Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Salud financiera 27 jul 2018

Elisabeth Rhyne: "Las estrategias para administrar el dinero son importantes para tener una buena salud financiera"

Elisabeth Rhyne, miembro del Consejo Asesor del Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, se enfrenta cada día, como directora del Centro para la Inclusión Financiera en el proyecto Acción, al reto de abordar la inclusión financiera en el mundo, conseguir la protección de los clientes en el campo de las microfinanzas y ayudarles a conseguir una buena salud financiera.

El Centro para la Inclusión Financiera (CFI) es una entidad que trabaja para que millones de personas no se queden fuera del sector financiero y reciban la formación y los servicios que necesitan para mejorar sus vidas. Conseguir una buena salud en el aspecto económico es fundamental para estos individuos y conlleva el cumplimiento de varios requisitos: “Los indicadores específicos varían de un contexto a otro, pero el concepto central se reduce a tres elementos: gestión equilibrada del dinero, resiliencia frente a las crisis financieras y capacidad de perseguir objetivos a más largo plazo”, explica Elisabeth Rhyne.

Elisabeth Rhyne

Lo que importa es la estrategia

A priori puede parecer que lograr estos objetivos es más difícil si se tiene una situación económica precaria. Sin embargo, no siempre es así: “Los ingresos de una persona tienen un gran efecto en su salud financiera, puede que sea el factor individual más importante”, cuenta Rhyne. “Sin embargo, una investigación realizada por el Centro para la Innovación de Servicios Financieros en Estados Unidos demuestra que las personas con ingresos sorprendentemente bajos, pueden ser financieramente saludables y las personas con mayores ingresos pueden tener una mala salud financiera. Las estrategias de administración de dinero son factores importantes”. Esta tendencia se cumple también entre los individuos con un nivel de ingresos por debajo de lo que se considera recomendable: “Las personas, incluso cuando son muy pobres, tienen cierta capacidad para utilizar estrategias financieras y mejorar su salud financiera”.

Informalidad y redes sociales

Otro factor fundamental que influye en la salud económica de las personas en países en vías de desarrollo es la informalidad, es decir, encontrarse al margen del sistema financiero ordinario. “Esto no significa que las personas que usan métodos informales tengan más o menos salud financiera que otras”, aclara Rhyne. “Pero sí resulta más difícil de medir porque hay pocos números verificables, como el saldo de una cuenta bancaria”.

En esa situación de informalidad, las personas establecen lazos estrechos entre ellas y colaboran las unas con las otras. “Cultivan las redes sociales porque saben que pueden necesitar recurrir a los recursos de otra persona en un momento de necesidad”. La familia juega un papel esencial en la economía: “No todo el mundo tienen autonomía sobre su vida financiera. Por lo tanto, es importante comprender los acuerdos que se han establecido en el hogar antes de sacar conclusiones sobre su salud financiera”.

El papel de la digitalización   

La entrada de las nuevas tecnologías puede ser el puente para llegar a una economía formal con una relación más directa con los proveedores de servicios bancarios. “La digitalización permite que las personas reciban servicios financieros”, reflexiona Rhyne. “Pero el acceso a estos nuevos servicios no cambia los hábitos o los ingresos, dos de los factores principales de salud financiera”.

En este campo, el papel de los proveedores es vital: “Deben seguir los principios de protección del cliente para confirmar que sus productos no perjudican inadvertidamente a los clientes, integrar elementos para el desarrollo de capacidades financieras en las ‘interfaces’ y promover la arquitectura de elección”, explica Rhyne. Esta experta tiene muy claro que el ahorro es la piedra angular de la salud financiera y hace hincapié en la necesidad de desarrollar herramientas para conseguirlo: “Los productos que facilitan o fomentan el ahorro son muy importantes”, asegura. “Los seguros también son, por supuesto, importantes para mitigar los riesgos”.

El Centro por la Inclusión Financiera está trabajando en varias líneas para promocionar la salud financiera. Una de ellas es el desarrollo de una aplicación que está llevando a cabo junto al Centro de Microfinanzas en Varsovia: “Este proyecto aún se encuentra en la primera etapa. Sabemos que cuando las personas responden algunas preguntas simples sobre su salud financiera, les despierta la motivación para mejorar. La aplicación se basará en esa motivación”.

Otras historias interesantes