Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 27 sep 2019

Dinámicas de grupo: qué son y cómo consiguen motivar a los empleados

Las dinámicas de grupo son técnicas que se usan para fomentar la coordinación, la resolución de problemas y la toma de decisiones en equipo.

¿Por qué una empresa debería invertir en motivar a sus empleados? Según un estudio de la consultora internacional de recursos humanos, Korn Ferry, los empleados motivados aumentan hasta un 43% su productividad. Las ventajas no acaban aquí: “A los empleados más felices les va mejor en todos los frentes, desde su salud hasta la productividad y avance profesional, lo que supone una mejora en los resultados finales de la empresa”, afirma este artículo de la publicación ‘Greater Good Magazine’ de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos).

Las dinámicas de grupo han demostrado ser una forma muy eficaz de conseguir esa motivación que hace que los empleados sean más felices y, por lo tanto, más productivos. Según un estudio de la Dayananda Sagar University (India), con estas prácticas, las empresas consiguen:

  • Identificar el papel y el impacto del liderazgo en el equipo.
  • Conocer el comportamiento de los miembros del grupo, sus sentimientos, opiniones y reacciones.
  • Facilitar la toma de decisiones relacionadas con el grupo.
  • Prevenir conflictos.

Pasos para hacer una dinámica de grupo 

Antes de realizar una dinámica para los empleados de la empresa es necesario seguir unos pasos previos: analizar la situación de la compañía, estudiar el perfil de los trabajadores que van a formar parte de la dinámica; comprobar cuáles son las necesidades de la empresa y establecer qué resultados se buscan para poder desarrollar las dinámicas más adecuadas.

Una vez desarrollados estos primeros pasos, ya es posible saber qué tipo de dinámicas necesita la empresa. Estas suelen dividirse en cuatro tipos:

  • Dinámicas de trabajo en equipo: sirven para fomentar la cohesión del grupo y fomentar la participación de todos para alcanzar soluciones.
  • Dinámicas de integración: son actividades que ayudan a romper el hielo, sobre todo con los empleados recién llegados y a reforzar las buenas relaciones en el equipo.
  • Dinámicas de innovación: están diseñadas para fomentar la creatividad de los miembros del equipo.
  • Dinámicas de diversión: con este tipo de ejercicios se busca, no solo la diversión, sino también mejorar la atención y las habilidades del grupo.

Algunos ejemplos de dinámicas que se utilizan habitualmente en el mundo empresarial para conseguir los objetivos marcados son: 

‘Room Scape’

Se trata de una dinámica de trabajo en equipo que se ha puesto muy de moda en las empresas. Consiste en encerrar al grupo de empleados en una habitación de la que solo pueden salir si resuelven una serie de pruebas, puzles y enigmas en el tiempo que se ha marcado. Esta actividad promueve la colaboración y potencia el trabajo en equipo.

Adivinanzas

Son dinámicas típicas de integración grupal. Los juegos en los que hay adivinar lo que el compañero está representando fomentan la participación y la interacción entre los empleados. Las temáticas son variadas: desde adivinar la película que está representando el otro equipo, hasta descifrar qué está dibujando el compañero o a qué personaje está imitando.

Brainstorming’

Es un ejercicio típico de las dinámicas de innovación. Puede plantearse de muchas formas, pero en todas ellas, el tiempo juega un papel primordial. Cuanto menos plazo se dé para lanzar ideas que solucionen un problema, más dinámica e interesante será la sesión. Este ejercicio es uno de los preferidos por las empresas ya que suele dar pie a ideas originales en un entorno relajado, donde se permite a los empleados dar rienda suelta a su creatividad sin trabas.

‘Paintball’

Este juego con pistolas de pintura es una dinámica de diversión muy utilizada en las compañías para mejorar el clima laboral, aumentar el compañerismo, rebajar el estrés y fomentar el trabajo en equipo ya que requiere de estrategia y planificación para ganar la partida.

BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA, utiliza dinámicas grupales para conectar a los emprendedores y favorecer la colaboración entre ellos. Este año, además, con una novedad: “Se llama “Dinámica 360” y quiere fomentar la participación. Se trata de dinámicas de grupo que pretenden jugar con el ‘feedback’ y la información de los planes de crecimiento de los participantes”, explica Ángel Vilchez, Program Manager en Headspring Executive Development. De esta forma, fomentando la interacción entre los participantes, el ecosistema de BBVA Momentum se fortalece en cada edición con la aparición de colaboraciones y sinergias que aumentan el impacto positivo de las empresas participantes.

Otras historias interesantes