Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 29 jul 2020

BBVA Momentum impulsa el comercio electrónico con impacto social

Mónica Coca (Colaborador externo)

El comercio electrónico se ha perfilado como una salida viable para que muchos negocios se mantengan a flote durante la crisis provocada por la COVID-19. Grandes compañías como Facebook y empresas sociales, como las apoyadas por BBVA Momentum, están ofreciendo soluciones a los emprendedores para facilitar sus ventas, más allá de la tienda física.

La pandemia del coronavirus ha generado un gran impacto en el ecosistema emprendedor a nivel global. Solo en Estados Unidos, según el informe Global State of Small Business elaborado por Facebook, el 62% de las pymes han experimentado descensos en sus ventas. De ellas, el 57% han sufrido caídas de hasta el 50% respecto al mismo periodo del año anterior. Estas cifras se han traducido en una importante destrucción de puestos de trabajo ya que una de cada tres pymes ha tenido que reducir su plantilla como consecuencia de la pandemia.

Para amortiguar las bruscas caídas en las ventas de las empresas, Facebook ha puesto en marcha una solución de ‘e-commerce’ llamada Facebook Shops. Se trata de una herramienta de comercio electrónico que ofrece a las empresas la opción de configurar sus propios escaparates ‘online’ en Facebook e Instagram. Esta solución permite a las compañías personalizar sus tiendas digitales y elegir imágenes atractivas de portada para resaltar sus productos.

La herramienta facilita que el cliente envíe mensajes al vendedor, con sus dudas, peticiones o comentarios, a través de WhatsApp, Messenger o Instagram Direct. De esta forma, se le puede proporcionar asesoramiento como si estuviera en una tienda física. “Nuestro objetivo es hacer que las compras sean fluidas y capacitar a cualquier persona, desde el propietario de una pequeña empresa hasta una marca global, en el uso de nuestras aplicaciones para conectarse con los clientes”, declaraba el equipo de Facebook en un post de presentación del nuevo producto.

En este contexto, BBVA ha lanzado un programa formativo profesional y gratuito para que sus clientes en España puedan iniciarse en la venta online y la plataforma ‘Comercio a distancia en México y España para ayudar a los pequeños comercios no digitalizados a atender la demanda de pedidos a distancia en el contexto generado por la COVID-19.

BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA cuya nueva edición se celebra este año en México, ha impulsado la carrera de varias empresas que trabajan para ofrecer soluciones de comercio ‘online’ y apoyar a otros emprendedores en la integración de nuevos canales de ventas en su negocio. Estos son algunos buenos ejemplos.

Buxtar (Colombia)

Se trata de una compañía de marketing digital que ofrece a sus clientes las soluciones que necesitan para desarrollar sus negocios. “Nuestra empresa está dedicada a la implementación de tecnologías con el fin de crear experiencias y conexiones digitales entre personas y empresas de todo el mundo, ofreciendo soluciones efectivas, confiables y de calidad”, explica el equipo de Buxtar en su página web.

Esta compañía ofrece recursos variados y personalizados para que los emprendedores hagan llegar sus productos a más público gracias a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, ofrece herramientas de ‘E-mail Marketing’ que facilitan al emprendedor la tarea de medir las acciones que los clientes realizan en los correos electrónicos. Además, llevan a cabo desarrollos web y de aplicaciones móviles a medida, con los requisitos, funciones y características que necesite cada cliente.

Dulce Mejicu (México)

Los artesanos mexicanos especializados en repostería, tienen en Dulce Mejicu la plataforma ‘online’ que necesitan para vender sus productos. “Utilizamos la tecnología y redes sociales para crear un espacio destinado a que las personas, a lo largo del país, disfruten y compartan productos hechos por manos mexicanas”, explica su fundador, Roberto Cárdenas.

A través de la página web de Dulce Mejicu, los artesanos llegan más lejos, lo que les permite obtener mayores beneficios. Este objetivo, en palabras de su fundador, es la principal motivación de la empresa. “En la medida que logremos aumentar el número de ventas mensuales, podremos ayudar a mejorar los procesos de creación de dulce mexicano para los artesanos que colaboran con nosotros, lo que se traducirá en mayor facturación para ellos, un aumento en empleos y una mejora en la calidad de vida”.

Tarlamvar (Turquía)

La idea que dio origen a esta empresa social turca es tan sencilla como eficaz. “El usuario compra un árbol en tarlamvar.com y luego obtiene la cosecha de ese árbol”, cuenta su cofundador Onur Yalinkilinc. “Una vez que compra el árbol, puede rastrear su proceso de producción y desarrollo en nuestra web”.

Al eliminar al intermediario en la cadena de suministro de fruta, Tarlamvar ha duplicado las ganancias de los pequeños agricultores y favorece a los consumidores que ahora tienen un acceso fácil y seguro a fruta certificada de calidad. Gracias a esta compañía, los agricultores cuentan con una plataforma ‘online’ que se distingue por su transparencia. “Los clientes pueden rastrear el proceso de desarrollo del árbol frutal ‘online’, lo que significa que pueden saber quién es el agricultor, cuándo se cosecha el árbol y hasta qué tipo de fertilizante pone”.

Otras historias interesantes