Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA Research estima un crecimiento del 0,6% para la economía española en el tercer trimestre

BBVA Research mantiene la valoración sobre la recuperación de la actividad en 2015 con un crecimiento esperado de la economía en torno al 3,2% y una desaceleración de hasta el 2,7% en 2016, según el Observatorio Económico España.

BBVA revisa marginalmente a la baja el crecimiento del tercer trimestre, que podría alcanzar el 0,6% del PIB (una décima menos de lo adelantado en la revista situación España) en consonancia con la desaceleración del crecimiento de la economía.

Estos datos fueron presentados en el Observatorio Económico de España por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, y Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research. Sin embargo, el informe también advierte del aumento de la probabilidad de escenarios menos positivos para la economía española.

En este sentido, mientras que el segundo trimestre se caracterizó por una expansión enérgica de la demanda doméstica, de cara al siguiente periodo, la información disponible apunta a un crecimiento menor en la mayor parte de los componentes de la demanda.

De igual forma, las exportaciones siguen creciendo de manera generalizada pero a menor ritmo que en los tres meses anteriores. Sin embargo, pese a que el entorno exterior será menos favorable para las ventas españolas al extranjero, el abaratamiento de los costes permitirá que las exportaciones aumenten un 4,6% en 2015 y se aceleren hasta el 6,9% en 2016.

Respecto a la demanda doméstica privada se confirma que el consumo de los hogares y la inversión en maquinaria y equipo podrían seguir liderando la recuperación en el corto plazo aunque con tasas de crecimiento inferiores a los meses anteriores.

Hacia delante, BBVA Research mantiene que el consumo privado crecerá alrededor del 3,4% en 2015. Las previsiones para el 2016 apuntan a que el crecimiento del consumo privado se moderará hasta el 2,5%, debido a que los factores transitorios que incentivaron el gasto de las familias durante los primeros meses del presente año desaparecerán.

Por otro lado, BBVA Research confirma que los avances en el mercado laboral se ralentizan durante el tercer trimestre. Según sus estimaciones, el número de afiliados a la Seguridad Social se estancó prácticamente durante el mes de agosto tras dos años consecutivos de creación de empleo. De no producirse una mejora sustancial en septiembre, el número de afiliados aumentaría sólo un 0,2% en el tercer trimestre.

En línea con lo anterior, y teniendo en cuenta que la caída del desempleo se desaceleró en agosto, de prolongarse esta tendencia, la reducción del paro en septiembre sería inferior a la del trimestre anterior. Pese a ello se mantendría la previsión de creación de cerca de un millón de empleos durante el bienio 2015 y 2016, reduciendo así la tasa de paro hasta el 20%.

Como se adelantó en el último número de Situación España de agosto de 2015, tras la implementación de políticas fiscales expansivas por parte de las administraciones públicas, se espera que durante el segundo semestre de 2015 el gasto público continúe creciendo pero a un ritmo inferior. Tal y como adelantaba BBVA Research, lo anterior unido a una recuperación de los ingresos públicos menor de la prevista, las cuentas públicas cerrarán este año con un déficit superior al 4,5% del PIB.

Para 2016, pese a que el Gobierno vuelve a confiar en el aumento de la recaudación impositiva en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado, desde BBVA Research advierten que la falta de nuevas medidas de consolidación fiscal provocará una ligera desviación del déficit público respecto a la meta establecida, dados los últimos datos disponibles.

Riegos para la economía española

Aunque se mantiene la valoración sobre la recuperación, durante el último mes ha aumentado la probabilidad de escenarios menos positivos para la economía española. A nivel externo, se advierten mayores riesgos asociados a la desaceleración del crecimiento global que podrían provocar un impacto negativo en la demanda de bienes y servicios españoles.

En España, ante la ausencia de medidas adicionales se prevé que el déficit de las administraciones públicas alcance el 4,5% del PIB a finales de 2015. BBVA Research recuerda que pese a que la desviación no es elevada, mantener la credibilidad sobre el control de las finanzas públicas es clave para controlar el coste de financiación de una economía excesivamente endeudada con el exterior.

Te recomendamos estas noticias