Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Salud financiera 15 dic 2022

La importancia de educar a los niños en el cuidado del dinero

salud_financiera_ahorro_finanzas-familias-economia-hogares

A partir de los tres años de edad los niños son capaces de comprender los conceptos financieros más básicos. Enseñarles en casa desde pequeños la importancia de manejar su dinero de manera responsable puede ayudar a mejorar su salud financiera en un futuro, más en una sociedad como la mexicana, donde cuatro de cada 10 personas no ahorran de forma habitual.

De acuerdo con la Encuesta de Inclusión Financiera (ENIF) 2021, en México sólo el 60% de las personas declaran estar ahorrando, es decir, cuatro de cada 10 no cuentan con algún tipo de ahorro que los ayude a alcanzar sus metas. Además, al hacer un acercamiento a esta cifra, 79% de estos ahorradores lo hacen de manera informal, lo que lleva a que ocho de cada 10 personas no cuentan con el respaldo de alguna institución financiera.

En el espacio ‘Banca Explica’, Rubén Moreno, integrante del Comité de Educación Financiera de la Asociación de Bancos de México (ABM) y colaborador en el equipo de Educación Financiera de BBVA México, remarcó que "el ahorro es un pilar de la educación financiera y a la vez elemento clave en la construcción de una buena salud financiera", ahí mismo compartió tres reflexiones para que los usuarios tengan el conocimiento en la creación de los hábitos financieros, el consumo responsable y el cuidado del planeta.

¿Cuándo y cómo hablar con los niños de dinero?

¿Cuándo y cómo hablar con los niños de dinero?

Moreno comentó que un estudio de la "Formación de hábitos y aprendizaje en niños pequeños" de la Universidad de Cambridge, reveló que los niños comprenden buena parte de los conceptos financieros de los tres hasta los seis años, por lo que recomendó inculcar a los niños los conceptos del dinero y del ahorro para convertirlos en un hábito. De los siete a los 13 años los niños adoptan el hábito que les va a permitir que en su día a día integren estas prácticas. Después de los 14 años, los jóvenes están pensando en su futuro, y el hábito de la educación financiera les permitirá alcanzar sus metas.

La educación financiera es una habilidad básica para participar en la sociedad actual. Los usuarios que no comprenden el funcionamiento de los diferentes productos y servicios financieros son más propensos a incurrir en gastos impulsivos o innecesarios, por lo que Moreno resaltó que a partir de los conocimientos básicos y a una edad temprana los menores podrían ser usuarios de un producto financiero, el cual les permitirá practicar el hábito del ahorro siempre de la mano y el acompañamiento de sus padres. El integrante del Comité de Educación Financiera de la ABM ahondó: “La educación financiera es una tarea que tenemos que ejercer todos los días y más con los niños, así como aprovechar que están en una edad en la que se empiezan a formar los hábitos.”

Las fiestas navideñas, buen momento para enseñar el valor del dinero

Las fiestas navideñas, buen momento para enseñar el valor del dinero

En su presentación, Moreno reforzó que los niños y jóvenes aprenden de un consumo responsable cuando ellos son los protagonistas y se les da la posibilidad de jugar a ser adultos y tomar sus propias decisiones. “Usemos las experiencias en el día a día para que los niños y jóvenes vayan adoptando el hábito del ahorro y de un gasto responsable”, destacó.

Al enseñarles a los menores de dónde sale el dinero, se les transmite que es la consecuencia del esfuerzo y el valor real de una responsabilidad. Resaltó Moreno que “el dinero es el resultado del trabajo y del esfuerzo.”

Por ello, recomendó a los padres de familia aprovechar estas fechas de fin de año para que los menores tengan la posibilidad de generar dinero. El dinero es un factor de crecimiento, desarrollo y el logro de objetivos. Asimismo, añadió: “Es un buen momento para sacar las prendas o juguetes que ya no se usan o ya no son atractivos para su edad, para que, a través de una venta de garaje, el niño descubra que es capaz de producir su propio dinero, y con ello desarrolle el hábito del ahorro; así como el esfuerzo que los lleve a lograr sus propias metas.”

Y abundó: “Con lo mencionado, no se trata de evitar la diversión a los niños, ni mucho menos el goce de su infancia o con actividades de juego. Simplemente se busca darles las herramientas necesarias para que ellos puedan tener un bienestar financiero y que aprendan a ser productivos.”

Educación financiera para cuidar el planeta

Educación financiera para cuidar el planeta

Cuando se habla del cuidado del planeta, se refiere a la protección del medio ambiente, en el cual se deben adquirir hábitos o costumbres básicas que lleven a las personas a ahorrar energía, reducir la contaminación y conservar los diferentes recursos naturales que rodean a los seres humanos.

Al respecto, Moreno subrayó que cuando las personas adoptan el hábito del ahorro, es un buen comienzo para conservar otros recursos que no necesariamente tienen que ver con el dinero y que son hábitos saludables financieramente hablando, como “aprender a ahorrar la luz, el agua, evitar el desperdicio de plástico y, sobre todo, cuidar mejor todos los recursos del ecosistema.”

El ponente también fijó una posición con respecto a la economía circular, la cual se refiere a poner en práctica hábitos que permitan ser más eficientes en el uso de los recursos, como la regla de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. “Cada acción que una persona tome tiene un impacto en el medio ambiente. Caminemos con pasos continuos hacia un mundo mucho más sostenible. Está en nuestras manos y no en la de los otros”, finalizó.