Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Balance 18 oct 2016

¿Cómo es el balance de un banco?

Un banco no funciona como cualquier otra empresa. Su actividad principal consiste en captar dinero de los ahorradores y prestárselo a aquéllos que lo solicitan. Eso lleva a que su balance tenga una serie de peculiaridades que lo hacen diferente al de una empresa no financiera.

Para que lo tengas claro, aquí te contamos, de forma muy resumida, cuáles son las características que definen el balance de un banco.

Como el de cualquier otra empresa, el balance de un banco está formado por tres conceptos:

– Activo

– Pasivo

– Y patrimonio neto

Pero un banco no funciona como cualquier otra empresa. Su actividad principal consiste en captar dinero de los ahorradores y prestárselo a aquéllos que lo solicitan.

Por tanto, el ACTIVO de un banco es el dinero que presta. Pero ese dinero no es suyo, es de los ahorradores. Y se lo debe. Ese es su PASIVO.

Si entramos en el detalle, es importante saber que el ACTIVO de un banco se compone de tres partidas: ENCAJE, ACTIVO RENTABLE y ACTIVO NO RENTABLE.

– El ENCAJE son los fondos depositados por cada banco en el banco central y que se pueden convertir en efectivo de manera inmediata.

– El ACTIVO RENTABLE es la suma de todos los créditos y préstamos que tiene concedidos. También se incluye aquí la cartera de valores del banco: acciones, deuda pública o privada, derivados, etcétera.

– Por último, el ACTIVO NO RENTABLE incluye toda la infraestructura necesaria para que el banco desarrolle su actividad: desde los edificios o las sucursales hasta los sistemas informáticos o el mobiliario.

En el otro lado de la balanza, en el PASIVO se incluyen las diferentes formas que tiene un banco para financiarse. Los depósitos de clientes y también la deuda que emite.

Ahora que ya sabemos qué es el ACTIVO y el PASIVO, sepamos qué es el PATRIMONIO NETO.

Se compone, principalmente, de los recursos propios del banco, que es el cajón donde se guardan los beneficios no distribuidos, y las aportaciones de los accionistas.

Ahora que ya tenemos todos los conceptos claros, los números tienen que cuadrar. Por tanto, el  BALANCE es una simple suma. El PASIVO más el PATRIMONIO NETO tiene que ser igual al TOTAL DEL ACTIVO.

Otras historias interesantes