Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Gobierno corporativo 13 feb 2019

BBVA publica su informe anual sobre remuneraciones de los consejeros

BBVA ha publicado su informe anual sobre remuneraciones de los consejeros, que incluye la información sobre la vinculación entre la remuneración y los resultados de la entidad. Además, el Consejo de Administración ha aprobado una nueva política de remuneraciones de los consejeros para 2019, 2020 y 2021. Ambos documentos serán sometidos a la próxima Junta General de Accionistas el 15 de marzo.

A pesar de los excelentes resultados del Grupo BBVA de 2018, con un crecimiento del beneficio atribuido del 51,3% hasta los 5.324 millones de euros, la remuneración variable de los consejeros ejecutivos generada en 2018 desciende, dado que algunos indicadores financieros, aunque mejoran respecto al ejercicio anterior, se sitúan por debajo del objetivo establecido para el 2018, fundamentalmente debido a los desequilibrios económicos en Turquía y Argentina.

El actual presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha generado, en su condición de consejero delegado en 2018, una remuneración total de 4,5 millones de euros, un 8% menos que en el ejercicio 2017.

La remuneración fija en 2018 se mantiene constante respecto a 2017 en 1,96 millones de euros, mientras que la remuneración variable desciende un 15% respecto a la del ejercicio 2017, hasta los 2,4 millones de euros.

El sistema de previsión de Carlos Torres Vila se mantiene en 1,6 millones de euros, aportación anual para la jubilación fijada en 2017. Su sistema de aportación definida establece aportaciones anuales que se fijan claramente y ‘ex ante’; no puede percibir la pensión de jubilación de forma anticipada y tampoco en caso de cese por incumplimiento grave de funciones.

Por su parte, el actual consejero delegado, Onur Genç, no ha percibido ninguna remuneración por su nuevo cargo en 2018. Su remuneración fija y variable en dicho ejercicio está asociada a su anterior cargo de CEO de BBVA Compass y ‘country manager’ de BBVA en EE.UU.: la remuneración fija percibida ha sido de 2,2 millones de euros y la remuneración variable correspondiente a 2018 se establece en 0,98 millones de euros.

La remuneración total correspondiente a 2018 del ex presidente Francisco González es de 5,1 millones de euros, un 11% menos que en el año anterior. La retribución fija se mantuvo en 2,5 millones de euros, mientras que la remuneración variable se establece en 2,6 millones de euros, un 20% menos que en 2017.

La política establece que el 40% de las remuneraciones variables descritas anteriormente sea satisfecho durante el primer trimestre de 2019, mitad en acciones y la otra mitad en efectivo, mientras que el 60% restante queda diferido y sujeto a indicadores plurianuales que pueden reducir e incluso llevar a cero dicha parte, nunca incrementarla. Esta parte diferida de la retribución variable no se comenzará a cobrar hasta 2022, y se dividirá en un 60% en acciones y el resto en efectivo. Toda la remuneración variable está sujeta a cláusulas malus, que podrían limitar o impedir el cobro, y a cláusulas clawback, que podrían permitir a la entidad recuperar cantidades ya satisfechas.

Respecto a las caídas interanuales de las remuneraciones variables en 2018, sin perjuicio de que cuatro indicadores financieros han mejorado respecto al año anterior (beneficio atribuido sin operaciones corporativas, Return on Regulatory Capital (RORC), Risk Adjusted Return on Economic Capital (RAROEC) y ratio de eficiencia), los niveles de consecución de tres de estos indicadores (todos excepto el RAROEC) se sitúan por debajo del objetivo establecido para el ejercicio, fundamentalmente debido a los desequilibrios económicos en Turquía y Argentina, cuyo comportamiento se vio afectado por la evolución de los tipos de cambio y el impacto negativo derivado de la contabilización de la hiperinflación en Argentina.

En 2019, para la determinación de la remuneración variable, el Consejo ha mantenido los indicadores de beneficio atribuido sin operaciones corporativas, RORC, ratio de eficiencia y el indicador de satisfacción de clientes (IreNe); y ha incorporado dos nuevos indicadores: el valor contable tangible (Tangible Book Value, TBV, por sus siglas en inglés) —relacionado con la creación de valor para el accionista— y las ventas digitales. Además, ha eliminado el indicador RAROEC en aras a evitar duplicidades con el indicador RORC, tras la entrada en vigor de la normativa contable IFRS9.

Novedades de la política de remuneraciones

El Consejo de Administración someterá a la Junta General de Accionistas la actualización de la política de remuneraciones aprobada en 2017, con el fin de incorporar las condiciones contractuales del nuevo presidente ejecutivo (Carlos Torres Vila) y del nuevo consejero delegado (Onur Genç), además de algunas mejoras técnicas. De ser aprobada por la Junta, está política estará vigente en los ejercicios 2019, 2020 y 2021.

Respecto a la retribución fija para 2019, se establece en 2,45 millones de euros para el presidente, Carlos Torres Vila, y en 2,18 millones de euros para el consejero delegado, Onur Genç. Otra novedad es que la retribución fija anual no podrá incrementarse, durante el periodo de vigencia de la política, más de un 5% de media anual.

Respecto al nuevo consejero delegado, Onur Genç, además de un seguro por invalidez y fallecimiento, contará con dos remuneraciones complementarias fijas por su condición de alto ejecutivo internacional:

  • La primera es una cantidad anual en efectivo, que sustituye a la pensión de jubilación, equivalente a un 30% de su retribución fija anual (cash in lieu of pension).
  • La segunda es una cantidad anual en efectivo, como complemento de movilidad, que equivale a 600.000 euros anuales.

En cuanto al sistema de retribución variable de los consejeros ejecutivos, se mantiene sin cambios.

Otras historias interesantes