Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Informes financieros 20 feb 2017

BBVA Bancomer desarrolla el Índice de Confianza de la Vivienda

En el Informe Situación Inmobiliaria México BBVA Bancomer destaca que el financiamiento a la vivienda creció en 2014 y mantendrá la tendencia en 2015.

BBVA Bancomer presenta el Informe Situación Inmobiliaria México con las cifras del primer trimestre de este 2015, en el que se refleja que el financiamiento a la vivienda creció en 2014 y mantendrá la tendencia en 2015.

El Índice Bancomer de Confianza de la Vivienda (IBCV)

BBVA Bancomer quiere seguir dando un seguimiento más estrecho a la demanda por vivienda y no solo enfocarse en lo que pasa del lado de la oferta. Hasta ahora la atención se ha orientado hacia el empleo formal como el principal elemento de dicha demanda, así como en el abaratamiento del crédito hipotecario que es el vehículo más usado para adquirir vivienda.

Se busca complementar el análisis con el cálculo del Índice Bancomer de Confianza de la Vivienda (IBCV) que servirá como un indicador adelantado de las expectativas de las familias por comprar, remodelar o construir una vivienda. A diferencia del Índice de Confianza del Consumidor y de su símil para bienes duraderos, que considera una gama más amplia de productos que adquiere una familia, nuestro índice sí tiene poder predictivo sobre el mercado hipotecario en particular.

El Índice Bancomer de Confianza de la Vivienda que propone BBVA Bancomer coincide con el comportamiento histórico del mercado de vivienda. Primero, durante el periodo del auge inmobiliario, la confianza alcanza su nivel máximo. Después, al inicio del 2008 las expectativas de las familias se deterioran rápidamente anunciando el declive de las ventas de vivienda que se observó al final del 2008 y durante 2009. Después del 2010, si bien no se puede afirmar que la confianza se ha recuperado totalmente como tampoco el mercado vivienda ha alcanzado el nivel anterior a la crisis económica, sí se aprecia una estabilización que apunta positivamente hacia adelante. Por lo que se estima que será de utilidad para entender mejor la dinámica de la demanda por vivienda.

La recuperación de la construcción ha sido impulsada por la edificación

El crecimiento de los proyectos en edificación residencial y productiva en proporciones similares se reflejó con un incremento en el valor de la producción al cierre del año. Al mismo tiempo, mayor apoyo al sector vivienda de parte del gobierno federal tanto por el lado de la demanda como por la oferta incentivó una mayor actividad, que se reflejó con mayores planes de construcción.

La obra civil se mantuvo por debajo por un recorte en algunos de los proyectos de infraestructura del gobierno federal, aunque la inversión en los sectores de telecomunicaciones y transportes que se realizó durante todo el año podría llevar al crecimiento del componente de la obra civil durante 2015 como se constata en el primer trimestre del año con un tasa anual de 2.3%. De mantenerse así, el PIB de la construcción podría crecer en alrededor de 3% en este año.

La banca crece más en financiamiento por mayor oferta de productos de crédito

Debido a los mayores montos de crédito, en 2014 el mercado hipotecario, tanto público como privado, creció en conjunto 1.3% en número de créditos y 6.6% en monto a precios constantes; mientras el inicio de 2015 es aún más dinámico. La banca comercial lleva varios años con esta tendencia gracias al mejoramiento de las condiciones crediticias. Ahora también los institutos públicos otorgan mayores montos de crédito. Lo anterior ha resultado en más demanda por vivienda media y residencial, en tanto que el segmento de interés social ha sufrido una reducción con relación al resto.

Dado que la vivienda nueva tiene su principal nicho en inmuebles de interés social, este tipo solución habitacional tuvo una apreciación menor que la vivienda usada.

En lo que resta de este año 2015, se espera que el crédito hipotecario siga su tendencia alcista debido a los altos montos de crédito que se otorgan tanto del lado público como privado. Aunado a lo anterior, el crédito en pesos por parte del Infonavit y el anuncio de mayor presupuesto para subsidios a la vivienda fomentarán la demanda, con lo que se podría observar un incremento de dicho mercado superior al del año anterior.

Los subsidios para la vivienda se centran en la vivienda nueva

La edificación de vivienda se recuperó al final de 2014, una vez que los inventarios disminuyeron. En este proceso de recuperación de la demanda hay ciudades que están creciendo y en donde es factible la expansión de la mancha urbana. En este sentido, los subsidios del gobierno federal facilitarán el acceso a un mayor número de soluciones  habitacionales en los segmentos que lo requieran.

Los registros para construcción de viviendas continúan altamente concentrados y la mayor parte de los subsidios del gobierno federal están destinados a la adquisición de vivienda nueva. Hay que poner especial atención en aquellos estados donde podría haber desequilibrios entre oferta y demanda relativa, para que no se dé un lento crecimiento de los precios; pues en algunas entidades del país el rezago habitacional puede combatirse con otras soluciones, tales como subsidios para remodelaciones, ampliaciones y autoconstrucción.

La oferta ha jugado un papel importante en el ciclo de los precios de la vivienda

Los componentes de la demanda, como el ingreso y el empleo tienen un resultado positivo sobre los precios de la vivienda. Sin embargo, como en otros casos a nivel mundial, la inflación de los precios al consumidor y el precio de las rentas conservan el mayor efecto. Es por esa razón que las familias determinan la decisión de comprar una vivienda con relación a otros costos de vida.

Por el lado de la oferta, los costos de la edificación residencial han estado en sincronía los últimos años, principalmente porque el modelo de construcción actual es de menor escala y no requiere proyectos de inversión en donde el costo de la tecnología necesite varios años en recuperarse. Las bajas tasas de interés también han mostrado tener un efecto, aunque de menor magnitud en la demanda, ello porque se encuentran en niveles históricamente bajos.

En el corto plazo es necesario poner mayor énfasis en el crecimiento del ingreso y mantener los inventarios estables, de tal manera que la apreciación de la vivienda esté sustentada en los fundamentales para evitar desviaciones.

Te recomendamos estas noticias