Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Macroeconomía Act. 10 sep 2018

Día de Europa: claves para entender la UE de hoy

El 9 de mayo de 1950 el ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, pronunció el discurso conocido como ‘Declaración Schuman’, germen de la actual Unión Europea. En él proponía una Europa unida para lograr la paz mundial después de dos grandes guerras que habían asolado el Viejo Continente.

Tras este discurso se firmó el Tratado de París (1951), con el que nació la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA), formada por Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

En 1985, en la Cumbre celebrada en Milán, se decidió instaurar el 9 de mayo como el ‘Día de Europa’, convirtiéndose así en uno de los símbolos de la UE, junto a la bandera, el himno y el lema europeos.

En 2018 se cumplen 68 años de aquel discurso de Schuman. La UE actual se encuentra en un importante proceso de transformación, debido a acontecimientos derivados del euroescepticismo, como el ‘brexit’. A continuación se presentan algunas claves que ayudarán a entender un poco mejor el funcionamiento del club europeo actualmente.

  1. Lema: el lema oficial de la Unión Europea es “Unida en la diversidad” y se utilizó por primera vez en el año 2000. Con él se hace alusión a la manera en que los europeos se han unido, respetando y beneficiándose de la amplia diversidad de culturas, tradiciones y lenguas.
  2. Euro: es la moneda oficial en 19 de los 28 Estados. Se creó en 1999 como moneda virtual para pagos no monetarios y a efectos contables. Los billetes y monedas se pusieron en circulación a partir de 2002. Los Estados que han decidido adoptar el euro ceden la gestión de su política monetaria al Banco Central Europeo. Cualquier Estado miembro que decida adoptar el euro como moneda oficial deberá someterse a los criterios de convergencia, establecidos en el Tratado de Maastricht.
  3. Brexit: la victoria de la opción del ‘brexit’ en el referéndum británico de 2016 supone el primer divorcio entre la Unión Europea y un Estado miembro, Reino Unido. Hasta ahora, solo se había gestionado la entrada de nuevos miembros al club europeo.
  4. Reformas de los tratados: la UE de hoy se ha ido forjando con las progresivas reformas de los tratados con los que se ha dotado a la Unión de nuevas y mayores competencias. Tras la firma de la CECA, la primera reforma se produjo con la firma del Tratado de Roma (1957). La siguiente reforma de envergadura vino con la firma del Acta Única Europea (1986). En Maastricht (1992) se acordó una nueva reforma con la que se buscaba preparar a la UE para una unión monetaria. Desde entonces se han vuelto a modificar los Tratados de la UE en dos ocasiones más: en la cumbre de Ámsterdam (1997) y en Niza (2001). El actual tratado en vigor se acordó en Lisboa en 2009, tras el fallido intento de aprobar un Tratado para la Constitución Europea (2004), que nunca llegó a ratificarse.
  5. Ampliaciones: la Unión Europea ha ido incorporando de manera progresiva nuevos socios. La primera ampliación se produjo en 1973, cuando se unen Reino Unido, Irlanda y Dinamarca. Entre 1981 y 1986 se incorporaron los socios mediterráneos (Grecia, Portugal y España) y la UE creció hasta los 12 miembros. En 1995 se sumaron Austria, Finlandia y Suecia. El 1 de mayo de 2004 la UE vivió su gran ampliación hacia el Este con la incorporación de diez nuevos socios (República Checa, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia). Tan solo tres años después se incorporaron Bulgaria y Rumanía. El último país en adquirir la condición de socio europeo ha sido Croacia, cuya adhesión a la UE se produjo en el verano de 2013.
  6. Criterios para la adhesión y países candidatos: según el Tratado de la UE, cualquier Estado europeo que respete los valores democráticos de la Unión y se comprometa a defenderlos, puede solicitar su adhesión al club europeo. El proceso de adhesión se basa en varias etapas en las que el país debe adaptar su ordenamiento jurídico al derecho europeo y transponer la legislación correspondiente. Actualmente existen cinco países candidatos a la adhesión: Albania, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Montenegro, Serbia y Turquía.
  7. Instituciones actuales: el objetivo de la UE es que tanto los Estados miembros como los ciudadanos se encuentren representados de manera justa. Actualmente las principales instituciones políticas de la UE son el Consejo Europeo, que incluye a los representantes nacionales y a los líderes europeos; el Parlamento Europeo, que es reflejo de la voluntad de los ciudadanos europeos; la Comisión Europea, cuyos miembros son designados por los gobiernos nacionales; y el Consejo de la Unión Europea, que aglutina a los jefes de Estado y de gobierno de los diferentes países. Además de estas instituciones, la UE cuenta con el Tribunal de Justicia y con el Banco Central Europeo, así como con numerosos organismos y agencias independientes.
  8. Elecciones al Parlamento Europeo: las primeras elecciones directas al Parlamento Europeo se celebraron en junio de 1979. Entonces, los nueve Estados miembro eligieron a un total de 410 eurodiputados, que designaron a la política francesa Simone Veil como presidenta de la institución. En la actualidad el PE está compuesto por 751 escaños y los eurodiputados son elegidos por sufragio universal cada cinco años. Entre el 23 y el 26 de mayo de 2019 se celebrarán las próximas elecciones. El derecho europeo permite que un ciudadano europeo que resida en un país miembro del que no es nacional pueda ejercer su derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones al PE.
  9. Espacio Schengen: se trata de uno de los logros más importantes conseguidos por la UE. Es un espacio sin fronteras internas y en el que los ciudadanos de la UE pueden circular libremente sin necesidad de controles fronterizos. En la actualidad forman parte de él la mayoría de los Estados de la UE, además de otros países como Noruega; Islandia; Suiza y Liechtenstein. La creación de Schengen en 1985 supuso la supresión de las fronteras interiores. No obstante, implicó un mayor control de las fronteras exteriores comunes para garantizar la seguridad dentro de la Unión.
  10. Ciudadanía europea: en 1992 el Tratado de Maastricht reconocía la ciudadanía europea y definía como ciudadano de la Unión a “toda persona que ostente la nacionalidad de un Estado miembro”. La ciudadanía europea lleva aparejados una serie de derechos: libre circulación y residencia en la UE; participación en la vida política de la UE (independientemente del Estado miembro en el que resida); peticiones y quejas ante el Parlamento Europeo y protección consular fuera de la UE.

Otras historias interesantes