Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 07 abr 2020

Cómo proteger a los mayores de los 'hackers' en tiempos de COVID-19

Las personas mayores con pocos conocimientos digitales son especialmente vulnerables a los fraudes realizados a través de internet. La frecuencia de estos ataques está incrementando notablemente durante el periodo de aislamiento social provocado por el COVID-19, cuando los ‘hackers’ están aprovechando la hiperconectividad de los usuarios y la vulnerabilidad de algunos colectivos.

Con el paso de los años el uso de internet se ha generalizado en todos los sectores de la población haciendo uso de él para todo tipo de cosas, desde entretenimiento hasta compras o investigación científica. Sin embargo, no todos tienen el mismo conocimiento sobre los riesgos asociados a un mundo cada vez más virtualizado, y más hiperconectado aún si cabe en estos momentos. Cosas tan comunes como pedir cita para el médico o realizar compras ‘online’ puede resultar complicado si no se tiene conocimientos digitales previos.

En los últimos años, y más especialmente en los últimos días, se ha visto un incremento en los fraudes cibernéticos, incluidos los que se dirigen a la población más mayor. Esto se debe a varios factores, entre ellos la falta de conocimiento en la materia, el exceso de confianza en quien dice estar al otro lado, o la sensación de soledad y la necesidad de estar en contacto con los seres queridos en estos tiempos más difíciles que de costumbre.

Según informa la Oficina de Seguridad del Internauta, los ataques de ingeniería social suponen el 93% de las brechas de seguridad en condiciones normales, y debido al COVID-19, el Centro Criptológico Nacional, nos advierte de que el número de incidentes de ‘phishing’ en organismos públicos se ha incrementado un 70 %. Los ciberdelincuentes utilizan correos fraudulentos, llamadas telefónicas o servicios de mensajería instantánea haciéndose pasar por alguien de confianza para la víctima, como el banco o la consulta del médico solicitando sus datos personales, robando así su identidad digital y pudiendo acceder a los servicios que tenga contratados y a su información confidencial. Incluso están ofreciendo falsas informaciones sobre contagios cercanos al domicilio, mapas actualizados en tiempo real u ofertas inverosímiles que prometen grandes descuentos.

Es también bastante común de nuevo en estas semanas el fraude del soporte técnico, en el que los criminales se ofrecen para solucionar un hipotético problema del ordenador de la víctima. El Informe sobre Delitos en Internet de 2019 del FBI recoge que las personas mayores de 60 años representan la mayoría de las víctimas reportadas de este tipo de fraude.

Muchas personas mayores no utilizan contraseña en algunos de sus dispositivos, bien porque no saben configurarlo o por temor a no recordarla. Es además frecuente que utilicen contraseñas débiles como su nombre, su dirección o algo relacionado con su entorno, fácilmente adivinable por los ‘hackers’ que hayan estudiado su huella digital.

Recomendaciones para los mayores

Por estas razones, debemos extremar la precaución entre los menos informados, ayudándoles a aprender a manejar las tecnologías y advirtiéndoles de los peligros con los que se pueden encontrar en la red:

  1. Nunca proporcionar información de tarjetas, banco, Seguridad Social, información médica u otra información personal por teléfono o solicitadas en páginas que no son de confianza. En caso de tener cualquier duda sobre la legitimidad de la página es conveniente buscar la fuente.
  2. Desconfiar de las ofertas y anuncios que parecen demasiado buenos.
  3. No pinchar en enlaces o descargar archivos de remitentes desconocidos, o de cadenas de WhatsApp. Es preferible teclear la dirección en el navegador, antes que hacer clic en un enlace dudoso.
  4. Proteger los dispositivos con contraseñas robustas y distintas en cada servicio.
  5. Utilizar gestores de contraseñas: son una manera cómoda y fiable de tenerlas almacenadas, que pueden ser especialmente útiles para las personas mayores.

Cuando protegemos a los nuestros también nos protegemos nosotros. Recuerda, especialmente en estos días difíciles, la defensa eres tú.

Si quieres tener todas las claves sobre cómo protegerte ‘online’ durante la crisis del COVID-19, puedes consultar los siguientes artículos:

Otras historias interesantes