Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 27 abr 2020

En época de COVID-19, ¿sabes cómo proteger a tus hijos en las redes sociales?

Los niños y jóvenes están especialmente expuestos a los riesgos en internet, más aún durante los días de aislamiento social provocados por el coronavirus, en los que pasan más tiempo del normal conectados. Estas son algunas recomendaciones para evitar que puedan ser víctimas de los cibercriminales cuando utilicen las redes sociales.

Los peligros de ser víctimas de un ‘cracker’ (un ‘hacker’ con fines ilegítimos) al navegar en las redes sociales se acentúan cuando son los más pequeños quienes se enfrentan a estas amenazas. En especial durante los días de aislamiento por la crisis del coronavirus, cuando su uso de estas plataformas está siendo especialmente intensivo.

Estos días es posible que estén adquiriendo ciertos hábitos que pongan en peligro tanto su seguridad como la de toda la familia, dada su inocencia, su falta de referencias en el mundo físico y el hecho de las redes sociales se convierten en estos días en su única vía de relación con amigos y compañeros.Por estos motivos, es necesario enseñarles, aconsejarles y acompañarles para que naveguen de la forma más segura posible, haciéndoles entender que no se debe hacer pública información personal tanto de ellos mismos como de la familia.

Los riesgos de compartir información personal

Es importante recordar que en internet no todo es, necesariamente, lo que parece. Es habitual escuchar hablar de los problemas de los adultos como el ‘timo del soporte técnico’ o los riesgos derivados del ‘sexting’. Sin embargo, la suplantación de identidad y la extorsión también le puede ocurrir a los menores. Las principales amenazas para los menores y sus familias pueden ser:

  • Secuestro de la identidad digital, por el que los delincuentes crean un perfil falso usando fotos y detalles personales publicados por el menor o su entorno cercano; con este perfil buscan ganarse la confianza de otros niños y jóvenes.
  • ‘Grooming’, que es el intento de un adulto de ganarse con engaños la confianza de un menor, normalmente haciéndose pasar por otro niño,  para obtener algún tipo de satisfacción sexual.
  • Ciberacoso, a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea.
  • Mala reputación digital, que puede afectar negativamente  en las futuras relaciones personales y profesionales de los menores.

Por ello es tan importante evitar compartir información personal mediante conversaciones grupales en videojuegos, aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales o desconocidos.

¿Qué información no se debe compartir?

  • Número de teléfono. El número de teléfono podría servir tanto para que otros jóvenes lo utilicen para acosar a nuestro hijo como para que adultos con malas intenciones contacten con él. Lo mejor es que nunca se comparta por ninguna vía.
  • Dirección de casa o colegio. De esta forma, ninguna persona desconocida podrá llegar a encontrarse en persona con nuestros hijos.
  • Localización. Cuando estamos fuera de casa, la localización nos puede dar información de que la familia se encuentra fuera de casa, permitiendo a posibles delincuentes saber en qué momento se encuentra más desprotegida.
  • Fotografías comprometidas tanto de ellos como de otras personas. Hay que hacer entender a los pequeños que publicar algo en internet es equivalente a dejarlo disponible para todo el mundo, por lo que tanto las fotografías comprometidas de ellos como de otras personas pueden ser un peligro para la intimidad de todos.
  • Fotos de regalos sobre todo si tienen un alto valor económico. Esta información, junto con direcciones y la localización, puede dar información a posibles asaltantes de nuestro poder adquisitivo y el mejor momento para acceder a nuestra vivienda.
  • Comentarios sobre ciertos temas que pueden malinterpretarse y dar una imagen de lo que no somos en realidad, haciendo daño a nuestra reputación fuera de la red.
  • Contraseñas: una mala práctica muy habitual es la reutilización de contraseñas en diferentes plataformas: compartir la contraseña en una puede significar entregarla involuntariamente en otras.

¿Cómo prevenir compartir dicha información?

En primer lugar, es importante que se tenga en cuenta la edad mínima y criterios adicionales para crear un usuario en las redes sociales, especificada habitualmente en las condiciones de uso, por ejemplo Tik Tok e Instagram.

Además es recomendable seguir estos consejos de seguridad:

  • Incluir el doble factor de autenticación como medida de seguridad para el acceso a las plataformas que utilicen los niños.
  • Vigilar qué permisos se da a las ‘apps’ que usamos para asegurarnos de que no se comparten datos privados que debamos proteger.
  • Recordar que no se debe compartir información privada con otras personas. Incluso se trata de mejores amigos, ya que una vez que la información se comparte, su control está fuera de nuestras manos.
  • Ser referentes para los menores y favorecer un entorno de confianza con ellos en el que nos puedan compartir y ayudarles en sus inquietudes y amenazas en la red.

Recuerda que juntos nos protegemos mejor, sobre todo en estos días difíciles. ¡La defensa eres tú!

Si quieres tener todas las claves sobre cómo protegerte ‘online’ durante la crisis del COVID-19, puedes consultar los siguientes artículos:

Otras historias interesantes