Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 12 abr 2018

BBVA Research: La economía argentina sigue creciendo pero la sequía aminora el ritmo de expansión en 2018

Se reafirma el crecimiento del comercio y la economía mundial pese a que los riesgos proteccionistas y los riesgos políticos continúan vigentes o se acrecientan. Este marco favorece la demanda externa de Argentina ya que en importantes socios comerciales, como EEUU y la Eurozona, se ha revisado al alza el PIB a la vez que se mantienen firmes las expectativas de crecimiento en Brasil, pese a la volatilidad política del ciclo electoral. Las estimaciones más recientes de BBVA Research indican que en el primer semestre de 2018, la actividad seguirá aumentando a un ritmo de alrededor de 0,8/0,9% trimestral en términos desestacionalizados.

Según el informe Situación Argentina Segundo Trimestre 2018 de BBVA Research, tras un aumento de 2,9% en 2017, la economía volverá a crecer en 2018 pero sólo alcanzará una mejora de 2,6% debido a la fuerte sequía que afecta a la zona núcleo agrícola. Este factor exógeno no perjudica de manera permanente el potencial de la economía con lo cual, en 2019 el PIB crecerá 3,3% tal como se previa a inicios de año.

El primer cuatrimestre de 2018 mostrará los peores datos de inflación debido, principalmente, a una fuerte incidencia de los aumentos de precios regulados que aportarán tres puntos porcentuales al aumento del nivel general del IPC sobre un total de 8,7%. Sin embargo, de mayor importancia en la aceleración de los precios es el aumento de la inflación subyacente que se produjo por la revisión al alza de las expectativas tras el cambio de metas del BCRA y el moderado ‘pass-through’ de la reciente depreciación del peso.

Si bien con acuerdos salariales entorno al 15% anual y mayor estabilidad cambiaria la inflación desacelerará a un promedio de 1,2% mensual en lo que resta del año, igualmente mostrará una reducción de sólo cinco puntos porcentuales respecto al año previo, cerrando 2018 en 19,8%. En 2019, el IPC nacional continuará cayendo a 13,5% a/a de la mano de menores aumentos de tarifas y el mantenimiento de un sesgo contractivo de la política monetaria.

La economía volverá a crecer en 2018, pero sólo alcanzará una mejora de 2,6% debido a la fuerte sequía que afecta a la zona núcleo agrícola”

En el informe se estima una significativa baja en la Tasa de Política Monetaria hasta 21% a fin de 2018, y para 2019 BBVA Research estima que el BCRA continuará reduciendo la tasa de referencia en línea con la caída de la inflación pero también en términos reales para obtener un promedio anual de 4,5%, más cercano a sus objetivos de mediano plazo.

Tras dos años de enfatizar la utilidad del régimen de tipo de cambio flotante, en marzo, el Banco Central inauguró una nueva etapa de política cambiaria “complementaria” a la política monetaria, absorbiendo pesos con ventas en el mercado cambiario por USD 2.000 millones y poniendo límite a la depreciación del peso.

El año 2018 terminará con un tipo de cambio a $ 21,5/USD y una depreciación que superará, tras dos años, a la tasa de inflación, resultando en una mejora de la competitividad multilateral del 4%.

Con los positivos resultados fiscales a la fecha, BBVA Research estima que el crecimiento de ingresos siga superando el del gasto primario para llegar a un déficit de 3,2% del PIB. En 2019, la tarea será más compleja ya que la mayor parte de la reducción de subsidios a sectores económicos habrá concluido y la relación jubilaciones a PIB se mantendrá relativamente constante según la nueva fórmula de ajuste.

La ley de modernización del Estado contribuirá a reducir el peso de otros rubros del gasto público de modo de cumplir con la meta de déficit primario de 2,2% del PIB, en un contexto de baja gradual de la carga impositiva. La reducción del déficit en cuenta corriente será más lenta y se mantendrá cerca de 5,5% del PIB en 2018/2019, ya que el vigoroso crecimiento de las importaciones continuará superando al de las exportaciones ante el lento avance en la mejoras de competitividad.

Se estima una significativa baja en la Tasa de Política Monetaria hasta 21% a fin de 2018″

El moderado avance de las reformas económicas en 2018/19 podría resultar insuficiente para atraer las inversiones necesarias para frenar el aumento del endeudamiento externo y aumentar el potencial de la economía en el largo plazo. En un escenario de riesgo muy adverso, un freno en la llegada de capitales podría llevar a un ajuste abrupto en el nivel de actividad.

Si bien el descontento social frente a las presiones inflacionarias parece estar contenido y no ofrece un flanco importante de riesgo, una caída del nivel de actividad y aumento del desempleo no sólo pondría en riesgo la consecución de las metas fiscales, sino también la posibilidad de cumplir con la aspiración declarada del presidente Macri de reducir significativamente los ratios de pobreza.

Otras historias interesantes