Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bonos 05 feb 2020

2019, un año récord para la emisión de bonos

El mercado de bonos, en 2019, ha vivido un año marcado por niveles de emisión récord que han superado en un 29% el volumen emitido el pasado 2018 en España. También de manera reseñable, la actividad en la emisión global de bonos sostenibles, verdes y sociales ha sido notoriamente positiva, con un volumen cercano a los 230.000 millones de euros. BBVA se posiciona como la entidad más activa, con una emisión de bonos verdes por encima de 3.300 millones.

Tras la inestabilidad geopolítica que marcó el año 2018, las políticas acomodaticias de los bancos centrales, la reducción de la inflación y la relajación de las tensiones entre EE. UU. y China han traído consigo un entorno favorable que ha permitido a los emisores financiarse a tipos bajos y extender la vida media de su deuda.

En este sentido, el comportamiento del mercado de deuda ha sido muy positivo gracias a que el apetito de los inversores ha sido fuerte a lo largo de un año en el que las entidades financieras han emitido un total de 32.000 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento del 65% respecto al año anterior.

Tendencia positiva y, sobre todo, verde

2019 también ha sido un buen año para el mercado de bonos verdes, sociales y sostenibles, con un crecimiento cercano al 50%. Estas emisiones han llegado a suponer un 5% del volumen total del mercado de renta fija, con más de 400 emisiones de deuda bajo este formato. Entrando en detalle, en 2019 se emitieron 250.000 millones de dólares en bonos bajo esta etiqueta, 80.000 millones más respecto al año anterior. Este crecimiento ha sido principalmente impulsado por el aumento de la emisión entre las empresas europeas.

En España, el mercado de bonos verdes ha reafirmado su tendencia positiva. A nivel corporativo, 2019 ha destacado por la entrada de nuevos emisores de distintos sectores como las telecomunicaciones, donde destaca el caso inaugural de Telefónica, o la banca, con varios nombres periféricos emitiendo sus primeros bonos verdes.

En cuanto al sector público, cada vez más gobiernos autonómicos se suman a la iniciativa verde: el Gobierno Vasco y la Comunidad de Madrid, como repetidores, y el estreno de la Comunidad Foral de Navarra. En este contexto, BBVA ha cumplido el mismo papel en todas las operaciones inaugurales en las que ha participado, actuando no sólo como ‘bookrunner’, sino también como banco estructurador verde.

El ‘footprint’ verde de BBVA también ha crecido en terreno europeo, donde ha participado en la emisión del primer bono verde en Irlanda, el bono verde inaugural de Vodafone o el novedoso bono ‘SDG-linked’ de Enel, así como la primera emisión verde de una aseguradora en Europa, en este caso, la italiana Generali.

Se espera que en los próximos años sigan surgiendo transacciones innovadoras, como el bono vinculado al SDG de Enel, y que los inversores traten de ampliar el alcance de los bonos ESG de forma que no sólo considere el destino de la financiación, sino también la vinculación a una estrategia empresarial con diversos objetivos de sostenibilidad y sociales.

BBVA se ha convertido en la entidad colocadora en un mayor número de bonos verdes, sociales y sostenibles desde el año 2016, con 59 operaciones, y la entidad financiera española más activa en la emisión de bonos verdes.

De cara al año 2020

El pronóstico de 2020 anticipa una buena evolución en el mercado de bonos, sobre todo en el primer semestre, debido a la evolución de un posible acuerdo comercial entre EE. UU. y China y la entrada en vigor del Brexit. Si el año pasado vimos un comportamiento excepcional apoyado por una búsqueda de rentabilidad en un contexto de bajos tipo de interés, baja inflación y reducidos ratios de impago, en 2020 se espera un estrechamiento más moderado.

Sin embargo, los inversores han comenzado a mostrar signos de duda frente a las valoraciones de algunos activos, lo que unido a las elecciones de EEUU podría generar repuntes de volatilidad en la segunda parte del año.

En cuanto al mercado de bonos verdes, sociales y sostenibles, se espera alcanzar de nuevo cifras récord. Los analistas de BBVA prevén que la emisión global aumente hasta los 320.000 millones de dólares en 2020, lo que representa un incremento anual del 28% con respecto a los volúmenes registrados en 2019. Se espera que los emisores europeos vuelvan a estar a la vanguardia de esta creciente emisión de deuda verde, social y sostenible, así como que las instituciones financieras y los emisores soberanos, como España, Alemania o Dinamarca, sean los principales protagonistas este año.

Se espera que las tendencias regulatorias fortalezcan aún más la reputación de los mercados entre los inversores, ya que se están introduciendo definiciones más claras de lo que se clasifica como ‘verde’ (para evitar el llamado ‘green washing’) con el desarrollo en curso de la Taxonomía de la Unión Europea. Además, los nuevos avances en el espacio de divulgación de los criterios ESG armonizarán los marcos en los que las empresas revelan su exposición y su gestión de los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza.

En definitiva, la tendencia positiva de este mercado se avecina imparable y aventura grandes novedades y expectativas de nuevos emisores para las que los bancos deben estar preparados.

Otras historias interesantes