BBVA Seguros cuenta con un ratio de solvencia (fondos propios económicos divididos por el requerimiento de capital) del 248%, bajo la nueva normativa de Solvencia II, que supone unos fondos propios de 1.965 millones de euros frente al requerimiento de capital de 792 millones de euros.

BBVA Seguros acaba de publicar el primer informe de Situación Financiera y Solvencia, un requerimiento regulatorio bajo la normativa de Solvencia II, y un paso más en las medidas que establece la normativa en materia de transparencia al mercado por parte de las entidades aseguradoras europeas.

La normativa europea tiene como principales objetivos establecer un marco de solvencia común considerando los riesgos asumidos por las entidades, reforzar la gobernanza de las mismas y armonizar la actividad supervisora europea. La normativa se estructura en tres pilares o ejes principales:

  • Pilar I: Medición de la solvencia económica de las entidades
  • Pilar II: Gobernanza de las entidades y autoevaluación de capital
  • Pilar III: Requerimientos de transparencia del sector

Solvencia II entró en vigor para todas las entidades europeas el 1 de enero de 2016, si bien hasta mayo de este año no se han hecho públicas las cifras de solvencia.

El informe hecho público por BBVA Seguros refleja una situación de solvencia adecuada, con un ratio (fondos propios económicos divididos por el requerimiento de capital) del 248% (1.965 millones de euros de fondos propios frente al requerimiento de capital de 792 millones de euros).

Este ratio ha sido calculado utilizando una medida transitoria que permite diferir en 16 años la diferencia entre las provisiones técnicas contables y las calculadas bajo la nueva normativa. El ratio de solvencia sin considerar esta medida se sitúa en un 185%, muy por encima de requerimiento (100%) establecido por el Regulador Europeo.

Los requerimientos de capital se han calculado, además, aplicando medidas permanentes LTGA (medidas a Largo Plazo por sus siglas en inglés) aprobadas en su caso, por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), y que permiten un mejor tratamiento de las garantías a largo plazo en el ámbito de las operaciones inmunizadas financieramente. Asimismo, BBVA cuenta con un modelo interno de longevidad para la medición del requerimiento de capital por este riesgo, siendo este modelo el primero aprobado en España por la DGSFP.

Comunicación corporativa