Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Transparencia 16 ene 2018

Todos por la transparencia, la anticorrupción y la impunidad cero

Transparencia, anticorrupción e impunidad cero; más que conceptos, son demandas explícitas y reiteradas de buena parte de la ciudadanía mexicana. Ahora también le dan nombre al Coeficiente TAI, que desarrollaron las organizaciones Transparencia Mexicana e Impunidad Cero con el apoyo de BBVA Bancomer, el Grupo BAL y la Fundación Hewlett.

De acuerdo con sus creadores, el Coeficiente TAI integra los esfuerzos realizados a lo largo de los años de las organizaciones especialistas en transparencia, anticorrupción y combate a la impunidad. Su propósito es lograr una fotografía integral sobre la situación de las entidades federativas de México en estos tres ejes.

Al integrar en una sola métrica estas tres dimensiones, el Coeficiente TAI busca reducir el uso político que hacen los gobiernos de los datos relacionados con la opacidad, la corrupción y la impunidad. Un gobierno íntegro entiende que la transparencia sin anticorrupción efectiva es sinónimo de impunidad, por lo que no se esfuerza en mejorar en uno, sino en los tres ejes al mismo tiempo.

Para el equipo de expertos que crearon el Coeficiente TAI —en el que destacan Eduardo Bohórquez, Roberto Castillo, Luna Mancini, Irene Tello Arista y Gustavo H. Torres— este índice es una herramienta que genera una mirada integral sobre la transparencia, la corrupción y la impunidad que existen en una entidad federativa mexicana, entendiendo que la transparencia, por sí misma, aislada, hará poco para prevenir la corrupción y asegurar la acción de la justicia.

Para sus creadores, “estos tres ejes —transparencia, anticorrupción, impunidad— deben ser atendidos de manera coordinada y conjunta. El objetivo es analizar cada uno en particular y sus relaciones con los otros para que las propuestas de solución no sean fragmentadas”.

Al integrar las mediciones en transparencia, anticorrupción y control de la impunidad, el Coeficiente TAI es una métrica eficiente, que facilita la administración de los datos, e implica bajos costos de acceso para los usuarios. Esto ayudará, entre otras cosas, a diseñar políticas públicas enfocadas a la atención de la opacidad y el control de la corrupción y la impunidad.

Transparencia, anticorrupción, impunidad deben ser atendidos de manera coordinada y conjunta”

El Coeficiente TAI 2017 considera tres indicadores, uno por cada eje temático. Éstos son:

  • Transparencia: Medida a través de la Métrica de Gobierno Abierto 2017, elaborada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Evalúa dos aspectos generales. Por un lado, la transparencia con la que se desempeñen los sujetos obligados. Por otro lado, la capacidad de incidencia de los ciudadanos en los procesos y las decisiones públicas dados los mecanismos de participación con los que cuentan los sujetos obligados.
  • Anticorrupción: La tasa de prevalencia de la corrupción 2015, de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Estima el número de víctimas de corrupción por cada 100,000 habitantes de trámites y servicios públicos.
  • Impunidad: El Índice Global de Impunidad México 2016 es un índice agregado, con 19 variables, elaborado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). Considera tres aspectos: la disponibilidad de recursos —materiales y humanos— de los sistemas de seguridad y justicia, su funcionalidad y la cifra negra.

Las entidades federativas de México con menor desempeño en cada variable son:

  • Opacidad: En la variable ‘gobierno abierto’ la entidad con la calificación más baja en 2017 es Querétaro.
  • Corrupción: la entidad con la tasa de prevalencia de la corrupción (número de víctimas de corrupción por cada 100,000 usuarios) más alta en 2015 fue Morelos.
  • Impunidad: la entidad peor evaluada por el Índice Global de Impunidad 2016 es Quintana Roo.

Como lo que busca la iniciativa es que las entidades federativas mejoren, el Coeficiente TAI registra los valores anteriores como los peores del país, y a partir de este dato, se identifica qué tanto han controlado la opacidad, la corrupción y la impunidad cada uno de los estados.

El coeficiente TAI se construye a partir de la posición relativa de cada entidad con respecto a las entidades peor evaluadas en cada dimensión y su relación con la mejor evaluación posible”

El coeficiente TAI se construye a partir de la posición relativa de cada entidad con respecto a las entidades “peor” evaluadas en cada dimensión y su relación con la “mejor” evaluación posible, es decir, cero corrupción, cero opacidad, cero impunidad. En el escenario ideal el Coeficiente TAI sería igual a cero.

El peor escenario

El peor escenario para un estado del país sería tener la peor calificación en las tres variables, en otras palabras, ese estado tendría la posición 32 de 32 en las tres mediciones. El peor escenario es aquel conformado por las peores evaluaciones en cada eje. En el peor escenario, una entidad sería tan opaca como Querétaro, tan corrupta como Morelos y tan impune como Quintana Roo.

El Coeficiente TAI compara a cada entidad con el peor escenario posible. El Coeficiente TAI 2017 a nivel nacional es de 60.59 unidades de un máximo posible de 100. A mayor valor, peor desempeño. Una especie de ‘mancha voraz’. En otras palabras, el promedio nacional es 60.59% parecido al peor escenario posible. Por variables, el país es 84.04% tan opaco como Querétaro, 62.66% tan corrupto como Morelos y 88% tan impune como Quintana Roo.

En el terreno de la Transparencia, la entidad mejor evaluada por la métrica del Gobierno Abierto 2017 es Ciudad de México, obteniendo así 67.43 unidades en la escala TAI. La entidad peor evaluada es Querétaro. El nivel de opacidad promedio es 84.75 y tiene una desviación estándar de 6.91 unidades.

En el ámbito de Anticorrupción, el estado mejor evaluado por la ENCIG 2015 es Zacatecas, obteniendo así 33.89% unidades en la escala TAI. La entidad peor evaluada es Morelos. El nivel de corrupción en trámites y servicios promedio es 59.72.

En materia de Impunidad, la entidad mejor evaluada por el índice Global de Impunidad 2016 es Campeche, obteniendo así 61.64 unidades en la escala TAI. La entidad peor evaluada es Quintana Roo. El nivel de impunidad promedio es 87.96 y tiene una desviación estándar de 9.41 unidades.

La entidad mejor evaluada por el Coeficiente TAI 2017 es Nayarit, con 38.85 unidades en la escala TAI. La entidad peor evaluada por el Coeficiente TAI 2017 es Morelos, con 84.65 unidades. El Coeficiente TAI promedio es igual a 59.25.

Entre los hallazgos relevantes que encuentra el grupo de investigadores que desarrolló el Coeficiente TAI están los siguientes:

  • Las cinco entidades mejor evaluadas en TAI son Nayarit, Guanajuato, Zacatecas, Campeche y Veracruz.
  • Las cinco peores son Chihuahua, Durango, Querétaro, Sinaloa y Morelos.
  • La presencia de casos como Nayarit y Veracruz en los primeros lugares puede ser producto de dos cosas: i) falta de instrumentos que permitan mediar la ‘gran corrupción’ y no solo la corrupción en trámites y servicios, y ii) la adaptación de los gobernadores a las métricas existentes.
  • En promedio, el aspecto en que están peor evaluadas las entidades es en Impunidad, siendo esta la dimensión que más afecta a los estados.
  • El desfase entre las evaluaciones de las distintas dimensiones en TAI puede deberse a la falta de coordinación en la atención de las tres agendas.

Es amplio el trecho por andar en estas tres aspiraciones del México actual. El Coeficiente TAI puede ser una herramienta decisiva para avanzar con mayor celeridad.

Otras historias interesantes