Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Música 16 abr 2018

El Día Mundial de la Voz también celebra la unión de música y tecnología

El ‘walkman’, los MP3, los macroconciertos al aire libre, las salas de música con tono intimista, los ‘meet & greet’ o pases especiales con artistas… De todas las formas de escuchar música, algunas han evolucionado, desaparecido o permanecido a lo largo del tiempo, pero es evidente que desde hace unos años este arte se ha consolidado en el entorno ‘online’. Parece que la música no sólo conquista corazones, sino también páginas web.

Revivir el fenómeno fan de los ‘Back Street Boys’ con inéditos conciertos y documentales en plataformas como YouTube, ver el videoclip de ‘Love of  Lesbian’ con unas gafas de realidad virtual o vivir gratuitamente la experiencia que ofrece un concierto (‘backstage’ y ensayos incluidos) sólo podía ocurrir con los avances que ofrece internet. Hoy, en el Día Mundial de la Voz, la música y la tecnología han encontrado la armonía perfecta.

De Audiogalaxy al servicio ‘freemium’

Existen miles de plataformas de música en ‘streaming’ que se pueden encontrar no sólo en el ordenador, también en ‘tablets’, ‘smartphones’ e incluso ‘weareables’. El contenido de miles de CDs que antes ocupaban las estanterías de hogares en todo el mundo ahora se guarda en listas de reproducción que ocupan menos de 1GB de memoria. Pero lo que parece un fenómeno novedoso, en realidad va a cumplir ya dos décadas.

En el año 1998, Michael Merhej lanzó AudioGalaxy, un motor de búsqueda para MP3 a través de internet. Dos años después Sony puso en marcha su tienda de música en línea, con canciones a 3,5 dólares. En 2001, Rhapsody sale al mercado como la primera plataforma de música en ‘streaming’ con una cuota mensual. En la actualidad, casi todos los servicios creados en la década de los 2000 han quedado en un segundo plano por el avance de los gigantes de internet en forma de ‘app’ para móvil: Spotify, Google Play Music y Apple Music.

Spotify se crea en 2008. El servicio de música de Google, en 2011. Apple Music llega cuatro años después. Estos tres servicios se coronan como los reproductores de música ‘online’ más conocidos y descargados. Acumulan más de 30 millones de canciones, y el precio de suscripción premium es el mismo. Aquí acaban las similitudes.

Apple y Google se asemejan más. Sin modelo gratuito, permiten subir canciones propias de MP3 para crear una biblioteca propia. Spotify, sin embargo, ofrece un servicio que se denomina ‘freemium’ que da al cliente dos posibilidades: una versión de pago con acceso a una amplia biblioteca de música descargable y una versión gratuita con ciertas restricciones, como la publicidad entre canciones. Además, Spotify es un ejemplo de empresa ‘data-driven’ que hace uso de los datos de los que dispone del usuario para mejorar los servicios que ofrece: la plataforma recomienda canciones según el historial y listas de reproducción. Incluso tiene en cuenta la edad del usuario, porque no todas las generaciones siguen las mismas pautas a la hora de escuchar música en ‘streaming’.

Y, Z, las generaciones que más música en ‘streaming’ consumen

Por mucho que cambie el formato, el estilo o los compositores, el gusto por escuchar música supera la frontera de la edad. ‘Baby Boomers’ y ‘Xennials’ también consumen este contenido en móviles y dispositivos digitales, tal como demuestra el informe elaborado por Globalwebindex con las conclusiones de las encuestas realizadas a más de 70.000 personas de 16 a 64 años.

infografía música online bbva

Infografía sobre el consumo de música en 'streaming' - GlobalWebIndex

Este estudio desvela que más de un tercio de la muestra escucha música en su teléfono, mientras que más de la mitad utiliza indistintamente cualquier dispositivo. Influye mucho la zona en la que se encuentre el encuestado, ya que en Europa el ordenador portátil supera en uso al ‘smartphone’, pero en países de América Latina, el móvil es claro vencedor.

Se vuelve a demostrar que la geografía interviene en el consumo musical de los ‘millennials’. Los europeos son los que menos uso hacen del ‘streaming’ (poco más de 65 minutos al día). Encabezan el ranking, con casi dos horas diarias, los norteamericanos.

Además, cuanto mayores, más reticentes a pagar por un servicio que se puede obtener gratis. La generación ‘centennial’ y ‘millennial’ prefiere pagar por música en ‘streaming’ en torno al 21%. Los que menos, los mayores de 55, con sólo un 6%. Ya sea por recibir ventajas o evitar la publicidad, algunos jóvenes prefieren pagar una cuota mensual y pasar del ‘freemium’ al ‘premium’.

Tanto entre mayores como entre jóvenes, la música es parte del día a día de la sociedad y su cultura. Cuando la gente se conectó a la red, el contenido sonoro no quiso perder el tren que ofrecía el servicio en ‘streaming’. Y aunque quede mucho por desarrollar, la música ya se ha hecho un hueco en todas las pantallas con conexión a internet.

La voz de BBVA suena con fuerza en ‘BBVA Podcast’

BBVA también está apostando por la creación de contenidos a través de la voz. Con el lanzamiento de Podcast BBVA, el grupo da un paso más para servir contenidos de utilidad, accesibles y fácilmente compartibles. Un canal de podcast de BBVA en el que semanalmente se acercan al usuario las últimas novedades de la economía y del mundo digital con propuestas tan actuales como el ‘design thinking’, las metodologías ‘agile’, los milennials tecnoadictos, el blockchain o el liderazgo digital, entre otras.

Varios ejemplos del catálogo de contenidos por voz de BBVA Podcast que no para de crecer. De hecho, pueden descargarse todos los capítulos en cualquier momento desde iVoox, Apple Podcasts, bbva.com y a través de los distintos canales en redes sociales de BBVA.

Otras historias interesantes