Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bolsa de valores 24 mar 2020

Joaquín García Huerga (BBVA AM): "Debemos poner el foco en las bolsas en el largo plazo"

Después de las fuertes caídas de las bolsas durante las últimas sesiones, la probabilidad de que los mercados de valores terminen el año por encima de los niveles actuales es superior a la de que lo hagan por debajo. Según Joaquín García Huerga, director de Estrategia de BBVA Asset Management (BBVA AM), aunque aún falta tener mayor visibilidad sobre la evolución del coronavirus, tras las últimas caídas, a medio plazo “la rentabilidad esperada de las bolsas ha subido significativamente”. El experto aconseja poner el foco en el largo plazo.

En un ‘podcast’ semanal sobre la evolución de los mercados ante la crisis del coronavirus, Joaquín García Huerga analiza la situación económica y de los mercados globales. Según el director de Estrategia de BBVA Asset Management, el mundo sigue pendiente de Italia, donde las noticias empiezan a ser esperanzadoras, porque el ritmo de incremento de contagios lleva cuatro días bajando. “Es verdad que necesitamos confirmación de esta tendencia en los próximos días, pero esta semana puede ser buena en este sentido. Por otro lado, en España es pronto para hacer este tipo de pronósticos y las cifras aquí todavía son un tanto erráticas, con subidas y bajadas día a día”, explica.

El otro gran foco de atención es cómo va a evolucionar el coronavirus en Estados Unidos, donde en los próximos días se podrá tener más luz sobre si se consigue controlar la expansión con el patrón de China, o por el contrario se sigue el patrón de Italia. A su juicio, EE. UU. tiene a su favor que la enfermedad ha llegado con cierto retraso y el país ha podido comenzar antes con medidas de contención fuerte, especialmente en Nueva York y en California.

“Desde el punto de vista de las consecuencias económicas de esta crisis, la incertidumbre sigue siendo alta y es muy difícil hacer previsiones exactas”, afirma García Huerga. El mayor elemento de incertidumbre estriba, no tanto en determinar cuánto se van a frenar las economías, que puede ser mucho, como en el tiempo que durarán las medidas de contención. “En nuestro escenario central, y sujeto a toda la prudencia debida, el grueso del daño económico se concentra en el segundo trimestre, para después ver cómo la actividad va mejorando progresivamente, una vez se suavicen las medidas de contención”, señala. “Insistimos en que esta situación no va a durar todo el año. No estamos ante una recesión como la vivida hace diez años: la actividad económica en China sigue mejorando; su bolsa está mucho menos dañada y esto es una prueba más de los beneficios de la diversificación geográfica a la hora de invertir”.

Sobre las medidas anunciadas por las autoridades, el estratega explica que las propuestas en España están alineadas en contenido e importes con las de otros países de nuestro entorno. En líneas generales las medidas que se han visto se resumen en: paquetes de estímulo fiscal para contener el daño en las familias (ayuda a los desempleados, demora o recorte de impuestos, etc.); avales públicos o garantías para créditos bancarios para ayudar especialmente a las pymes; paquetes monetarios, que en la eurozona se concretan en un ‘quantitative easing’ que evitará que se disparen las primas de riesgo periféricas y permitirá absorber el incremento de emisiones de deuda pública; líneas de liquidez entre los bancos centrales para evitar que haya escasez de dólares en el mercado, y por último, liquidez de los bancos centrales vía LTROs. “Pensamos que se cuenta con un apoyo muy rápido y contundente, sin precedentes, para mitigar el daño económico. Y es destacable que el sistema financiero español, europeo y mundial, que es la correa de transmisión de muchas de estas medidas, se encuentra saneado y mejor que en la anterior crisis”.

“Siempre dependiendo de la evolución del coronavirus, al menos en términos de pura aversión al riesgo hemos podido ver lo peor”

Sobre la situación en los mercados y en las bolsas, Joaquín García Huerga subraya que se están viendo algunos comportamientos esperanzadores: la volatilidad del S&P 500 ha bajado del 85% al 66%. Está lejos de niveles normales, pero es reseñable porque el índice hizo nuevos mínimos la semana pasada, pero la volatilidad no hizo nuevos máximos. Entretanto, la prima por comprar dólares frente al yen o al euro se ha ido relajando. Y también lo han hecho las primas de riesgo de España o Italia, porque el Banco Central Europeo va a comprar deuda soberana en cantidades ingentes y descarta una crisis soberana como la de 2011. Finalmente, los diferenciales de crédito en la eurozona se han estrechado. “En resumen, nos queda la sensación de que, siempre dependiendo de la evolución del coronavirus, al menos en términos de pura aversión al riesgo hemos podido ver lo peor”, apunta.

“Necesitamos más visibilidad en la evolución de la enfermedad para que las bolsas hagan suelo, pero este suelo podría estar cerca, porque están ya descontadas caídas de beneficios en bolsas europeas del -20% para este año”, subraya García Huerga. “Sigue sin ser el momento de ser el más valiente, pero sí de mantener la calma, estar bien informado y poner la vista en el largo plazo. Esto es muy importante. No olvidemos que la rentabilidad esperada de las bolsas a medio plazo ha subido, y además de forma significativa. Es importante recordar las bondades de la diversificación geográfica”.

El director de Estrategia de BBVA AM finaliza con una reflexión: “El mundo no se acaba. La economía y los mercados siguen y la probabilidad de que la bolsa termine el año por encima es superior a la de que lo haga por debajo”.

Otras historias interesantes