Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones para ganar a la inflación: plazos fijos UVA tradicional y precancelable

bbva plan ahorro

Los plazos fijos UVA están siendo muy demandados por los inversores. BBVA en Argentina explica cuál es la situación actual, qué características tienen y cómo constituirlos.

En los últimos meses, los plazos fijos UVA se han convertido en una de las opciones más elegidas por los inversores. Con una inflación mensual en niveles cercanos al 4%, la demanda volvió a registrar un notable crecimiento en abril.

Según el Informe Monetario publicado el viernes pasado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), las colocaciones con opción precancelable tuvieron un incremento nominal del 27,6% respecto a marzo.

¿Qué características tienen los plazos fijos UVA?

Se trata de una herramienta de inversión que se ajusta a la inflación. Está vinculada a una medida de valor denominada Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), equivalente a la milésima parte del costo promedio de construcción de un metro cuadrado de vivienda en Argentina.

El precio de esta unidad de valor se determina diariamente por el BCRA, que sigue un coeficiente ligado a la inflación denominado Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). El objetivo de este componente ajustable es preservar el valor de la moneda de los contratos. De esta manera, si la inflación aumenta, también aumenta el valor de cada UVA. El valor diario de la UVA se publica en la web del Banco Central.

Ahora bien, existen dos tipos de plazo fijo UVA, uno tradicional y el otro precancelable. Cada uno de ellos tiene sus características y ventajas particulares.

El Plazo Fijo UVA Tradicional permite obtener un interés generado por una tasa fija y el componente variable UVA. Se constituye en pesos con un monto mínimo de $1.000 y no permite la cancelación anticipada. El interés que otorga está compuesto por una tasa fija prepactada a lo que se le suma el valor UVA del día del vencimiento del plazo fijo.

Entre sus ventajas se puede mencionar que garantiza una tasa real positiva, ya que se ajusta a la evolución de los precios, a lo que se suma la tasa nominal anual, que no puede ser menor al 1%. Además, se puede hacer en efectivo o por débito de cuenta; permite elegir un plazo entre 90 y 365 días y no tiene costos ni comisiones.

El Plazo Fijo UVA Precancelable, en cambio, tiene un plazo único de constitución de 90 días. El interés se genera por una tasa fija y el componente variable UVA, al igual que el anterior, se ajusta según el índice CER. El monto mínimo para invertir es de $1.000 y no tiene costo ni comisiones.

La precancelación se puede hacer a partir del día 31 desde la constitución del plazo fijo. En ese caso, se pagará un interés fijo pactado por el BCRA el día de la imposición del plazo.

¿Qué ventajas tiene? El plazo mínimo para constituirlo es de 90 días y puede ser precancelado a partir del día 31. En caso de llegar al vencimiento del plazo, asegura una tasa real positiva, ya que se ajusta a la evolución de los precios, a lo que se debe sumar la tasa nominal anual, que no puede ser menor al 1%.

Cómo constituir un Plazo Fijo UVA en BBVA

Para acompañar a sus clientes en sus inversiones, BBVA en Argentina ofrece Plazos Fijos UVA Tradicionales y también Plazos Fijos UVA Precancelables. Ambos tipos pueden ser gestionados a través de la Banca Online o en una sucursal de BBVA. En los dos casos, el monto mínimo de inversión es de $1.000 y no tienen costo ni comisiones.

Para mejorar el proceso de planificación, se puede acceder al Simulador de Plazo Fijo que se encuentra en la web del banco. Es una herramienta clave para dejar de lado dudas sobre el rendimiento.

Los requisitos para constituir cualquiera de los dos Plazos Fijo UVA son ser cliente de BBVA y tener más de 18 años.

Otras historias interesantes