Hay empresas sociales de BBVA Momentum 2017 cuya mayor preocupación es satisfacer las necesidades de hoy, sin poner en peligro el bienestar de las generaciones de mañana. Auara y E+P son dos buenos ejemplos de esta tendencia que pone el foco en el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente a través de los pequeños gestos del día a día.

El calentamiento global y sus consecuencias están en boca de todos, pero encontrar soluciones sostenibles que tengan un impacto positivo en el medio ambiente, favorezcan el desarrollo sostenible y, a la vez, generen rentabilidad, no es fácil. Sin embargo, a veces, tan solo hace falta una experiencia que se salga de la rutina, un golpe de inspiración o un pensamiento fugaz, para que una persona sienta que debe ponerse en marcha y arrancar su propio negocio.

Igual te interesa…

Portada del libro 'Un recorrido por 47 empresas sociales: Inspiración y aprendizaje', de BBVA Momentum

Acción-reacción

En el caso de Auara, una de las empresas sociales participantes en BBVA Momentum 2017, esa inspiración vino después de una serie de viajes que marcaron a sus creadores. “El proyecto surgió a partir de nuestra experiencia en proyectos sociales en países como Perú, Camboya o Etiopía. Nos dimos cuenta de que la falta de agua potable era la mayor de las pobrezas en las comunidades más desfavorecidas, y decidimos que queríamos trabajar para paliar esta problemática”, cuenta Antonio Espinosa, cofundador y CEO de Auara. Esta marca de agua mineral invierte el 100% de sus beneficios en llevar agua potable a las personas que carecen de ella y, además, sus botellas, están hechas con plástico reciclado R-Pet, lo que las convierte en las primeras de Europa de estas características.

AUARA lleva agua potable a personas que no la tienen.

Para E+P, una cooperativa de consumo navarra que solo compra energía 100% renovable, la acción fue más bien una reacción. “Este proyecto surge del sector socio-sanitario”, explica Jesús Sánchez-Ostiz, director de esta compañía participante en BBVA Momentum. “Un grupo de empresas de gestión y promoción de servicios socio-sanitarios solicitaron una oferta conjunta a la empresa, que en ese momento les suministraba la electricidad, con el objetivo de obtener un ahorro económico. Tras ser rechazada, se decidió, desde dentro, homologarse y certificarse para operar directamente en el mercado eléctrico de electricidad, como una comercializadora más”.

E+P, la primera cooperativa de consumo de energía renovable y fin social de Navarra.

Acciones rutinarias con efectos extraordinarios

Estas empresas sociales han transformado gestos cotidianos en actos que cambian la vida de los demás. En el caso de Auara, el beneficio se bifurca en dos direcciones. Por un lado, tal y como dice Antonio: “El acceso a agua potable es un cambio de vida para las comunidades en las que trabajamos, ya que reduce drásticamente la incidencia de enfermedades, mejora la higiene y la alimentación y aumenta la disponibilidad de tiempo para la escolarización o desarrollo laboral y económico”. Por otro, Auara consigue que el consumidor final colabore con una causa social, sin apenas darse cuenta, “simplemente tiene que cambiar de marca de agua”.

Antonio Espinosa de los Monteros, CoFundador y CEO de AUARA.

Gracias a E+P, algo tan frecuente como encender la luz, se convierte en una acción a favor del medio ambiente. “Cada kilovatio que compramos es producido por fuentes 100% renovables. Esto tiene una repercusión innegable en la vida diaria de las personas”, confirma Jesús. Y, al igual que consigue Auara, esta empresa convierte a sus clientes en inversores de una buena causa, “con los beneficios conseguidos por los socios se pueden financiar proyectos sociales que tengan un impacto notable en el entorno. Las entidades socias son libres de solicitar un proyecto de finalidad social a la cooperativa y, tras la valoración de una comisión técnica experta, se pone a disposición de los socios para que puedan financiarlo cada tres meses”.

Proyectos actuales de E+P.

Solo hay que ver los resultados de estas dos empresas, para comprobar que las buenas ideas con impacto social funcionan: “De lo que estamos más orgullosos es de los proyectos terminados y en desarrollo. Para finales de 2017 esperamos haber llevado agua potable a unas 10.000 personas”, cuenta entusiasmado Antonio. La apuesta de Auara por un envase ecológico también está dando sus frutos: “Hemos reciclado más de 22.000 kg de plástico y hemos ahorrado más de 37.000 litros de petróleo gracias a la idea de fabricar nuestras botellas con material 100% reciclado”.

Por su parte, E+P está llevando a cabo la gestión de las compras de la electricidad, “con eficiencia y exactitud”, ha conseguido captar nuevos socios más allá de Navarra y está aumentando cada día sus números, “hemos superado la barrera del millón y medio de kilovatios comprados y producidos por fuentes 100% renovables y verdes”, confirma Jesús.

Escalando con BBVA Momentum

Igual te interesa…

recurso-sc-internet-creatividad-desarrollo-digital-social-media-startup-idea-mundo-BBVA

Las semejanzas entre las dos compañías también son patentes cuando se les pregunta por su experiencia en BBVA Momentum. Ambas valoran mucho la formación. “Nos está ofreciendo un foco diferente del proyecto y muchas herramientas para no olvidar detalles que habitualmente se nos escapan”, explica Jesús. “La estructura de formación ‘online’ tan elaborada y el gran nivel de los profesores nos está aportando muchas claves para mejorar como empresa”, afirma Antonio.

En cuanto a retos de futuro, Jesús tiene muy claro hacia dónde tiene que caminar E+P: “Queremos conseguir el número de socios deseado y la recaudación de los proyectos sociales gracias a los donativos y los fondos conseguidos por la empresa. Buscamos consolidarnos en Navarra como la cooperativa de consumo eléctrico renovable y de fin social de referencia”. Por su parte, Antonio resume los objetivos de Auara con un verbo que los emprendedores de BBVA Momentum saben conjugar de memoria: “Es fundamental ahora escalar el proyecto”.

Comunicación corporativa