1930, Günter Oskar Dyhrenfurth que había regresado de una expedición al Pico Jongsang (7.460m), situado en la misma plataforma que el famoso Dome Khan, se dedicó a recopilar información de las montañas más altas de Asia con la colaboración de su colega Marcel Kurz. Tomó su testigo el explorador sueco Anders Bolinder que publicó todas las tablas elaboradas en un anuario de la Fundación Suiza de Investigación Alpina.

Hawley llegó a Katmandú por primera vez en 1960

Apareció entonces en escena el alemán Eberhard Jurgalski, que comenzó a colaborar con Bolinder, considerado la máxima autoridad en aquel entonces, recopilando datos de las montañas asiáticas y sus montañeros. A la muerte del cronista sueco en 1987, Jurgalski continuó por su cuenta, y comenzó a digitalizar toda la información registrada, incluidos los hechos logrados por los alpinistas. Aunque quien disponía de los mejores y más precisos datos era un español, Xavier Eguzkitza, que contaba con las estadísticas de los ochomilistas.

Eguzkitza y Hawley han llevado durante años las estadísticas de los alpinistas que ascendían las catorce montañas más altas de la Tierra con una enorme rigurosidad en su labor periodística, realizando entrevistas en profundidad a los implicados. Jurgalski contactó con ambos, y desde 1997 colabora con Eguzkitza para completar de manera más precisa el trabajo de unos y otros.

Jurgalski dedicó un tiempo a pedir ayuda en los diferentes países para rellenar lagunas en la información y ahora sus archivos son la colección más precisa sobre los ochomilistas que hay en el mundo. Para poder seguir elaborando este trabajo es necesaria la colaboración de los jefes de expedición y los escaladores, usando una ortografía correcta, señalando las fechas exactas de escalada, las rutas empleadas, el uso o no de oxígeno y cualquier hecho destacable que pueda aportar información válida para certificar una ascensión a una cumbre.

Así que, escalar hasta la cumbre del K2, el Nanga Parbat, el Gasherbrum I, el Broad Peak, el Gasherbrum II, o el Shisha Pangma, situados en su totalidad entre Pakistán y el Tíbet, quedará registrado cuando así lo certifique Eberhard Jurgalski, el otro ‘juez del Himalaya’.

Otras historias interesantes