Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 26 mar 2020

Ideas tecnológicas para combatir el coronavirus

Investigadores, empresas e innovadores en todo el mundo están poniendo su granito de arena para tratar de paliar los efectos de esta crisis sanitaria global gracias a la tecnología. Desde aplicaciones para recopilar datos de la expansión del virus, hasta ventiladores impresos en 3D para los hospitales, estos son algunos de los numerosos proyectos tecnológicos que han surgido para combatir el coronavirus.

La crisis sanitaria global provocada por el brote del nuevo coronavirus ha desencadenado un despliegue de recursos sin precedentes. La comunidad científica se ha volcado en la búsqueda de soluciones que contribuyan a reducir el impacto de esta pandemia, que crece exponencialmente en todo el mundo.

En las últimas semanas han surgido numerosas iniciativas para compartir recursos y conocimiento, como datos y diseños ‘open source’, que ayuden a encontrar respuesta a algunos de los retos que plantea la rápida propagación del virus. Desde la capacidad para medir la evolución de la enfermedad que provoca (COVID-19), o garantizar el buen funcionamiento y abastecimiento de materiales en los centros sanitarios, hasta paliar las consecuencias del distanciamiento social.

Repasamos algunas de estas ideas y propuestas innovadoras que están combatiendo la crisis:

‘Big data’ para comprender el árbol genealógico del virus

Comprender cómo se comporta este nuevo virus, llamado SARS-CoV-2, es de vital importancia para diseñar medidas que puedan frenar su propagación. La organización Nextstrain ofrece datos, mapas y visualizaciones en código abierto y en tiempo real sobre la evolución del genoma de patógenos como el coronavirus. Dichos datos están ayudando a los epidemiólogos a entender su avance en distintos países, así como las posibles mutaciones que puedan alterar su naturaleza. Gracias a los mapas de la evolución de 700 genomas de este virus que la organización ha compartido con la comunidad científica, ya ha sido posible corroborar que no se han producido cambios notables en la virulencia de este virus en su dispersión a nuevos países.

‘Machine learning’ para encontrar una terapia

Si se cuenta con los suficientes datos de calidad, la inteligencia artificial puede ser una poderosa herramienta para realizar predicciones sobre la evolución de la enfermedad COVID-19 o incluso para buscar un posible tratamiento. La compañía de biotecnología AbCellera está empleando un modelo de aprendizaje automático (o ‘machine learning’) para desarrollar terapias basadas en anticuerpos de pacientes que se han recuperado de la enfermedad. En concreto, han empleado esta tecnología para analizar más de cinco millones de células inmunitarias en busca de las que fuesen capaces de producir los anticuerpos que ayudaron a los pacientes a recuperarse. Gracias a la IA, ya han identificado la secuencia de 500 anticuerpos candidatos que podrían convertirse en futuras terapias para esta enfermedad.

Telemedicina para evitar el colapso en los hospitales

La medicina a distancia es una de las opciones que está contemplando la sociedad para tratar de aliviar la gran afluencia de personas a los hospitales. Gracias a la telemedicina, el diagnóstico y el tratamiento se pueden convertir en procesos rápidos y sencillos en los que el paciente solo tiene que abrir una aplicación, detallar sus síntomas y esperar a que un médico le atienda a través de una consulta virtual. Algunos ejemplos se han podido ver en China, donde el Hospital público de Xuhui ya ha realizado consultas desde Shanghái a pacientes que se encuentran en el Tíbet e incluso en Francia. En España, donde la empresa sevillana Open Salud se ha lanzado a ofrecer de manera gratuita su plataforma de teleconsulta para que cualquier médico o clínica tenga la posibilidad de atender a sus pacientes a través de una herramienta adecuada.

Una ‘app’ para descongestionar las líneas telefónicas de asistencia

La solución viene de la mano de ‘Corona Madrid’, una iniciativa disponible tanto en una página web como en una ‘app’, (tanto para dispositivos Apple como Android), lanzada por la Comunidad de Madrid. Aquí, los usuarios que sospechen tener el virus pueden realizar una autoevaluación de su estado de salud en función de sus síntomas. Según su resultado, recibirán las instrucciones y recomendaciones pertinentes para tratarse. El objetivo de esta iniciativa, desarrollada en tiempo récord por varias empresas españolas, es evitar la congestión de la línea habilitada para el coronavirus en la región y facilitar información más concisa sobre la epidemia a las autoridades sanitarias.

Impresión 3D para la respiración asistida

Los ventiladores se han convertido en un componente esencial a la hora de tratar a los pacientes más graves con COVID-19. Sin embargo, el sistema sanitario se enfrenta a la escasez de suministros. Para combatir este problema, distintos grupos de ‘makers’ en todo el mundo han habilitado plataformas y canales de comunicación en redes como Telegram donde comparten información sobre el diseño en código abierto y la fabricación de ventiladores con impresoras 3D. Dichos diseños están para que cualquier persona que disponga de estas impresoras pueda colaborar imprimiendo las piezas necesarias para replicar estos respiradores automáticos. El objetivo es ponerlos a disposición de los servicios sanitarios.

Gracias a este trabajo, en unos días los integrantes de uno de estos grupos en España, ‘Reesistencia Team’, lograron construir un primer prototipo de respirador autónomo de código abierto que ya ha sido probado exitosamente con un cerdo en el Hospital Universitario Central de Asturias. El equipo de ‘makers’ ha recibido la ayuda de la Consejería de Ciencia del Principado y de todos los profesionales médicos del hospital que, junto a la Universidad de Oviedo, se están volcando para conseguir que en poco tiempo se pueda probar el dispositivo en humanos.

Un ‘chatbot’ para resolver dudas

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha lanzado el ‘chatbot’ WHO con el fin de proporcionar información sobre el nuevo coronavirus y ofrecer respuesta a los usuarios sobre preguntas habituales relacionadas con la enfermedad, como las cuáles son las tasas actuales de infección o cómo pueden protegerse. El ‘bot’ funciona de forma sencilla: no responde al lenguaje natural. Por tanto, los usuarios deben enviarle números o ‘emojis’ para obtener más información sobre los diferentes temas (por ejemplo, si quieren saber las últimas cifras sobre el virus deben marcar el 1, o si necesitan consejos sobre viajes deben marcar el 5).

El ‘chatbot’ está alojado en la aplicación de mensajería Whatsapp, perteneciente al gigante tecnológico Facebook. Por su lado, la compañía ha creado un Centro de Información sobre el Coronavirus para la red social que aparecerá en la parte superior del ‘feed’ de los usuarios y su función será facilitarles información autorizada y eliminar de la plataforma las diferentes ‘fake news’ que vayan encontrando.

Y videollamadas para mantener los lazos con el exterior

Las aplicaciones de videollamadas se han convertido en una herramienta fundamental para hacer frente al confinamiento sin perder el contacto con el exterior. Especialmente para aquellos que lo afrontan de manera individual. Algunas de las más usadas son Skype, WhatsApp, Google Hangouts y Duo, Webex o Zoom que, según el New York Times, recibió en torno a 600.000 descargas en un solo día al inicio de la epidemia. La funcionalidad de videollamadas a través de Facebook Messenger también ha aumentado su actividad un 70% desde el inicio de la epidemia, según la compañía.

Estas aplicaciones se están utilizando tanto para organizar reuniones de teletrabajo, como para mantener el contacto con los seres queridos. En las últimas semanas también se ha visto cómo los usuarios dan en ellas rienda suelta a su creatividad, organizan conciertos, talleres, quedadas virtuales y hasta celebraciones de cumpleaños e incluso bodas, en las que los invitados reciben sus invitaciones con un enlace para poder ver la ceremonia por ‘streaming’.

Otras historias interesantes