Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 31 oct 2018

Garbiñe da buena cuenta de la turca Buyukakcay en su debut en Linz

garbine-victoria-tenis-2016-efe-bbva

La tenista española Garbiñe Muguruza hizo buenos los pronósticos en su estreno en el WTA Linz y logró una trabajada victoria en dos sets (6-4, 6-4) ante la número 69 del ranking WTA, Cagla Buyukakcay. Su senda en las pistas indoor de la tercera ciudad más grande de Austria continuará en octavos de final con el partido que la enfrentará a la rumana Mónica Niculescu.

Dos tenistas que no se habían visto las caras en el circuito de alto nivel. Su único duelo se remonta a 2011, en Cáceres, ocasión en la que Garbiñe venció 6-4, 6-3. Aquello era la final del Torneo Internacional de Tenis Femenino WTA de Extremadura. Ahora, cinco años después, este torneo de Linz se cruza en el camino de Muguruza para dotarla de puntos suficientes para sellar su presencia en el torneo de maestras en Singapur.

Comenzó el duelo Garbiñe imponiendo su juego y logrando la primera brecha ya de salida. La cabeza de serie número uno en el torneo austriaco rompió el saque de la turca a las primeras de cambio. Una puesta de largo positiva que no pudo tener continuidad. Buyukakcay encontró el premio a la tercera bola de rotura y confirmó el cambio de mando defendiendo su servicio.

El 2-1 para la turca que pronto encontró respuesta contundente de Muguruza. La española colocó las tablas en el marcador por la vía rápida, en blanco. Casi la misma receta usada por la número 69 del mundo para hacerse con su tercer turno de saque y mantener la iniciativa.

Garbiñe encuentra el resquicio al resto

A Garbiñe le funcionaba el primer saque pero en los intercambios largos muchos de los puntos caían en el zurrón de la turca. Todo pasaba por madurar el partido y esperar la grieta en su rival. Una fisura que se agrandó con el escaso acierto en el primero de Buyukakcay. La turca sufría con el resto de Garbiñe, perdía la iniciativa del punto y eso incluso le hacía cometer dobles faltas por arriesgar.

El resquicio llegó en el séptimo juego. Un 15-40 le daba dos opciones a la española de colocar el 4-3, y no perdonó. Revés magnifíco a la cruz izquierda y derecha definitoria. Trabajada nueva ventaja para Garbiñe que volvió a no tener continuidad. Buyukakcay colocaba el 4-4 y frenaba el intento de huida de su contrincante.

Pero fue alargar el desenlace. La historia volvió a repetirse minutos después. Mismo guión, misma ventaja al resto y mismo resultado final. 5-4 y saque para Garbiñe. La oportunidad era inmejorable, difícil de dejar escapar. Confirmó, no sin suspense, la rotura con su servicio y el primer set caía del lado de Muguruza tras 48 minutos de idas y venidas.

La tenista española Garbiñe Muguruza

Garbiñe Muguruza, instantes antes de poner la bola en juego

Un mazazo para la número 69 del mundo que no pudo contener a un Garbiñe liberada y flotando sobre la pista en el inicio del segundo set. Rotura para abrir boca y exigencia máxima al saque, salvando hasta cuatro bolas de break, para colocar el 2-0 arriba.

Desde luego el partido no permitía un respiro ni un segundo para la confianza o relajación de la española. Su adversaria golpeaba siempre con intención e incluso variaba la altura e intensidad de sus raquetazos para intentar encontrar soluciones.

Amarró su segundo servicio del segundo set colocando el 2-1 en el marcador pero la ventaja y la iniciativa eran de Garbiñe. La española apenas permitía conatos de remontada, salvo golpes de talento de su rival, y el partido se convirtió en un intercambio de saques ganados. Hecho que benefició a la poseedora de la ventaja, es decir, a una Muguruza que con 5-4 arriba amarró su servicio para cerrar el set (6-4) y el partido en 1 hora y 37 minutos.

Primera victoria de la número seis del mundo en su andadura en Linz. Accede a cuartos de final, ronda en la que se verá las caras con Mónica Niculescu. La tenista rumana superó a Madison Brengle en tres disputados sets (4-6, 6-3, 7-5).

Otras historias interesantes