Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Arte,cultura y espectáculos Act. 15 nov 2016

BBVA Francés participó de 'La Noche de los Museos' con una experiencia única

Buenos Aires fue nuevamente el escenario de la décimo tercera edición de 'La Noche de los Museos', uno de los eventos más esperados de la agenda cultural porteña, cuya convocatoria alcanzó este año un nuevo récord, con más de 1.700.000 visitantes. Participaron 223 instituciones, 20 más que el año anterior, y se llevaron a cabo alrededor de 1.000 actividades pensadas para todos los públicos en cada barrio de la capital.

La Fundación BBVA Francés, sede del Museo dedicado a la obra del artista ítalo-argentino Líbero Badií, abrió sus puertas para compartir con vecinos y turistas, en un clima de encuentro, una experiencia cultural integral en la que convergieron las artes plásticas, la gastronomía y la música.

El recorrido por los salones y pasillos de la casona antigua de estilo colonial donde funciona el Museo, completó la experiencia. Se trata de una construcción ubicada en la calle 11 de Septiembre 1990 del barrio de Belgrano y que Valentín Alsina mandó a construir en 1856 para utilizarla como casa de veraneo, cuando el barrio era un pueblo alejado del centro y el río De La Plata llegaba hasta sus barrancas. Las mismas que, en la actualidad, conforman el parque público conocido como la Plaza Barrancas de Belgrano, en aquella época eran los jardines de la casa de Alsina.

La Fundación del BBVA Francés participa de 'La Noche de los Museos' desde su primera edición de forma ininterrumpida, cada año con más éxito y con el propósito de difundir el legado de Badií, un artista prolífico, transgresor, que logra impactar y conmover a través de una obra conceptual con fuerte inspiración precolombina.

Al mismo tiempo, este tipo iniciativas permiten al Banco fortalecer el vínculo que genera desde hace 130 años con su público, a través de la cultura.

BBVA Francés

Esta edición del evento tuvo un condimento especial que le sumó especial calidez: coincidió con la conmemoración de los 100 años del nacimiento de Líbero Badií. Ana, su hija mayor, recorrió la obra de su padre y lo recordó con emoción.

“En mi casa, lo primero que se construyó fue el taller y mi padre lo llamó Alma–Taller. Para él ese lugar era su vida. Vivimos y jugamos muchos años entre sus esculturas como 'La Madre', 'La Fecunda' y 'La Muñeca'. Él se sumergía en su mundo y era feliz. Recuerdo que, después de estar todo el día pintando, salía, nos miraba fijo y nos preguntaba a cada uno de sus siete hijos: “¿Qué es la libertad?”,¿Qué piensa que es la muerte?”. Fue un padre maravilloso que nos enseñó a pensar y a no tener límites”, relató Ana Badií.

Ana Badii en la Noche de los Museos. - BBVA Francés

A través de las continuas visitas guiadas que durante la noche invitaron a descubrir y meterse en las profundidades del mundo de Líbero Badií, quienes se acercaron a la Fundación BBVA Francés pudieron ser testigos de los grandes temas clásicos que atravesaron al artista: la libertad, la vida, la muerte y su fijación permanente por lo “siniestro”. El autor lo definía como aquello que no es posible abordar desde la razón y que se mete en la profundidad del ser entre la oscuridad y la luz, lo femenino y lo masculino, la vida y la muerte, la dualidad, la unidad, lo finito y lo infinito.

Para completar la experiencia cultural de esa noche mágica BBVA Francés ofreció a los visitantes dos recitales de jazz con repertorio clásico a cargo de la banda En Clave de Soul, liderada por la cantante Felicitas Díaz.

“Estamos felices de tener la oportunidad de tocar jazz en un ambiente como es ésta casona, maravillosa, de estilo colonial y más en una noche tan especial como La Noche de los Museos. Me parece que ésta iniciativa contribuye a dar voz a los artistas para que puedan mostrar su arte y compartirlo. Por eso queremos agradecer a la Fundación BBVA Francés por habernos convocado”, comentó la intérprete.

La banda En Clave de Soul durante la Noche de los Museos. - BBVA Francés

La Casa Alsina y la obra de Badií son dos tesoros del arte y la arquitectura que la Fundación pone a disposición del público durante todo el año al abrir las puertas a fundaciones, colegios y otras entidades que solicitan el espacio para realizar actividades culturales y educativas en el marco del Museo.

La originalidad de Líbero Badií

Italiano de nacimiento, se hizo americano por elección. Sostenía que no existe el arte nacional sino que es necesario buscar una identidad americana que represente la diversidad de un continente que supo maravillarlo a muy temprana edad.

Llegó al país en la adolescencia, su padre socialista y marmolero fue una figura de gran inspiración para Líbero quien decidió ingresar, en 1941, a la Escuela Superior de Bellas Artes. Su pasión por la escultura y su excelente desempeño como estudiante le valieron una beca para recorrer los distintos museos de Europa en búsqueda del arte clásico.

Transcurría 1944 y los horrores de la Segunda Guerra Mundial hicieron que no pudiera viajar a Europa. A cambio, realizó un recorrido por el noroeste argentino, cruzó Bolivia, Perú y llegó hasta Ecuador. En éste viaje iniciático descubre el poder y la majestuosidad del arte precolombino. Aquel viaje significó para Badií la apertura de un portal a una sensibilidad que marcarán el resto de su vida y su carrera.

Con los años, Badií se preguntará: “¿Dónde aprendí más: en el taller formal o en las andanzas por el mundo viviendo las obras en directo?”.

Desde entonces, el uso de los colores primarios de forma estridente, la pirámide como forma perfecta, los animales y las figuras en forma de Tótem son algunas de las características distintivas de su obra.

Su material preferido es la madera, aunque también en sus primeros años y como consecuencia de su formación clásica, utilizó el bronce. Con la evolución de su trabajo dejará de pensarse como escultor para autodenominarse “constructor”.

Entre sus obras más destacadas se encuentra 'El Testamento', un autorretrato en madera en el que, también, hay una figura de lo femenino a su derecha y el rostro de la muerte a su izquierda. En ésta obra aparece la dualidad y la síntesis de lo siniestro. Se trata de un autorretrato espiritual.

El Testamento, autorretrato de Líbero Badíi - BBVA Francés

'El sacrificio' es un conjunto escultórico conformado por 'El Comienzo', 'El Hacha Hoz', 'América', 'El Duende' y 'El Dos'. Es una síntesis simbólica de su conocimiento sobre lo siniestro.

Líbero Badií falleció el 11 de febrero de 2011.

Otras historias interesantes