Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Jubilación 12 nov 2019

Más de la mitad de los ‘baby boomers’, inquietos ante su situación económica en la vejez

El 55% de los españoles de la generación del ‘baby boom’, nacidos entre 1957 y 1977, no creen que sus ingresos les permitan vivir sin aprietos durante su vejez. Así se desprende de la VII Encuesta sobre el Ahorro de la Población Española elaborada por el Instituto BBVA de Pensiones-Mi Jubilación. Según este sondeo, tres de cada cuatro personas entrevistadas consideran que tiene sentido ahorrar para la jubilación.

La séptima encuesta del Instituto BBVA de Pensiones-Mi Jubilación se realizó entre el 10 de septiembre y el 6 de octubre de 2019, con una muestra de 4.019 entrevistas. Como novedad, este año los entrevistados han sido exclusivamente miembros de la generación del ‘baby boom’, nacidos entre 1957 y 1977.

¿Conoces los Planes de Pensiones de BBVA?

Los ‘baby boomers’ españoles reconocen mayoritariamente que la vida que han tenido hasta ahora ha sido mejor que la de sus padres: así lo piensa el 70% (porcentaje que aumenta a medida que lo hace la edad de los entrevistados), mientras que solo el 9% cree que ha sido peor (el 21% la considera más o menos igual).

No obstante, el 20% declara que le resulta difícil llegar a fin de mes, y el 37% que llega justo. Sí manifiesta su capacidad de ahorro un 41%. De ellos, casi seis de cada diez (58%) afirman ahorrar, como mínimo, 300 euros al mes. La media del ahorro mensual asciende a 463 euros.

Por otra parte, hasta un 77% de los entrevistados consideran que tiene sentido ahorrar para la vejez. Ante la pregunta de si creen que con sus ingresos vivirán sin aprietos durante su vejez, más de la mitad (55%) contesta negativamente. Este porcentaje se eleva hasta el 62% entre las mujeres y los ‘baby boomers’ más jóvenes (42-47 años). Poco optimismo reflejan también las respuestas de los entrevistados a la pregunta sobre si podrían afrontar por su cuenta los gastos para su cuidado si durante algún periodo de la vejez no pudieran valerse por sí mismos: cuatro de cada diez dudan de ello (41%), e incluso uno de cada cinco  da por seguro que no podrá (20%).

Un 78% de los encuestados activos declaran que, llegado el momento, prefieren jubilarse totalmente a seguir parcialmente en activo

Elena-Chulia-Luis-Vadillo-encuesta-pensiones-2019

Luis Vadillo, director del Instituto BBVA de Pensiones, y Elisa Chuliá, miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones.

La preferencia mayoritaria: jubilarse “del todo” antes de los 65 años

La mayoría de los ‘baby boomers’ (69%) se muestran muy o bastante de acuerdo con que cada persona pueda elegir libremente hasta cuándo trabaja, aun a costa de perder parte de su pensión de jubilarse antes. Ahora bien, puestos a elegir, a la mayor parte de  los entrevistados activos (62%) les gustaría jubilarse antes de los 65 años, y solo al 6%, más allá de esa edad. La edad media deseada para la jubilación se sitúa en torno a los 62 años.

Sin embargo, la media de edad a la que los entrevistados activos creen que podrán jubilarse efectivamente es 65,8 años. Se observa que esa edad media aumenta a medida que desciende la edad de los entrevistados. Así, la edad media a la que creen que podrán jubilarse los que tienen de 56 a 62 años es 65 años, mientras que la de los que tienen de 48 a 55 años se sitúa en 65,6 años, un año más que la de los que tienen de 42 a 47 años (66, 6). Téngase en cuenta que, de acuerdo con la reforma de las pensiones de 2011,  estos dos últimos grupos se jubilarán cuando ya se haya cumplido el periodo de  transición de la edad ordinaria de jubilación en España de 65 a 67 años (2027).

La preferencia mayoritaria es, por tanto, jubilarse pronto, y “del todo”: un 78% de los encuestados activos declaran que, llegado el momento, prefieren jubilarse totalmente, frente a un 21% que preferiría seguir trabajando parcialmente, cobrando una parte del salario y una parte de la pensión.

Estas preferencias no van acompañadas de una gran confianza en la capacidad del sistema de la Seguridad Social de proveer pensiones suficientes (o adecuadas). De hecho, a la pregunta “¿Cree que cobrará una pensión desde que se jubile hasta el final de sus días?”,  un tercio de los entrevistados activos contestan negativamente (y un 5% adicional no da una respuesta concreta). En cambio, el 62% de los entrevistados activos sí confían en que cobrarán una pensión desde que se jubilen hasta el final de sus días, aunque esta opinión varía significativamente en función de la edad: está más extendida entre los entrevistados mayores que entre los más jóvenes (56-62 años: 78%; 48-55 años: 62%; 42-47 años: 49%).

Y si bien el 77% de todos los que confían en que el sistema de la Seguridad Social les ofrecerá pensiones vitalicias piensa que esas pensiones alcanzarán para cubrir gastos de alimentación y vivienda, muchos menos creen que les permitirán cubrir gastos de ocio (41%), de cuidado personal doméstico (33%) o de residencia en caso de necesidad (24%).

Menos de un tercio conoce la cuantía de su pensión futura

El 63% de los futuros ‘baby boomers’ pensionistas cree que su pensión será su único ingreso cuando se jubile. No obstante, solo uno de cada cuatro tiene una idea aproximada de lo que cobrará de pensión cuando se jubile (27%). De ellos, el 42% se ha informado a través de consultas a la Seguridad Social y el 39% ha empleado cálculos propios.

En cuanto a la cuantía de la pensión, una amplia mayoría del 72% de los encuestados afirma que el total de la pensión que cobrará a lo largo de su vida de jubilado será menor a todo lo cotizado durante su etapa laboral. Esta percepción puede tener que ver con su confianza moderada en que el sistema de la Seguridad Social sea capaz de pagar pensiones adecuadas hasta el final de sus días, pero también puede obedecer al desconocimiento sobre la relación actual entre cotizaciones realizadas y pensiones percibidas.

En este último sentido, Luis Vadillo, director del Instituto BBVA de Pensiones, ha explicado: “Tres años de cotización financian hoy día aproximadamente un año de pensión. Por tanto, una carrera laboral de 40 años financia unos 13 años de pensión. Si, de media, los jubilados perciben una pensión durante 17 años, cada pensionista recibe, también de media, cerca de un 30% más de lo cotizado en su vida laboral”.

Respecto a la revalorización de la pensión pública, más de cuatro de cada cinco entrevistados (84%) consideran que el gobierno tiene que asegurar siempre el poder adquisitivo de las pensiones, ligándolas al índice de precios al consumo (IPC). Por otra parte, casi la mitad (46%) opina que el principal objetivo de reforma del sistema de pensiones debería ser “mejorar las pensiones más bajas para que todos los pensionistas puedan hacer frente a sus necesidades”.

Aunque solo uno de cada cinco ‘baby boomers’ piensa que el principal objetivo de la reforma de las pensiones debería ser “ajustar mejor las pensiones a lo que cada uno ha cotizado”, al 69% le parecería correcto que cada trabajador tuviera su propia cuenta individual en la Seguridad Social en la que se fuera acumulando sus cotizaciones a lo largo de la vida laboral, de manera que la pensión se calculara en función de lo acumulado. Por tanto, la idea subyacente a los sistemas de cuentas nocionales suscita, en principio, un apoyo amplio entre la opinión pública.

El 61% de todos los entrevistados con vivienda en propiedad declara su disposición a usarla si algún día les hiciera falta más dinero para vivir

Elena-Chulia-Luis-Vadillo-encuesta-pensiones-2019

Luis Vadillo, director del Instituto BBVA de Pensiones, y Elisa Chuliá, miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones.

La vivienda como activo y como lugar de residencia preferido durante la vejez

Ocho de cada diez ‘baby boomers’ (79%) cuentan con vivienda en propiedad: de ellos, el 77% solo tiene una vivienda, el 18%, dos viviendas, y el 5%, más de dos. De todos los propietarios de vivienda, el 54% está pagando en estos momentos una hipoteca. El 61% de todos los entrevistados con vivienda en propiedad declaran su disposición a usarla como fuente de financiación si algún día les hiciera falta más dinero para vivir. Las fórmulas que emplearía este colectivo son variadas: vender la vivienda e irse a vivir a otra parte es lo más mencionado, aunque una parte importante también optaría por hipotecarla como garantía de una renta vitalicia.

Preguntados por el modelo de vida del ‘co-housing’, a un 82% de los entrevistados les parece una buena idea.  De ellos, casi nueve de cada diez contestan afirmativamente a la pregunta de si les gustaría vivir, cuando sean mayores, en una de esas comunidades de viviendas específicas para personas mayores con acceso a servicios apropiados para la vejez.

En todo caso, un 31% declara que si se encontrara en una situación de dependencia preferiría vivir en una residencia. No obstante, la opción que en mayor medida prefieren los ‘baby boomers’ es la de vivir en la propia casa al cuidado de profesionales (39%), si bien algo más de una cuarta parte de los entrevistados preferiría vivir en la propia casa al cuidado de algún familiar (27%).

Los resultados de la encuesta y la información técnica de la misma se pueden consultar en el siguiente enlace: https://www.jubilaciondefuturo.es/encuesta2019/.

Otras historias interesantes