Los altavoces inteligentes son el primer ejemplo exitoso de la llamada tecnología ambiental, que rompe las fronteras de las pantallas y permite a los usuarios interactuar directamente con la inteligencia artificial. Amazon domina de momento con solvencia un mercado en el que Apple está a punto de desembarcar.

Igual te interesa…

Para escuchar música, oír la radio, pedir una pizza, encargar un taxi o incluso apagar la luz del dormitorio. Los altavoces inteligentes cada vez tienen más utilidades y hay quien especula con que se convertirán en la máquina clave del hogar, con un impacto similar, de puertas adentro, al de los ‘smartphones’. De momento, se les considera la primera avanzadilla de la llamada tecnología ambiental, que rompe las fronteras de las pantallas y permite interactuar con la inteligencia artificial de una forma más natural.

El negocio, tanto por la vía del ‘hardware’ como del ‘software’, promete ser muy jugoso, y por eso los analistas, y también los consumidores más entusiastas de los ‘gadgets’, estarán muy atentos al próximo 9 de febrero. Ese día, en Estados Unidos, Reino Unido y Australia, saldrá al mercado el HomePod, la apuesta de la empresa creada por Steve Jobs para el pujante mercado de los altavoces inteligentes.

Apple ha anunciado que su altavoz inteligente, HomePod, saldrá a la venta el 9 de febrero en Reino Unido, EE. UU. y Australia.

Apple

Aunque es probable que el HomePod responda a las altas expectativas que siempre generan los productos de Apple, muchos consideran que llega tarde al desafío: el pujante mercado de los altavoces inteligentes ya está claramente liderado por Google y, sobre todo, Amazon.

Según estimaciones de la consultora británica Strategy Analytics, en el cuarto trimestre de 2017 Amazon disfrutaba de una cuota de mercado global del 68% (incluyendo productos de terceros con Alexa, el asistente virtual de Amazon), frente al 24% de Google Home y su asistente. Apenas quedan ocho puntos porcentuales para el resto de competidores, entre los que están empresas como Microsoft (con su asistente virtual Cortana) y el gigante chino Alibaba.

Bajada de precios

Amazon disfruta ahora de su temprana apuesta por este mercado. En noviembre de 2014  lanzó su altavoz inteligente, llamado Echo. El estreno no tuvo demasiado brillo, pero la suerte del dispositivo empezó a cambiar alrededor de 2016, cuando amplió su gama y mejoró sus funcionalidades.

Y el fenómeno está cogiendo velocidad, pues el mercado de los altavoces inteligentes terminó de despegar en el último trimestre del pasado año. Según los datos de la consultora Canalys, en todo el mundo se vendieron el año pasado 33,2 millones de altavoces inteligentes y el 48,4% de esas compras se concentró en el último trimestre. En todo 2016, la cifra de ventas fue mucho más modesta, de alrededor de seis millones de unidades. Un dato significativo: el Amazon Echo fue el artículo más vendido por Amazon, en todo el mundo, en la pasada campaña navideña.

En declaraciones al diario británico ‘The Guardian’, uno de los analistas de Canalys, Ben Stanton, explicaba los motivos de este despegue del mercado: “Los últimos 12 meses han sido explosivos para el mercado por dos razones. Por un lado, los altavoces inteligentes se han convertido en el centro de control del ecosistema del hogar inteligente. Y además, y más importante, su precio ha caído drásticamente”.

Igual te interesa…

inteligencia-artificial-ai-cerebro-tecnologia-innovacion-BBVA

La variedad de gama (y por lo tanto de precios) del Amazon Echo es uno de sus puntos fuertes. Su opción ‘low-cost’ se vende por alrededor de 50 dólares, y la más sofisticada, que incluye una pantalla, por 230. La versión estándar de Google Home tiene un precio de 130 dólares y el HomePod de Apple saldrá a la venta en Estados Unidos por 350 dólares, una dificultad añadida para ganar mercado.

Ninguno de los tres, por cierto, tiene una versión específica para el mercado español, pero Amazon Echo sí está preparado para países hispanohablantes, como Colombia y Perú. Así que Echo también ‘viaja’ mejor que sus competidores, con versiones de Alexa en español. Pero Apple confía en su diseño y su marca para recuperar todo el terreno que ha perdido. La respuesta, a partir del 9 de febrero.

Comunicación corporativa