Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 06 mar 2017

En 2017 se proyecta un mejor panorama fiscal en América Latina

La situación fiscal de América Latina se agudizó en 2016, con un incremento del déficit en la mayoría de países, con excepción de México y Brasil. No obstante, para este año se espera una recuperación de la situación económica en la región, que junto con las reformas que se han emprendido en algunos países, ayudarán a que mejoren las cuentas fiscales.

México, que ha registrado una reducción significativa del déficit fiscal, al pasar de 4,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015 a 2,9% en 2016, logró el año pasado un incremento de los ingresos totales del sector público de 10,3%, pese a la caída de 9% de los ingresos petroleros. Los gastos, por su parte, crecieron 6,2%, presionados por el pago de pensiones, las aportaciones patrimoniales a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, y por el mayor costo financiero de la deuda pública, la cual alcanzó el 49,1% del PIB. Para 2017 se espera que el déficit fiscal se mantenga en el 2,9% del PIB pero que se reduzca en 2018 al 2,5%, según proyecciones de BBVA Research, que registra en su informe Situación México primer trimestre 2017.

Brasil, por su lado, redujo el déficit fiscal de 10,2% del PIB en 2015 a 8,9% en 2016 y se espera que este año continúe el mejoramiento de las cuentas fiscales con un saldo de -7,1% del PIB, de acuerdo con el informe Situación Brasil primer trimestre 2017, de BBVA Research. En dicho informe se señala que la contracción del PIB del año pasado (-3,5%) afectó los ingresos fiscales y además, la deuda pública aumentó al 69,5% del PIB. Sin embargo, para este año se esperan los efectos de la reforma fiscal aprobada en el cuarto trimestre de 2016 que reduce los riesgos de solvencia, así como de la reforma de la seguridad social que sería aprobada en la primera parte de 2017.

En lo que respecta a Argentina, BBVA Research espera que a partir de este año se pueda concretar la reducción de los subsidios a sectores económicos, pero como continuarán creciendo los gastos en seguridad social y habrá un incremento en la carga de intereses de la deuda pública, el déficit fiscal se mantendrá prácticamente en los mismos niveles de 2016 (-4,8% del PIB). Para 2018 se estima una reducción hasta el -4,2% del PIB, gracias a un menor déficit primario por los menores subsidios energéticos y al transporte. No obstante, como lo señala el informe Situación Argentina primer trimestre 2017, el país gaucho seguirá dependiendo de los mercados de deuda. Para este año las necesidades financieras asciendes a US$ 40 mil millones.

Gráfico Déficit fiscal en América Latina

El panorama no es mejor en Chile, donde se espera que el déficit fiscal continúe en la senda ascendente que trae desde 2012. Para este año se espera que alcance el -3,3% del PIB, frente a -2,8% en 2016. BBVA Research, en su informe Situación Chile plantea que el crecimiento del gasto en 2017 será de 4,0% por los incendios que están afectando al sur del país y por las presiones de un año electoral, en tanto que los ingresos se verán afectados por un menor crecimiento del PIB y de la demanda interna, pero compensados por el mayor precio del cobre y el tipo de cambio.

El balance fiscal de Colombia en 2016 se ubicó en -4,0% del PIB, mayor al 3,0% registrado en 2015, esto debido a una caída de los ingresos petroleros y al menor crecimiento de la economía. Para este año, según el informe Situación Colombia, se esperan mayores ingresos gracias a la reforma tributaria aprobada el año pasado y que implicará recursos adicionales por 0,7 puntos del PIB, mientras los gastos se mantendrán en niveles ligeramente inferiores a los registrados en 2016, con lo cual el déficit fiscal se reducirá a 3,3% del PIB en 2017.

De otro lado, el déficit del sector público peruano en 2016 sería de 2,7% del PIB, explicado por el ajuste fiscal que implementó el gobierno en el último trimestre del año. Para este año, BBVA Research prevé en su informe Situación Perú que el déficit disminuirá hasta 2,5% del PIB, ayudado por la recaudación excepcional que se dará gracias a los incentivos para repatriar capitales que están en el extranjero. Además, se espera que la deuda pública se estabilice en torno al 27% del PIB en los próximos años.

Otras historias interesantes