Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Opinión 05 junio 2020

Plan de acción europeo contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

Victoria Santillana, Regulation Senior Manager y Laura Scarpellini,  AML Compliance Holding Manager BBVA, explican en esta tribuna el plan de acción de la Unión Europea para reforzar la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. “Un marco europeo de AML más sólido y homogéneo ayudará a promover aún más la integridad y estabilidad del sistema financiero de la UE, que es necesario para completar la implementación de la Unión Bancaria y la Unión Económica y Monetaria”, escriben.

La lucha contra el blanqueo de capitales (en adelante, AML) y su relación con el sistema bancario se ha situado en los últimos meses bajo el foco de las autoridades comunitarias después de que varios escándalos que salpicaron a algunos bancos europeos pusieran de manifiesto las deficiencias en la supervisión nacional en ciertos Estados miembros y la conveniencia de evaluar la creación de un organismo de supervisión europeo que armonice las prácticas supervisoras de las autoridades locales.

A mediados de Mayo, la Comisión Europea dio un paso más en la reforma del marco europeo de AML, con la publicación de un nuevo plan de acción con medidas a adoptar en los próximos doce meses, y que se asienta sobre seis pilares fundamentales: (i) vigilancia de la aplicación efectiva de las normas de AML, (ii) creación de un marco regulatorio único, (ii) crear un organismo supervisor a nivel de la Unión Europea, (iii) mejora de la coordinación entre las Unidades de Inteligencia Financiera (FIUs por sus siglas en inglés), (iv) fomento del intercambio de información público-privada, y (v) aprobación de una metodología más transparente para la identificación de terceros países de alto riesgo de AML.

La primera prioridad de la Comisión Europea es asegurar que la normativa europea vigente se aplica con efectividad en todos los Estados Miembros, lo que exige asegurar que todos los países de la UE completen el proceso de transposición de la Cuarta y Quinta Directiva Europea de AML, a pesar de que el plazo para transponer esta última expiró el pasado mes de enero. En este sentido, la Comisión ha abierto expedientes disciplinarios contra aquellos Estados Miembros que no han completado la transposición en el plazo previsto, y propondrá medidas específicas por país a partir del segundo trimestre de 2020.

La Unión Europea reforzó el papel de la Autoridad Bancaria Europea otorgándole nuevos poderes en materia de AML

Por otra parte, las diferencias en el resultado de la transposición de los Estados miembros que sí han completado el proceso, dificultan que la supervisión sea homogénea en toda la Unión Europea, además de suponer un reto para la persecución de los delitos transfronterizos.

Para afrontar este problema, la Comisión Europea propone transformar ciertas partes de la directiva europea de AML en un reglamento de directa aplicación en toda la Unión y se plantea la posibilidad de crear un nuevo órgano en la UE cuya misión sea la de supervisar la correcta aplicación de la regulación comunitaria de AML en los Estados Miembros. Hace unos meses, la Unión Europea reforzó el papel de la Autoridad Bancaria Europea otorgándole nuevos poderes en materia de AML, pero el nuevo plan de acción no concreta si se le otorgará efectivamente más autoridad en materia de supervisión. Adicionalmente, anima a crear un mecanismo que coordine a las FIUs de los veintisiete encargadas de supervisar a los sujetos obligados.

La Comisión ha emitido una consulta pública con preguntas concretas sobre las medidas anunciadas en el Plan de Acción, de cara a presentar las primeras propuestas legislativas en el primer trimestre de 2021.

En este sentido, consideramos que la propuesta de legislar mediante un código de reglas de aplicación común en toda la UE es una medida positiva que permitiría evitar la asimetría regulatoria actual entre distintas jurisdicciones, y facilitaría a las entidades financieras la prestación de servicios en toda la Unión. Esta medida, unida a la creación de un supervisor europeo de AML que coordine las prácticas supervisoras de las autoridades de cada Estado miembro, son los pilares indispensables para un marco europeo de AML más robusto y eficaz.

Un marco europeo de AML más sólido y homogéneo ayudará a promover aún más la integridad y estabilidad del sistema financiero de la UE, que es necesario para completar la implementación de la Unión Bancaria y la Unión Económica y Monetaria.

Otras historias interesantes