Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Arte,cultura y espectáculos Act. 16 may 2017

BBVA recrea un paisaje versallesco en 'Girona,Temps de Flors'

empleados de BBVA en Temps de Flors

BBVA participa en la 62ª muestra floral ‘Temps de Flors’ que se celebra del 13 al 21 de mayo en Girona. Lo hace decorando uno de los 156 espacios de la ciudad que se abren al público para ornamentarlos con flores. En concreto, BBVA lleva a cabo un proyecto llamado ‘Canto de sirenas’ en el claustro del monasterio de Sant Pere de Galligants. Este espacio, es todo un emblema por ser uno de los puntos de origen de la muestra.

Más de 200 empleados de BBVA participan en el evento

La apuesta por apoyar este evento que adorna la ciudad de flores es un reflejo de la proximidad que el banco profiere con las costumbres más arraigadas en los territorios en los que está presente. Es un compromiso de cercanía con las tradiciones y con su gente.

BBVA ha participado activamente en el desarrollo del proyecto floral desde la fase de estudio hasta la elaboración final. Así lo demuestra el hecho de que más de 200 empleados de oficinas han trabajado en la decoración el claustro, reafirmando que el voluntariado y la implicación personal son algunos de los rasgos más característicos de la exposición de flores. Estos voluntarios provienen de las oficinas y servicios centrales del banco en la demarcación.

‘Canto de sirenas’: un paisaje versallesco en un entorno románico

BBVA ha confiado el proyecto floral del claustro al artista Jordi Albà, quien ya participó en los proyectos de la entidad los dos años anteriores. Albà define la decoración como un «Canto de sirenas» en homenaje a uno de los capiteles más reconocidos del claustro que simboliza una sirena de dos colas.

El canto de la sirena es equivalente a una quimera, una fantasía, y eso es lo que se ha querido plasmar con la decoración. Es fantasía que el claustro de un monasterio, que es paz, serenidad y austeridad, se convierta en una gran celebración, desenfreno y se impregne de un estilo barroco recargado.

Así, el claustro de Sant Pere de Galligants, datado del siglo XII, de estilo románico, recrea una postal de estilo Versalles. Incluye dorados, lámparas con lágrimas de cristales, una gran mesa de celebración con manteles de Damasco, jarrones y sillones de estilo barroco.

Se han utilizado 3.600 tallos de flor para el conjunto de la decoración. Entre estas encontramos desde planta seca como la avena en flor delicada como la rosa, campanillas, calas, hortensias, claveles y un toque de hiedras. La selección de variedades viene dada, en gran parte, por las condiciones de conservación. Por eso hay flor seca o flor natural hidrofilada, a la que se le aplica un tratamiento para quitarle la humedad, proceso en que se ha trabajado desde hace unos tres meses.

BBVA destina 5,5 millones a acciones sociales y culturales en Cataluña