Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Por qué es necesario culminar la unión bancaria?

La unión bancaria es un elemento clave en el marco institucional de la eurozona, porque armoniza la regulación y centraliza poderes en supervisión y resolución. María Abascal, de BBVA Research, lo explica al detalle.

En estos tres años de funcionamiento, BBVA Research ha observado un enorme avance en la unión bancaria, fundamentalmente en el plano institucional, pero también algunas deficiencias que es necesario corregir. Queda pendiente, sobre todo, la protección de los depósitos, que continúa estando a nivel nacional y, en consecuencia, enormemente vinculada a la fortaleza de los tesoros, lo que retroalimenta el círculo soberano-bancario.

¿Qué dice la Comisión Europea al respecto?

La Comisión Europea ha publicado recientemente una comunicación para establecer una hoja de ruta que permita abordar este tema antes de la cumbre sobre la profundización del euro que tendrá lugar en diciembre. En ella, insta a los colegisladores (al Parlamento y al Consejo) a tomar medidas rápidas y a llegar a un acuerdo en 2018 que permita completar la unión bancaria, aunque su implementación pueda ser posterior.

La Comisión reitera que la reducción de riesgos bancarios debe ir de la mano de su reparto. Es verdad que en materia de reducción de riesgos bancarios la Comisión Europea ha presentado ya numerosas medidas, pero insta a los colegisladores a avanzar más rápido. También identifica un cierto esfuerzo en el tratamiento de los préstamos no productivos, pero avisa de que vendrá un nuevo paquete regulatorio en este frente.

En materia de reparto de riesgos bancarios, el obstáculo es claramente el bloqueo de las negociaciones políticas del sistema europeo de garantía de depósitos: el  famoso EDIS. Y aquí lo que hace, básicamente, es proponer medidas para desbloquear esta situación.

Por último, también incorpora medidas para crear un mecanismo de apoyo público al fondo de resolución único para asegurar que existen recursos financieros suficientes en caso de crisis bancarias sistémicas o simultáneas

¿Qué propone la Comisión Europea para seguir avanzando?

En el fondo europeo de garantía de depósitos, la Comisión Europea plantea modificaciones a su propuesta original en fases y en calendario; solo habrá dos fases y la introducción será más gradual. La primera fase, de reaseguro, será más limitada y en ella solo habrá una proporción de liquidez en caso de problemas con la entidad. A la segunda fase, de coaseguro, se pasaría solo si se ha avanzado en el tratamiento regulatorio del soberano.

No queda claro cómo se produce el paso de la primera a la segunda etapa, ni tampoco si se está planteando una mutualización plena. Por tanto, aunque este nuevo planteamiento es positivo para desbloquear la negociación política, es menos ambicioso respecto a la propuesta original.

En materia de mecanismo de apoyo público al fondo de resolución único, lo que propone la Comisión es una línea de crédito del mecanismo europeo de estabilidad financiera, del MEDE, para garantizar esa financiación si fuera necesario.

Otras historias interesantes