Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Ha bajado el precio de los alimentos después de Navidad?

Es habitual pensar que, terminada la Navidad, los precios de los alimentos estrella en estas fechas bajen. Sin embargo, esta suposición no se cumple con todos los productos. Por ejemplo, mientras que el cordero se abarata, el precio del jamón ibérico se mantiene. Y es que la moderación de la demanda tras el fin de la Navidad no es el único motivo por el que varían los precios. Comerciantes del Mercado de la Cebada de Madrid aseguran que hay otros elementos que condicionan la oferta como, por ejemplo, la época de cría de los animales o la ola de frío que azota a Europa.

Los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) correspondientes al pasado mes de diciembre indican que los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas se encarecieron un 0,8%, cuatro décimas más que el mes anterior. Además, parece que los productos típicos de Navidad son los que más subieron de precio, tal y como afirman algunas investigaciones. Una vez terminadas las celebraciones y tras obtener información de uno de los mercados de abastos más grandes y concurridos del centro de Madrid puede concluirse que los alimentos favoritos en Navidad sí se abaratan en enero.

Con todo, otros elementos pueden condicionar estos precios. Por ejemplo, y a falta de conocer los resultados detallados, los datos del IPC correspondientes al mes de enero que ha adelantado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que la inflación general ha repuntado 1,4pp hasta el 3,0% debido al aumento de los precios de la energía. Estos, al igual que el precio de los alimentos frescos, están condicionados por la climatología adversa que domina en Europa.

Los datos utilizados para analizar la variación de los precios de los alimentos más demandados en Navidad antes y después de estas fechas fueron recopilados el 29 de diciembre de 2016, justo antes de Nochevieja y Año Nuevo, y el 18 de enero, casi tres semanas después. Tras compararlos, esto es lo que más llama la atención:

  1. Las uvas pueden llegar a triplicar su precio antes de nochevieja – así que más vale que den suerte de verdad-.
  2. El precio del jamón ibérico de cebo apenas ha cambiado. Según los vendedores, lo habitual es que se mantenga estable durante todo el año.
  3. El solomillo de ternera, otro clásico de las navidades, sí está más barato ahora: el kilo puede costar hasta siete euros menos.
  4. El cordero lechal también ha bajado de precio de forma significativa. El kilo de paletilla, parte preferida para la mayoría, ha pasado de 24.99 a 18,99 euros, y la pierna, de 12,99 a 8,50 euros. Por su parte, el cordero entero se ha rebajado alrededor de dos euros el kilo. Sin embargo, el final de la Navidad no es la única causa de esta bajada de precios. Tal y como explica el dependiente de una de las carnicerías del propio mercado, en enero empieza la época en la que más crías nacen, de manera que la caída de la demanda va acompañada por una subida de la oferta. En consecuencia, los precios se reducen.
  5. El marisco, producto estrella en Navidad, también se encuentra más caro en diciembre. Aunque los langostinos suben de precio, la diferencia con respecto a enero no es desorbitada. Los langostinos congelados cocidos mantienen su precio y los frescos se abaratan acabadas las fiestas.
  6. El precio del pescado fresco cambia, pero no tanto como puede esperarse. El propietario de la pescadería más concurrida del mercado explica que “la ola de frío que estamos viviendo en España ha obligado a cerrar algunos puertos, haciendo que el pescado tenga que transportarse por avión, y como el viaje es más costoso, el pescado se encarece”.

Otras historias interesantes