Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Del TLCAN a la OMC, efecto acotado

El actual presidente electo de los Estados Unidos de América (EUA), Donald Trump, ha manifestado en distintas ocasiones su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). De los distintos escenarios posibles, uno de ellos es la salida del mismo tratado, bajo esta circunstancia las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) serían las que regirían la relación comercial entre ese país y México.

Por lo que evaluamos el incremento tarifario que podrían sufrir las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos de América (EUA) en dicho caso. Si esto ocurriera, el impacto económico sería mayor al efecto arancelario aquí descrito. Entre otras cosas se podría dar: i) una reacción de México elevando sus tarifas a las exportaciones de EUA, lo que encarecería los bienes de muchos productos y reduciría el nivel de competencia en muchos sectores de la economía, ii) una menor inversión extranjera directa, y iii) una disminución en la confianza de consumidores y productores; entre otros.

Con la entrada en vigor del TLCAN el comercio exterior mexicano comienza una senda ascendente, no solo con América del Norte. En 1993 el monto de las exportaciones totales era de 52 mil millones de dólares americanos (mdd), mientras que al cierre del 2015 se disparó hasta 381 mil mdd. La dependencia de las exportaciones mexicanas al mercado estadounidense no ha cambiado en la actualidad pues al 2015 la participación es de 81%.

Revisamos el aumento arancelario considerando el total de las exportaciones mexicanas y contrastando su arancel actual hacia Estados Unidos de América contra el que prevalecería por la cláusula de Nación Más Favorecida de la OMC. Tales incrementos arancelarios se ponderan para el monto de las exportaciones del 2015, con lo que el efecto promedio ponderado total sería ligeramente mayor al 2%. Un par de ejemplos son los sectores de carnes y lácteos, así como la industria de autopartes.

Las exportaciones de carnes y lácteos podrían ser de las más afectadas. Estas ramas de actividad económica vinculan 128 fracciones arancelarias. El arancel más alto en estas ramas es de 17% para leche condensada, yogur y helados. El efecto neto de pasar de las tarifas del TLCAN a la OMC sería de 3.83%.

IMPACTO FRACCIONES CON ARANCEL

BBVA Research con datos del Inegi y OMC.

En contraste, el sector de la industria de autopartes tendría probablemente el menor impacto arancelario. Todas las fracciones de la rama están libres de arancel en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); pero algunas sí tienen tasas arancelarias distintas en el caso de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El arancel más alto es de 5.7% y corresponde a tapones de gasolina. Aun así, el efecto ponderado por el monto de las exportaciones es de 0.1% debido a que la mayoría de las fracciones cuenta con arancel cero en ambos contextos comerciales.

El incremento tarifario promedio ponderado por el monto de las exportaciones del 2015 estaría entre 2% y 3%. Por otro lado, un impuesto de hasta 30% a todas las exportaciones mexicanas hacia EUA, como establece una de las propuestas en la elección estadounidense, estaría fuera del marco de la OMC. Una tarifa de 30% a todas las exportaciones mexicanas hacia EUA sería regresar al nivel previo del TLCAN, pero el impacto podría ser mayor dada la alta competitividad internacional actual a diferencia de hace más de 20 años.

Otras historias interesantes