Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aventura 01 dic 2015

Garbiñe Muguruza: "Me veo como número uno"

Tras entregar a Leo Messi el Premio al Mejor Jugador de la Liga BBVA la pasada temporada, Garbiñe Muguruza estuvo en el programa ‘Al Primer Toque’ de Onda Cero, con Héctor Fernández. La mejor tenista española del momento repasó su mejor temporada en el circuito y lo que viene por delante.

ENTREVISTA COMPLETA

El año esta a punto de finalizar, pero en el diario de Garbiñe, 2015 quedará como el año de su aparición ante el gran público, el de su despegue en el mundo del tenis femenino. Pero esa trayectoria viene de atrás. “Lo que se ve es una pequeña parte de nuestra vida, lo duro son todas las horas que hay detrás de trabajo, de viaje, de entrenamientos, los sacrificios que requiere ser tenista profesional”, comenzó comentando en Onda Cero.

Ahora ya como número 3 del mundo Garbiñe sigue recordando cómo empezó todo en su Venezuela natal. “Tenemos muchas conversaciones de volver al pasado y ver todo lo que hemos recorrido, que a veces es necesario hacer esa valoración y decir bueno las cosas han ido bien después de un sacrificio tan grande. Mis padres querían intentar que sus hijos fueran tenistas“.

Aquel sueño empezó a hacerse realidad cuando con 18 años le llegó una ‘wild card’ para participar en el torneo de Miami: “Fue muy especial, era el torneo más grande que iba a jugar , tenía mucha ilusión y allí me di cuenta de que tenía el nivel y podía ganar partidos”.

Aquella promesa se ha convertido en realidad. Garbiñe fue finalista en Wimbledon, ganó su primer Premier Mandatory en Pekín y alcanzó las semifinales en su debut en las WTA Finals. Pero “hay que tener los pies en el suelo”, reconoce la tenista española, “porque si no desapareces muy rápido”.

Muguruza también repasó otros temas durante la entrevista, como la número 1 del mundo, Serena Williams, a la que espera desbancar algún día: “Me veo como número uno, decir que no no ayuda, así que mejor pensar que sí”.

Y mención especial para otro deportista al que la tenista conoció en un acto de BBVA, Carlos Soria, del que ambos son embajadores: “Aluciné con el hecho de que una persona como él haga esas cosas. Es un hombre que me inspira, es increible lo que consigue”.

Wimbledon supuso un cambio

Aquella primera final de Grand Slam fue especial para Garbiñe, que ya había entrado en el circuito, pero ahora entraba en las quinielas, en los comentarios de los expertos y en las portadas de la prensa.

Recuerda que “fue un camino muy largo, pero me quedaron muy buenas sensaciones y no las olvidaré nunca. La emoción de llegar al final fue muy grande, la pista impresiona mucho es una de las más importantes de la historia del tenis”.

“Siempre intento jugar cada torneo como si fuese uno más, es como me siento cómoda, como creo que voy a rendir más pero nadie esta preparado para afrontar la final de un Grand Slam, es algo que tienes que salir tú y lidiar como puedas”, añadió después.

Wimbledon supuso un cambio para la hispano-venezolana: “Antes era Garbiñe la que puede y ahora es Garbiñe la que debe ganar, es un cambio pero es fabuloso estar en esa situación. Soy muy competitiva y me gusta el momento de tensión de verte al límite”.

Perspectivas de futuro

Este año Garbiñe también quiso dar un giro a su tenis y para ello se puso a las órdenes de uno de los mejores entrenadores del circuito, Sam Sumyck. “Me exige mucho, pero es lo que tiene que hacer, es una persona que ha estado ahí arriba y sabe lo que hace falta y lo que no, por eso me interesaba formar equipo con él”, reconoció.

De ahí que sus planes a corto plazo sean irse a California “para hacer parte de la pretemporada porque es un clima que se adapta más a lo que me voy a encontrar en Australia”.

El objetivo de Garbiñe es “hacer una buena pretemporada, encontrarme físicamente fuerte y sobre todo intentar mantener el nivel en el que he estado jugando estos últimos meses y a partir de ahí ojalá y salga todo igual de bien”.

Y la guinda a una gran temporada sería “poder participar en los JJ.OO de Río, los primeros para mí, un torneo que sólo se juega cada cuatro años y que es lo máximo para cualquier deportista”.

Otras historias interesantes